Inicio / SALUD / “Receptores de muerte”, nuevos marcadores para diabetes tipo 2 y enfermedad cardiovascular

“Receptores de muerte”, nuevos marcadores para diabetes tipo 2 y enfermedad cardiovascular

Investigadores de la Universidad de Lund, en Suecia, han descubierto que la presencia de “receptores de muerte” en la sangre puede aprovecharse para medir directamente el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2. “Vemos que las personas con factores de riesgo conocidos, como niveles altos de azúcar y grasas en la sangre, también han aumentado sus niveles de receptores de muerte“, señaló el profesor Jan Nilsson, líder del estudio.

Los receptores de muerte (de la familia del receptor TNF y que están definidos por dominios extracelulares ricos en cisteína) se activan, por ejemplo, en el caso de las infecciones, cuando deben eliminarse los glóbulos blancos que han combatido un virus. Anteriormente se sabía que era posible medir los receptores de muerte en la sangre, pero no si un nivel elevado se asociaba con una mayor muerte celular en la diabetes tipo 2 y en la arteriosclerosis.

Por lo tanto, el objetivo del trabajo fue investigar si los receptores de muerte podrían usarse como un marcador que tuviera alguna relación con el daño tisular continuo, y si esto podría utilizarse para predecir el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2.

Los resultados mostraron que el incremento en la muerte celular podría estar vinculado con niveles aumentados en la sangre de tres miembros diferentes de la misma “familia de receptores de muerte” (TNFR-1, TRAILR-2 y Fas).

Es común observar un aumento de muerte celular tanto en la diabetes tipo 2 como en la arteriosclerosis.

El alto nivel de azúcar y grasas en sangre (bajos niveles de HDL, o “colesterol bueno”) someten a presión a los vasos sanguíneos del cuerpo y a las células beta productoras de insulina. El estrés a largo plazo daña las células y puede provocar que los receptores de muerte en la superficie de la célula desencadenen un programa de suicidio celular dentro de esta.

“Cuando las células beta se dañan, la producción de insulina disminuye, lo que aumenta el riesgo de diabetes. El daño activa los procesos de reparación en los vasos sanguíneos. Si no se resuelven adecuadamente, esto generalmente conduce al desarrollo de placa en los vasos sanguíneos (arteriosclerosis). La formación de grietas en esta placa es la principal causa de infarto de miocardio y accidente cerebrovascular“, afirmó Jan Nilsson.

El trabajo también analizó las conexiones entre los distintos factores de riesgo (edad, IMC, grasas en sangre, azúcar en sangre y presión arterial) y los receptores de muerte TNFR-1, TRAILR-2 y Fas en muestras de sangre de 4,742 personas que son parte del estudio poblacional Malmö Diet Cancer.

Las muestras de la década de 1990 se compararon con el riesgo de padecer diabetes, ataque cardíaco y accidente cerebrovascular durante los próximos 20 años.

Los resultados muestran vínculos claros entre el nivel de receptores de muerte en la sangre y los diferentes factores de riesgo. Los altos niveles de receptores de muerte fueron comunes entre los diabéticos, lo que indica un aumento del estrés celular y del riesgo de daño a diferentes órganos. Entre los no diabéticos, los altos niveles de receptores de muerte se relacionaron con un mayor riesgo de desarrollar diabetes y enfermedades cardiovasculares. Esto indica que el nivel de receptores de muerte en la sangre refleja el daño que los factores de riesgo ocasionan en diferentes órganos.

“Por otro lado, no pudimos observar que el nivel de receptores de muerte esté relacionado con el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares entre los diabéticos, lo cual es una paradoja. Todavía no entendemos por qué, pero podría ser el caso que el nivel de los biomarcadores, es decir, de los receptores de muerte, entre los diabéticos ya es muy alto“, subrayó Nilsson.

La conclusión es que la presencia de receptores de muerte en la sangre podría usarse como una medida del daño tisular en curso y para predecir el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 y enfermedad cardiovascular.

“Esto indica que podríamos, en una etapa temprana, tener idea de si el tratamiento de los factores de riesgo reduce el daño a las células beta y a las paredes de los vasos sanguíneos mediante el control de los receptores de muerte en la sangre“, mencionó Nilsson.

“Esperamos que los marcadores puedan usarse en futuros estudios clínicos o en el desarrollo de nuevos medicamentos“, agregó Ingrid Yao Mattisson, estudiante de doctorado que participado activamente en la realización del estudio.

Revisar tambien

IMSS: hematomas sin razón pueden deberse a problemas serios de salud

La aparición de hematomas o moretones puede ser normal en algunas personas y es algo ...