Inicio / OPINIÓN / Todo un personaje

Todo un personaje

OpiniónErick Zúñiga 

Resultó más que sorprendente la comparecencia del representante mexicano ante la Casa Blanca, dedicado a mostrarle a los senadores su gran conocimiento del pensamiento, los propósitos y los justificantes del fachoso aspirante al gobierno de Estados Unidos, Donald Trump.

No recuerdo un solo hecho similar en los ùltimos veinte años. Y estoy convencido de que si se hubiese suscitado, los legisladores no hubiesen dudado en reprobar al réprobo burócrata incapaz de razonar los sustratos de su encargo para anteponer la defensa de quien nos ha ofendido.

Curioso el asunto, si consideramos que la secretaria de Relaciones Exteriores, Claudia Ruiz Massieu, luchará porque la imagen de los mexicanos sea abordada desde una perspectiva equilibrada y se dejen de lado las expresiones racistas y prejuiciosas.

Habrá que suponer, como atinadamente apunta nuestro diario en su edición de ayer, que la funcionaria tendrá una reunión en corto con el triste señor que se hará cargo de nuestra representación diplomática ante el imperio. Y como tarea fundamental deberá explicarle cuál es su deber, que no puede concretarse a expresiones como “represento al Estado” y no al gobierno ni al mandatario.

Triste, por lo demás, el papel de los legisladores. Apenas a su arribo al Senado, la oposición se caracterizó por cuestionar lo que era necesario, y mostraba una rigidez inconmovible en las presentaciones de los aspirantes a embajador o a un consulado.

En esta oportunidad, se mostraron blandengues, sin ideas y, lo peor, sin capacidad para analizar lo que el aspirante a diplomático les estaba manifestando. Lo dejaron pasar como en los mejores tiempos del presidencialismo desbordado, sin molestarlo ni con el suspiro de una pregunta molesta.

No viene a la mente el caso, pero en alguna parte registro el rechazo a un enviado presidencial en tiempos de Carlos Salinas, al que se le negó la posibilidad de enchufarse en una representación diplomática en el exterior.

No es santo de mi devoción, pero Porfirio Muñoz Ledo, que algo sabe del tema, hacía cera y pabilo, con quien pretendía disfrazaba su incapacidad con galimatías parecidas a las del ahora embajador Miguel Basáñez cuando informa que el tal Donald Trump usa las ofensas contra nuestro país a sabiendas de que miente y que por ello, en tanto termine la precampaña, se disculpará con México y los mexicanos.

Basáñez dijo otras tonterías sin mencionar sus fuentes. Por ejemplo, que campesinos y jóvenes migrantes “están amasando 250 mil millones de dólares anuales, esperando la oportunidad para traerlos (a México)”.

Quizá cuando la canciller le enseñe con bolitas y palitos los fundamentos de la diplomacia internacional, le pueda informar, allí sí con datos duros, que ya no son campesinos los que en mayoría emigran, y que los jóvenes que logran asentarse allá no tienen la menor disposición de retornar a su país.

Sería muy saludable que lo supiera. Y que le entregaran un cuaderno de estadísticas conformado por la versión mexicana y por la visión gringa, entre la que debe incluirse la del sheriff Arpaio y la del propio Donald Trump con sus antecedentes como explotador, invasor de propiedades, promotor de lujosos edificios donde antes había viviendas humildes y, lo importante para Basáñez, como fabricante de ropa, pero en talleres nacionales que no cubren los requisitos legales ni cumplen con la ley laboral, como es fácil comprobar.

Una perla final: Trump “sabe muy bien que es muy inconstante; ha cambiado cinco veces de partido y cambia de opinión las veces que sean necesarias”.De plano se metió con el siquiatra de Donald para conocerlo mejor que él mismo.

Revisar tambien

Zedillo, ‘chapulín fifí’ que brincó a empresa vinculada a gobierno: López Obrador

Agencias/El Presidente pidió que se apruebe la ley de austeridad que impedirá a funcionarios trabajar ...