Inicio / OPINIÓN / Salud y nutrición

Salud y nutrición

Opinión-colorErick Zúñiga

Existen varias perspectivas desde las cuales se puede mirar la seguridad alimentaria, todas ellas son complementarias y llevan a reflexiones y propuestas que de no ser consideradas dejan incompleto el análisis de esta problemática. La perspectiva antropológica devuelve una visión integral de la seguridad alimentaria y rescata el modelo de “la milpa” como una posibilidad equilibrada y eficiente.

La perspectiva de la técnica de alimentos traza un puente entre el concepto de la eficiencia de la milpa y la necesidad de “tecnificación” ad hoc de la producción de alimentos en las distintas comunidades teniendo mucho que ofrecer para preservar los alimentos de alto valor nutricional y en este sentido nos plantea una reflexión determinante: “Es el rescate de la agricultura familiar y de la dieta tradicional, el que puede considerarse como factor clave para atacar los problemas de mala nutrición que afectan a la población: la desnutrición por un lado y la obesidad y diabetes por el otro.

La perspectiva epidemiológica en México ha sido estudiada en numerosas encuestas locales y regionales con gran profundidad y a través de la Escala Latinoamericana y Caribeña de Seguridad Alimentaria (ELCSA) en la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut, 2012). Es claro que tenemos un problema grave a nivel nacional. Sólo 30% de los hogares tiene seguridad alimentaria. 41.6% tiene inseguridad leve, 17.7% inseguridad moderada y 10.5% tiene inseguridad severa. De acuerdo al área de residencia, 35.4% de los hogares rurales se ubicaron en la categoría de inseguridad moderada y severa. En comparación, los hogares del estrato urbano tuvieron una menor prevalencia de inseguridad alimentaria moderada y severa: 26.2%. Inmersa en este entorno, la sociedad mexicana presenta dos extremos en su estatus nutrimental y la seguridad alimentaria personal.

Por un lado hay una epidemia de obesidad y diabetes: 71% de los adultos presenta sobrepeso u obesidad (Ensanut, 2012), y 30% de los niños tienen sobrepeso o son obesos, y serán adultos con graves problemas de salud, si no mejora su situación. Además se tienen diagnosticados aproximadamente 6.4 millones de mexicanos y se calcula una cantidad equivalente de personas que no saben que presentan altos niveles de glucosa en sangre. Esta misma encuesta considera 22.4 millones de hipertensos, y una cantidad desconocida de personas que no han sido diagnosticadas. En contraste aún hay 1.5 millones de niños que sufren desnutrición.

La perspectiva económica explica como la seguridad alimentaria está subordinada de manera determinante al estatus económico de las familias y los individuos. Los programas de ayuda alimentaria muestran congruencia en su distribución entre la población que percibe mayor inseguridad alimentaria ya que 43% de estos hogares recibe al menos un programa de ayuda vs. sólo 26% de hogares que tienen seguridad alimentaria. Es incuestionable que queda muchísimo por hacer en los aspectos económicos si se quiere acabar con el hambre. Paralelamente a los apoyos asistenciales deben promoverse programas psicoeducativos si se quiere evitar un consumo inadecuado de alimentos a partir de los recursos distribuidos por estos programas.

Por último, la perspectiva clínica de la inseguridad alimentaria, es decir, la repercusión de esta en el estado de salud de los individuos que requieren de atención por parte de los distintos sistemas de salud, sigue ocupándose hoy en día de los efectos inadmisibles de la desnutrición y a esta tarea se ha sumado el gravísimo problema de la alimentación excesiva en calorías con el efecto resultante, la obesidad, la diabetes, las dislipidemias y la hipertensión arterial, patologías a las que recientemente se ha sumado evidencia que indica que procesos neoplásicos también se asocian a esta alimentación inapropiada.

Revisar tambien

Zedillo, ‘chapulín fifí’ que brincó a empresa vinculada a gobierno: López Obrador

Agencias/El Presidente pidió que se apruebe la ley de austeridad que impedirá a funcionarios trabajar ...