Inicio / ESPECTÁCULOS / Yo soy prisionera de mis vanidades: Grace Jones

Yo soy prisionera de mis vanidades: Grace Jones

Grace Jones, una verdadera leyenda que dejó su marca en los 80 con sus canciones y el clásico cinematográfico de James Bond, reapareció en el mundo del espectáculo con el estreno del documental Grace Jones: Bloodlight and Bami, dirigido por Sophie Fiennes, que la muestra en la actualidad en su querida Jamaica o en diferentes actuaciones internacionales.

La directora Sophie Fiennes me había invitado a ver la película que había hecho sobre mi hermano, el Pastor Noel Jones, titulado Hoover Street Revival y fue la mejor presentación que pude haber tenido. Nos conectamos al instante. Mi hermano también me había hablado muy bien de ella. Digamos que fue pura magia o el destino ya estaba escrito”, dijo durante la presentación, realizada en el Teatro Elgin and Winter Garden de Toronto.

Todo lo que se filmó fue espontáneo. Solamente tuve que hacerle lugar (a Finnes) para la cámara, porque tengo muchos hermanos en mi familia y no entrábamos todos (risas), en especial cuando comíamos al mismo tiempo.

Hasta se robaban mi comida. De repente gritaban que había una polilla, porque saben que les tengo miedo y cuando me daba vuelta, mi comida había desaparecido”, dice mientras le cuesta parar de reír.

En los shows, ¿hubo algún ensayo previo antes de filmar en vivo?, se le preguntó.

A mí no me gustan los ensayos. Ni siquiera voy a la mayoría de ‘mis’ ensayos (ríe). Creo que es mejor, porque me parece que si ensayamos demasiado perdemos la espontaneidad. Empiezo a pensar demasiado y se pierde la magia por pensarlo todo demasiado. Y hay cierta adrenalina que surge también del pánico con la presión de hacerlo todo bien, para que las cosas no caigan como una cadena de domino. Supongo que estoy  acostumbrada a trabajar así.

Grace Jones, quien nació en Jamaica el 19 de mayo de 1948 y es creadora del tema Original Beast, de la banda sonora de la primera cinta de Juegos del Hambre, narró cómo escogió el título de su biografía I’ll Never Write My Memoirs (Nunca escribiré mis memorias, 2015).

Recuerdo cuando escribimos aquella canción, se llamaba Art Groupie, y yo recién me había peleado con (mi novio) Jean-Paul, quien también aparece en el documental.

Creo que nos habíamos peleado porque lo había incluido en el libro de mi biografía y, en ese momento, escribí esta canción en apenas un minuto donde la primera línea decía: ‘Yo nunca voy a escribir mis memorias’.

Era una canción de odio. Y cuando decidí escribir el libro, me sentí libre, porque también me sentí lo suficientemente madura y lo suficientemente fuerte para hacerlo. Dejé el título, como si hubiera cambiado de idea, pero tenía que hacerlo con mis propias palabras, para no perder nada”.

La cantante, quien ya es abuela, confiesa que siempre fue muy estricta con todo lo que se decía de ella, así que ver su vida en la pantalla fue una lección.

Siempre fui muy estricta en todo lo que se dijo de mí. Incluso cuando yo quería salir a decir algo, hubo quienes no querían que hablara, porque pensaban que las compañías grabadoras se iban a molestar con lo que dijera. Nunca lo entendí y aprendí mi lección para sentirme lo suficientemente confiada con una cámara que me siguiera como una mosca en la pared”.

Filmado a lo largo de diez años por la directora Sophie Fiennes, el documental muestra a Jones con la naturalidad que muy pocos le conocen en el ámbito privado de su familia, descubriendo al mismo tiempo al amante Jean Paul Goude, la hija, la madre y hasta la abuela. Por supuesto, no faltan las mejores escenas donde se luce arriba de un escenario cantando Slave To The Rhythm o Love Is the Drug, que en cierta forma también definen el argumento de su vida al traducir al español los títulos: Esclava del ritmo y Amor es la droga.

Sobre si dudó en mostrar los momentos más íntimos de su vida, incluyendo las escenas donde la filmaron desnuda, explica que “a veces sentí que mi pancita estaba un poco gorda por ahí… a lo mejor tendría que haberme puesto algún vestido, pero también tuve que dejar mi vanidad de lado, al menos por una vez”, dice y termina riendo.

Es un buen sentimiento. Es una libertad total, porque yo soy prisionera de mis vanidades. Y en casa, cuando las cámaras estaban encendidas, no había vanidades. Son imágenes bien íntimas, te diría, cuando mi vanidad es mucho más externa, dejarla a un lado y confiar en la directora, me hizo una mujer mucho más fuerte, con más libertad, sin pensar en que todo tiene que ser perfecto”.

¿Le hubiera gustado mostrar algo más?, se le cuestiona.

Siempre pensamos que podemos agregar algo más, pero en cierto momento hay que aceptar lo que tenemos para lograr lo mejor”.

Explicó que ha trabajado más de cinco años en su más reciente álbum.

Me llevó tiempo terminar mi biografía, filmar la película de mi documental, terminarlo y por eso tardé tanto en volver al estudio de grabación, pero ya está un 80% terminado”.

CONÓCELA

Grace Beverly Jones nació en Jamaica, el 19 de Mayo de 1948.

A los 13 años se mudó con su familia a Nueva York.

Ahí siguió la carrera de modelo que la llevó a París, para trabajar con Yves St. Laurent y Kenzo, además de posar para las portadas más famosas de las revistas Vogue y Elle.

Se hizo famosa cuando grabó su primer álbum en 1977.

Se convirtió en la superestrella de la música disco en Studio 54, poniendo de moda incluso un tango de Astor Piazzolla Libertango.

El cine aprovechó su fama cuando con Arnold Schwarzenegger filmó Conan el Bárbaro.

Aún se recuerda por su personaje de May Day en la versión de James Bond En la mira de los asesinos (A View To a Kill).

Dio vida a Katrina en Vamp.

También compuso la canción de la película Boomerang, de Eddie Murphy.

Es una de las inspiraciones del estilo de Lady Gaga.

Grace Jones fue nombrada entre las más exitosas artistas de nuestro tiempo por VH1 y la revista Billboard.

Es la creadora del tema Original Beast, de la banda musical de la primera película de Juegos del Hambre.

Publicó una biografía que tituló I’ll Never Write My Memoirs (Nunca escribiré mis memorias, 2015).

 

Revisar tambien

Beto y Enrique, amigos nada más

Un vocero de la organización Sesame Workshop negó que ambos peluches sean gays El Informador/Día ...