Inicio / SALUD / La “hormona del amor” transforma el cerebro célula a célula

La “hormona del amor” transforma el cerebro célula a célula

 

Un estudio demuestra que actúa sobre neuronas individuales, para impulsar el

aprendizaje de ciertos comportamientos sociales, como el cuidado de la descendencia

La “hormona del amor” transforma el cerebro: estamos hablando de la oxitocina.

El cerebro es un órgano dinámico y con una capacidad plástica inmensa incluso cuando ya somos personas mayores, ha demostrado la neurología. Esos cambios se producen, principalmente, como respuesta a las transformaciones de nuestro entorno o a las experiencias que vamos viviendo. También por efecto de unas “escultoras” del cerebro muy eficientes: las hormonas.

La oxitocina juega un importante papel: conocida como “hormona del amor”, esta sustancia promueve el vínculo de las parejas, el amor de las madres a sus hijos e incluso la fidelidad de los hombres hacia sus mujeres y ayuda a recuperarse del miedo condicionado e incluso que nos puede volver mas empíricos y receptivos a otras personas.

Un equipo de neurocientíficos del NYU Langone Medical Center de EEUU ha descubierto que lo hace actuando sobre células cerebrales individuales.

Los investigadores analizaron específicamente un comportamiento social: el vínculo madre-hijo. Lo hicieron en modelos de ratón, con ratones hembra que no tenían crías.

El experimento consistió en inducir, en el cerebro de estos ejemplares, la liberación de oxitocina. Al hacerlo, los animales se volvieron “sensibles” a las necesidades de las crías de otras hembras (comenzaron a escuchar cualquiera de los sonidos que estas produjeran y a atender sus necesidades).

Además de constatar este cambio –que fue permanente- en el comportamiento de las hembras de ratón, los científicos rastrearon la oxitocina en las células individuales de sus cerebros. Lo hicieron usando un anticuerpo desarrollado en el mismo centro, y que se unía específicamente a las proteínas de los receptores de oxitocina presentes en cada neurona. De este modo, pudieron observar al microcoscopio las células a nivel individual.

Descubrieron que la oxitocina funciona “como amplificador y supresor de las señales neuronales en el cerebro”, y que “aumenta la intensidad del procesamiento cerebral de la información social”, explica Robert Froemke, uno de los autores de la investigación.

La oxitocina también cambia el cerebro de los padres

Una investigación realizada en 2014 por científicos del Functional Brain Center, del Wohl Institute of Advanced Imaging y del Tel-Aviv Sourasky Center, todos ellos en Israel, reveló que los cerebros de los hombres que se implican en la crianza de sus bebés también sufren importantes transformaciones, gracias, entre otros factores, a la oxitocina.

El estudio constató que los padres que cuidan a sus hijos presentan una mayor activación en circuitos corticales relacionados con la oxitocina; y también en la amígdala (cuyo papel principal es el procesamiento y almacenamiento de reacciones emocionales) y el surco temporal superior (STS), un área que permite interpretar las emociones ajenas.

Revisar tambien

“Receptores de muerte”, nuevos marcadores para diabetes tipo 2 y enfermedad cardiovascular

Investigadores de la Universidad de Lund, en Suecia, han descubierto que la presencia de “receptores ...