Inicio / TECNOLOGÍA / El Sol está cambiando

El Sol está cambiando

El Sol se encuentra al inicio de un periodo conocido como mínimo solar.

Esos cambios no son visibles a simple vista, pero es posible apreciarlos si damos un buen vistazo a través de un telescopio que cuente con los filtros adecuados: el tamaño de las mini explosiones magnéticas que ocurren continuamente en la superficie de nuestra estrella, conocidas como manchas solares, se está reduciendo. Esto se debe a que el Sol se encuentra al inicio de un periodo conocido como mínimo solar, de acuerdo con la NASA, algo que ocurre cada 11 años.

Aunque la reducción de las manchas solares significa menos destellos de rayos X y radiación ultravioleta extrema hacia la atmósfera de la Tierra, los cambios no significa necesariamente que el Sol esté menos activo. Aunque las manchas solares están disminuyendo, otro tipo de actividad solar comienza a tomar forma.

“Durante [un] mínimo solar”, explicó el miércoles pasado Dean Pesnell, del Centro Goddard de Vuelos Espaciales de la NASA en el sitio Phys.org, “podemos ver el desarrollo de agujeros coronales muy antiguos”. Se trata de las grandes áreas que atraviesan la atmósfera solar, las cuales liberan partículas solares desde nuestra estrella. Durante el eclipse solar total del 21 de agosto, los espectadores tendrán una oportunidad excepcional de ver los agujeros coronales en acción, obviamente, si cuentan con un telescopio adecuado.

“Podemos ver esos agujeros a través de todo el ciclo solar, pero durante el mínimo solar, pueden durar por un largo tiempo, seis meses o más”.

Un mínimo solar no influye necesariamente en la forma en que las personas experimentan el Sol aquí en la Tierra. Sin embargo, produce cambios en el clima espacial que pueden causar perturbaciones en la magnetosfera de la Tierra, los cuales, a su vez, pueden producir perturbaciones en los sistemas de comunicación y navegación, como los satélites y otros dispositivos que flotan en el espacio.

Durante un máximo solar, cuando las manchas solares se encuentran en sus niveles más altos de actividad, la radiación ultravioleta de nuestra estrella provoca que los satélites que vuelan en la parte baja de la órbita terrestre experimenten fricción. Esta fricción produce resistencia, la cual hace que los satélites pierdan velocidad con el paso del tiempo y caigan de vuelta a la Tierra. La resistencia también ayuda a mantener la basura espacial, que comprende las partículas naturales y creadas por el hombre, lejos de la atmósfera terrestre.

Sin embargo, cuando el Sol se encuentra en un mínimo solar, el clima espacial puede limitar la cantidad de resistencia, lo que produce una mayor probabilidad de que la basura espacial permanezca en la atmósfera terrestre. Este ciclo puede producir circunstancias más acentuadas y peligrosas para los astronautas que viajan en el espacio durante ese periodo, señaló Pesnell.

Existen misiones en preparación, como los planes de la NASA para enviar astronautas a Marte después de 2020, pero cuando ocurra la siguiente exploración espacial importante, el Sol volverá a estar a punto de entrar en un nuevo máximo solar.

Revisar tambien

Los ‘taxis’ voladores cada vez más cerca: Uber y la NASA firman un acuerdo

El futuro es hoy. Los coches voladores abandonan la ciencia ficción para instalarse definitivamente en ...