Inicio / SALUD / Sangre joven contra la vejez

Sangre joven contra la vejez

 

 

 

sangre-portalLa fuente de la juventud está en la sangre cuando somos jóvenes y se seca cuando somos viejos, asegura Tony Wyss-Coray.

Neurólogo por la Universidad de Standford, Tony Wyss-Coray impulsa el primer ensayo con pacientes de Alzhéimer para probar los efectos rejuvenecedores del plasma de voluntarios jóvenes. Parte de una pregunta: si el análisis de sangre convencional refleja de manera indirecta la salud de otros órganos: riñones, hígado, corazón, entonces ¿por qué no también del cerebro?

Hace cinco años, Tony Wyss-Coray comenzó a investigar los efectos del envejecimiento en el cerebro. Buscó remedios a la degeneración neurológica que llega con la edad y que a menudo desemboca en Alzhéimer, cuya incidencia se espera que se triplique en 40 años.

Pronto se topó con la misma barrera que muchos otros expertos en su campo: no se puede obtener tejido cerebral de una persona viva, hay que esperar hasta que muere, lo que impide seguir los cambios moleculares que hacen al encéfalo más vulnerable a la pérdida de memoria y las enfermedades como Alzhéimer o Párkinson.

Y es así, dándose de topes en el mismo obstáculo que todos, que decidi estudiar la sangre en busca de las diferencias entre un organismo joven y otro viejo. Es fácil darse cuenta: de joven, llegas a un centro comercial y mientras buscas dónde estacionar el auto vas escuchando música, hablando con un amigo, pensando en qué quieres comprar. Al volver sabes dónde está el coche casi de forma inmediata. Con los años, al llegar a dejar el auto hay que mirar con cuidado alrededor, fijar una memoria del sitio (tal poste, tal árbol, tal número), a fin de que lo encuentres cuando termines las compras.

Varios grupos de investigación independientes han hecho transfusiones de sangre de ratones jóvenes a otros de edad avanzada; ven beneficios en los músculos y también en casi cualquier otro órgano que se analiza: corazón, hígado, páncreas, hasta el pelaje recupera su vigor. El grupo de Wyss-Coray muestra que también hay efectos notables en el cerebro.

Wyss-Coray ha probado la capacidad de memorización con ratones de laboratorio en un laberinto en el que deben orientarse. “Si le damos sangre joven a un ratón viejo, vuelve a funcionar mejor. Muchos de ellos lo hacen tan bien como los jóvenes. Hay algo en la sangre joven que puede reactivar estos procesos”, explica el neurólogo, joven él.

Revisar tambien

Cacahuananche: el regalo inesperado de la naturaleza

      Este árbol proveniente de México y partes de Centroamérica tiene propiedades increíbles ...