Inicio / ESPECTÁCULOS / Verónica Castro vive de las apariencias

Verónica Castro vive de las apariencias

La actriz está viviendo una nueva etapa y a sus 66 años se reinventa para ir más allá de los papeles a los que nos tiene acostumbrados; no te la pierdas a partir del 10 de agosto en Netflix, en la comedia negra “La casa de las flores”

Por: El Informador/Las flores embellecen los espacios, sus colores fulgurantes iluminan el ambiente, sus aromas intensifican las experiencias, pero están muertas, fueron arrancadas para gracia de otros, se están ahogando, se están consumiendo. Y bajo esa analogía es que el director Manolo Caro construye su serie “La casa de las flores”, donde “Virginia de la Mora”, bajo la piel de Verónica Castro,  parece ser una mujer que tiene todo bajo control; sin embargo, basta una acción para que todo a su alrededor se desmorone, eso sí, con mucho humor negro de por medio.

Este 10 de agosto se estrena a través de Netflix esta serie que se estuvo rodando durante el 2017, la primera temporada consta de 13 capítulos de media hora y es la tercera producción de sello nacional que hace la plataforma en streaming después de “Club de Cuervos” e “Ingobernable”.

Pero la sorpresa aún mayor es el regreso a la actuación de la diva mexicana por excelencia, Verónica Castro, la reina que construyó un imperio con sus telenovelas y que tuvo que dejar ese género luego de tantos años de éxito, para involucrarse en proyectos de la televisión digital, porque nunca es tarde para volver a comenzar.

Esta casa editorial tuvo la oportunidad de conversar con Verónica, quien se dice nerviosa de enfrentar este nuevo personaje en su vida, porque es algo muy distinto a lo que había hecho antes. Y es que décadas atrás había dado vida a la humilde mujer que se sacrificaba por todos, que sufría por encontrar al amor, pero ahora como “Virginia de la Mora” es una mujer en la plenitud de su edad preocupada por el qué dirán, con unos hijos que quiere llevar por los caminos de la perfección, pero que éstos continuamente le demostrarán que están a prueba y error como ella misma. Y es que como dice el dicho: en esta familia como en todas, “se cuecen habas”. En pocas palabras es una mujer ácida y de armas tomar, y que realiza muchas decisiones equivocadas, pero todas son para proteger a sus hijos.

“De lo que yo hice de televisión, esto de televisión no tiene nada, es como otro mundo. Vengo de hacer cine de diferente manera, pero no tiene nada que ver con la televisión (de ahora). Estoy descubriendo un mundo que no existía para mí, yo nunca había trabajado esto y de esta manera, es totalmente nuevo. Es otra forma de actuar, de ser, de moverse, de conducirse con la gente, es bien diferente, nada que ver con la televisión de antes, es como el cielo y la tierra. Después de algunos años tenía que hacer un cambio radical y fuerte como éste”, confiesa la actriz y presentadora.

Pero, ¿“La casa de las flores” representa un segundo aire para la carrera de Verónica? “Espero que me dé aire. Sí, fue una inyección de energía que me dio Manolo, lo cual no voy a acabar de darle las gracias nunca. Me consiguió un personaje que jamás pensé que pudiera o que haría yo en mi vida, porque ni lo pensé, cuando me lo soltó, cuando empezamos a filmar, a mí me vino casi un infarto, le dije que no sabía si iba a poder, me costaba trabajo agarrarlo porque es bien diferente  a todo lo que he hecho y a lo mejor a como soy yo”.

Porque a “Virginia de la Mora” todo le ocurre. Ya  se vio en el avance que el estrés siempre está latente en ella y no basta con fumarse todo a su paso para controlar lo que sucede en su casa. “Es una mujer a la que le pasa todo, desde el primer capítulo. Se da cuenta que sus hijos son un desastre, el marido es un desastre, su vida y su trabajo también; ella en sí es un desastre, todo lo que ha hecho se lo cuestiona, ‘algo hice mal, todo me salió mal’. Es una mujer de casi 70 años que voltea hacia atrás y nada le ha funcionado, empieza a querer tapar los hoyos hasta con florecitas, ‘aquí no ha pasado nada’. Esta mujer tiene que vivir con la sonrisa y la apariencia de que todo está bien”.

Los melodramas de hoy

Para Verónica Castro era una necesidad evolucionar, por ello es que dejó de hacer telenovelas, y si bien la serie de Manolo tiene una estructura melodramática, el propio contexto de su historia se sale de los límites de una novela, pero Vero no descarta en algún momento retornar al lugar que le dio fama mundial.

“No sé si pudiera darse más adelante, ¿por qué no? Sería adorable regresar, en algún momento pudiera ser, pero es que ya tocando esto (el formato serie), lo otro ya no me va a saber. Después de haber estado en Netflix está difícil que uno quiera regresar a la pantalla chiquita, aunque ahora tenemos la pantalla más chiquita”. En ese sentido también considera que las telenovelas no son un género de la televisión que esté destinado a desaparecer.

“Tienen todavía a su público, no me atrevería a decir que (el género) ya desapareció. La verdad es que hay señoras en casa que sí les gustan, que quieren esa continuidad de diario, de que les platique su historietita diaria y que les digan dos o tres cosas de más y las dejen en suspenso. Pero ya en la modernidad, los chavos ya no se conforman con eso, quieren ver todo en una cosa, que en 13 capítulos pase de todo. Entonces, la juventud de ahora viene así: ‘dame cosas sustanciosas, me las quiero comer todas, rápido y bien’”.

Por eso es que espera que el público la acepte para bien, en estos nuevos formatos en los que ella ahora trabaja. “Para mí es una oportunidad porque estoy haciendo algo diferente, van a ver a una loca desquiciada, en lugar de la mujer clásica que siempre estuvo correcta y bien, acá soy incorrecta total”.

SINOPSIS

¿De qué va “La casa de las flores”?

La familia “De la Mora” es aparentemente perfecta, pero oculta muchos secretos que se develan al morir la amante del padre. La familia descubre que su negocio familiar, una florería llamada “La casa de las flores”, comparte su nombre con un cabaret del que también es dueño el padre. Al descubrir el gran secreto familiar, se revelan otros más, cosa que lleva a algunas relaciones a florecer mientras que a otras a marchitarse.

SABER MÁS

No le interesa una serie sobre su vida

Recién terminó la primera temporada de la serie de Luis Miguel y antes que ésta se hicieron otras más como la de José José, Juan Gabriel, Joan Sebastian, Lupita D’Alessio y Paquita la del Barrio, entre otras más, pero ese tema parece no interesarle a Vero Castro. “El que quiera bienvenido, pero yo no, está demasiada ventilada mi vida para que lo poco que me quedó guardado, enseñarlo, que sí es lo más importante, pero no lo voy a hacer”, recalca.

Revisar tambien

Salta la danza a la obra de Alejandra Calderoni

La serie “Rapsodia Ballet” de Alejandrina Calderoni, se abre este viernes en la Casa de ...