Inicio / TECNOLOGÍA / Robots serpiente buscaron sobrevivientes el 19S

Robots serpiente buscaron sobrevivientes el 19S

El experto Howie Chose habló sobre cómo aprendió de la tragedia y de cómo la desconfianza hacia las instituciones le impidió contribuir de lleno.

Los trabajados de búsqueda y rescate tras el mortífero terremoto del 19 de septiembre en México se encuentran en su recta final y con ello han salido a la luz todo tipo de relatos de sobrevivencia, solidaridad y ayuda, como fue la brindada durante tres días por dos serpientes robóticas de un grupo de investigación del roboticista Howie Choset de la Universidad Carnegie Mellon en Pittsburgh, Pensilvania.

Si bien las serpientes no salvaron a nadie, el líder del grupo relató a la revista Science su experiencia y las lecciones aprendidas en México. Habló sobre cómo la tragedia le sirvió para mejorar estos robots, además de que compartió con la publicación cómo la desconfianza hacia las instituciones le impidió contribuir de lleno.

Matt Travers, Julian Whitman y Nico Zevallos-Roberts todos ellos colaboradores de Howie Choset fueron los responsables de llevar robots a la capital mexicana. Las máquinas son controladas a distancia y están diseñadas para tales operaciones. Tienen 5 centímetros de espesor y casi un metro de largo, con 16 juntas que les permiten moverse fácilmente a través de espacios estrechos.

“Parecen serpientes, pero son de metal. Pueden propagarse a través de espacios estrechamente pequeños y llegar a lugares que la gente y la maquinaria de otra manera no pueden acceder… Es como una cirugía mínimamente invasiva. Los hemos utilizado en otros despliegues, también. Hemos ido a centrales nucleares. Hemos hecho arqueología con ellos. Estábamos en Egipto hasta 2 días antes de la revolución. Con mis robots de serpiente he estado trabajando en búsqueda y rescate durante unos 20 años”, contó Howie Choset a Science.

“Los robots se desempeñaron muy bien en México, y dado que estamos en desarrollo, estaba muy orgulloso de lo que hemos hecho. Sin embargo, necesitamos hacer mucho más. En México, nos volvimos más conscientes de los desafíos técnicos, y también nos dimos cuenta de los retos burocráticos involucrados en este tipo de situaciones”, agregó.

Cuestionado sobre qué tipo de desafíos técnicos enfrentó su equipo, Howie Choset comentó que se dio cuenta de la necesidad de una persona para conducir los robots, una persona para atenderlos en el punto de inserción, alguien en el medio para manejar la correa de descenso y una cuarta persona para ayudar al conductor a interpretar las imágenes están recibiendo.

“Los rescatistas también dijeron que necesitamos más sensores en el robot. Por lo menos micrófonos. Después de los micrófonos, querían un sensor de gas, porque había una gran preocupación de que estaban yendo a un ambiente que podría explotar”, detalló.

Habló sobre el tiempo que tardó en recibir una invitación de la Cruz Roja en México y sobre los problemas logísticos para atender las zonas afectadas. “Se convirtió en una gran guerra sobre quién está haciendo qué. Había gente que decía ‘No vayas a mi fábrica, no confiamos en el gobierno federal’. Y la Cruz Roja dijo: ‘No, no somos el gobierno federal, somos la Cruz Roja’. Había un montón de desconfianza. Y estoy seguro de que no es una desconfianza equivocada”, comentó.

“Un problema que tuvimos fue, quién estaba a cargo, creo que su paciencia era un poco baja y bastante comprensible. Llegamos allí 3 o 4 días después del terremoto. En ese momento, la probabilidad de encontrar vida no era tan alta, por lo que era algo así como, ‘Sí, te daremos una oportunidad’, y luego después de una hora o así, ‘Está bien, nos estamos dando por vencidos, vamos a arrasar el lugar ahora’”, dijo.

“Necesitamos mejores algoritmos para atravesar obstáculos. Necesitamos mejores interfaces. Y luego practica. Sé que suena simple, pero pasar por uno de estos eventos profundizan tu comprensión”, refirió

Revisar tambien

Mexicana conduce importante investigación contra Alzheimer en tejido cerebral humano

La investigadora Mariana Vargas Caballero, quien actualmente labora en la Universidad de Southampton, dirige un ...