Inicio / MASCOTAS / Todo acerca del Síndrome Urológico Felino

Todo acerca del Síndrome Urológico Felino

Las enfermedades de las vías urinarias son las causas más comunes por las que tu gato tendrá que visitar a un veterinario, con la excepción de los chequeos de rutina y las vacunas. El síndrome urinario más grave es el Síndrome Urológico Felino (FUS), que también es conocido como Enfermedad Felina de las Vías Urinarias Inferiores. Aunque la causa exacta de la FUS no se conoce por completo, abarca cuatro trastornos comunes:

Cistitis: inflamación del revestimiento y la pared de la vejiga.

Infecciones: Sangre o secreción en los tejidos finos de las vías urinarias inflamadas indican infecciones bacterianas.

Obstrucción uretral: La cristalización de los minerales en el tapón de la vejiga de la uretra conduce a la obstrucción del flujo urinario. Esta es una condición potencialmente mortal.

Uremia: La acumulación de toxinas en el torrente sanguíneo del gato cuando se imposibilita la eliminación de los desechos debido a una uretra bloqueada.

El síntoma más serio de este problema de salud felino se origina por la formación de pequeños cristales compuestos de calcio y magnesio en la vejiga. En ocasiones, estos cristales o piedras van de la vejiga a la uretra, que es el pequeño tubo a través del cual sale la orina del gato. Cuando la uretra está bloqueada, la situación puede tornarse crítica con gran rapidez. Si no se atiende un felino con la uretra bloqueada, este será incapaz de orinar y puede morir en 48 horas. Si tienes un gato que muestra signos de dolor al orinar (por lo general va a gemir en el interior de la caja de arena) o sangre en la orina, debes llevarlo al hospital de animales para que le hagan un análisis inmediato.

¿Cuáles son los síntomas del Síndrome Urológico Felino?

Orinar fuera de la caja de arena.

Cualquier hábito urinario anormal.

Sangre en la orina.

El llanto o el esfuerzo al tratar de orinar.

Agrandamiento del abdomen o abdomen demasiado firme

FUS es una situación de salud felina muy seria. No hay ninguna vacuna que pueda prevenir esta enfermedad, pero la dieta y conocer el tipo adecuado de alimentos para darle, es un buen primer paso hacia la salud urinaria de tu gato. Si tu mascota es propensa a esta enfermedad, probablemente comenzará a mostrar algunos de los primeros síntomas a los tres años de edad. ¿Qué debes hacer si tu gato ha sido diagnosticado con FUS para mantenerlo estable a largo plazo? Hay una gran variedad de alimentos comerciales enlatados para gatos que pueden inhibir la formación de los cristales que pueden conducir a una obstrucción. Algunos veterinarios dicen que la comida enlatada seca es la mejor prevención, aunque este punto aún se está investigado.

Lo que sí se sabe es que un mayor consumo de agua es beneficioso para la prevención de los cristales y las obstrucciones. Muchos de los alimentos que posibilitan que los gatos tengan una mejor salud urinaria, son aquellos que tienen un mayor contenido de sal que les hace beber más agua. Los gatos con sobrepeso tienen un mayor riesgo de FUS, por lo que mantener a tu gato con una dieta baja en calorías puede ser una medida preventiva importante.

¿Cuál es el tratamiento para un gato con FUS?

Si tu gato muestra signos de FUS, siempre se considera una emergencia médica. Una uretra completamente bloqueada puede llevarlo a la muerte en tan sólo dos días. El veterinario o en la clínica veterinaria adoptarán las siguientes medidas:

Cateterización para quitar que las piedras y los cristales causan la obstrucción de la orina y que esta pueda fluir de nuevo.

Antibióticos para eliminar cualquier bacteria que pueda haberse formado en la vejiga. Conocida como cistitis, una infección bacteriana en la vejiga a menudo es observada en los gatos con FUS.

Los medicamentos Acidificantes urinarios orales se prescriben a menudo para mantener la salud urinaria de un gato. La formación de cristales es menos probable en la orina que es más ácida y más probable en la orina que tiene un PH alto (alcalino). Los dueños de gatos pueden utilizar tiras de PH para realizar pruebas de orina en la caja del gato y así controlar los niveles de FUS que han exhibido los gatos.

  • Una obstrucción urinaria crónica en un gato macho puede requerir de cirugía para ensanchar la abertura uretral. Este procedimiento se conoce como un uretrostomía perineal y, aunque no previene la reaparición de cristales en los gatos que son propensos a FUS, si disminuirá la posibilidad de un bloqueo que amenace su vida.

Datos rápidos sobre el Síndrome Urológico Felino:

Aunque el FUS se puede encontrar en ambos sexos, es mucho más común en los machos.

Algunos veterinarios han notado que el FUS se produce con mayor frecuencia al final del invierno o a principios de la primavera. Una teoría para ello es que los gatos podrían consumir menos agua en los meses más fríos.

Beber mucha agua ayuda a prevenir la formación de cristales y el FUS.

Proporcionar una dieta que promueva una orina ácida es beneficioso para la reducción de cristales urinarios.

 

Revisar tambien

Los mejores alimentos para mantener sano a tu gato

Ciudad de México.- Entre los mexicanos, los gatos gozan de buena aceptación como animales de ...