Inicio / SALUD / El consumo de Omega 3 durante el embarazo aporta beneficios durante toda la infancia.

El consumo de Omega 3 durante el embarazo aporta beneficios durante toda la infancia.

 

 

El cerebro de un feto necesita ácido graso, pero no puede crearlo solo,

porque la única forma de obtenerlo es a través de lo que coma su madre.

Omega 3 durante el embarazo

Según un reciente artículo publicado en BBC Health sobre una investigación publicada en the Economist, los resultados de un estudio llevado a cabo con 9000 madres y sus hijos indican que los hijos de las mujeres que consumían Omega-3 durante el embarazo no solamente tenían un coeficiente intelectual más alto que los niños cuyas madres no lo tomaban, sino también mejor capacidad motora, mejor coordinación entre las manos y el ojo y mayores  dotes sociales.

Un equipo de National Institutes of Health de los Estados Unidos ha analizado datos recogidos en un estudio iniciado hace mas de 15 años por un equipo de investigación de la Universidad de Bristol y llevado a cabo con la colaboración de 9000 madres y niños durante un largo periodo de tiempo. Los resultados indicaban que los hijos de las madres que habían tomado menos Omega-3 durante sus embarazos tenían un coeficiente verbal hasta seis puntos más abajo que la media, mientras que los hijos de aquellas embarazadas que habían consumido más Omega-3 obtenían mejores resultados en las pruebas de capacidad motora.

Además, el bajo consumo de Omega-3 durante el embarazo parecía afectar de forma negativa a los atributos sociales de los niños, por ejemplo una incapacidad para hacer amigos, que persistía durante toda la infancia. 14 % de los niños cuyas madres habían consumido poco Omega-3 durante su embarazo todavía tenían problemas sociales durante su adolescencia, comparado con un 8% entre los adolescentes cuyas madres si habían consumido altas cantidades.

Desde hace tiempo se aconseja el consumo de  alimentos ricos en ácidos grasos por los buenos efectos que estos tienen en las funciones neurofisiológicas y en el desarrollo del cerebro y de la visión del feto y los bebés. Pero los resultados de este último estudio parecen indicar que el efecto es mucho más duradero de lo que antes se podía pensar. El cerebro humano es 60% grasa y el 30% de esta grasa está formada por grasas esenciales como Omega-3. El cerebro de un feto necesita acido graso, pero no puede crearlo solo, porque la única forma de obtenerlo es a través de lo que coma su madre.

La fuente más rica de Omega-3 son los pescados (arenques, sardinas, salmón) pero cuanto más grande el pescado, más alto el nivel de contaminantes contiene, como el mercurio por ejemplo, debido al agua contaminada del mar o de los ríos. Además, es importante tener en cuenta que investigaciones reciente demuestran que al someter los pescados a alta temperatura (frito, al Horno), los ácidos grasos se degradan.

 

Una actitud radiante se da cuando nos conectamos con el presente.

Revisar tambien

Consumo de chicle puede provocar problemas de  salud bucal, advierte el IMSS

Masticar chicle lejos de reducir el estrés, inhibir los antojos, o disfrazar el aliento, podría ...