Inicio / OPINIÓN / Realidad político-electoral

Realidad político-electoral

Opinión-colorErick Zúñiga

Lo últimos acontecimientos registrados en materia política y de seguridad han encendido focos rojos en diversas oficinas del gobierno federal en pleno proceso de selección de candidatos y a unos meses del arranque de campañas rumbo al 7 de junio.

El cisma que viven el PAN y el PRD, que van de sus pleitos tribales al escándalo por sus vínculos con el crimen organizado y los moches, permiten pronosticar que las elecciones no serán un día de campo. Seguramente atestiguaremos una guerra sucia de discursos y declaraciones, con base en la técnica del ventilador.

Ahí tenemos a los perredistas, que no han podido superar las pérdidas de sus caudillos, Cuauhtémoc Cárdenas y Andrés Manuel López Obrador, y se han convertido en una izquierda extraviada, con una dirección aburguesada, oportunista y acomodaticia a las condiciones del sistema electoral, que vende al mejor postor sus candidaturas, como sucedió recientemente con Los Abarca y Armando Ríos Piter.

El PRD vive una crisis política y moral que no le permite responder a sus bases, un importante sector de la población mexicana con profundas desigualdades que demanda una izquierda fuerte y progresista. Está inmerso en una lucha de camarillas, preocupadas por las aportaciones y las jugosas prerrogativas, más que por enarbolar las banderas sociales de su militancia.

La izquierda mexicana representada por: PRD, PT, Morena y Movimiento Ciudadano, participa dividida en las elecciones del 2015 y en algunos casos confrontada, como es el caso de los perredistas tránsfugas al partido de AMLO.

En este mismo contexto, el dueño del partido Morena, Andrés Manuel López Obrador, resolvió el problema de una posible disputa por las candidaturas a cargos de elección popular al clásico estilo priista: con su dedo.

El método del dedazo que durante décadas aplicó el PRI y que en los últimos tiempos revivió fue retomado por López Obrador para la designación de los candidatos de Morena a jefes delegacionales.

Desde el año pasado, López Obrador dispuso que durante el proceso interno sólo se registrara un candidato por cada delegación, de tal manera que éste fuera ungido de manera automática como candidato.

Por lo que toca a los flemáticos del PAN, ya vimos cómo se repartieron el pastel de plurinominales y le pidieron a Margarita Zavala de Calderón que “aguante vara”. Los de la derecha aprendieron rápido las prácticas tribales de los izquierdistas y van a competir en estos comicios, primero en contra de ellos y después en contra de sus enemigos naturales: PRD y PRI. Lo que permite advertir que seguirán en el sótano de las preferencias electorales.

Recordemos que habrá elecciones en 17 estados y en nueve se renovarán las gubernaturas. Casos a seguir son Guerrero y Michoacán, por la crispación social que padecen desde hace años y que se ha incrementado peligrosamente los últimos meses.

En los tres niveles de gobierno deben estar muy alertas ante los actos de provocación,  la creciente y brutal inseguridad que ha rebasado a la autoridad y que el elector puede castigar en las urnas el próximo 7 de junio. Lo sucedido en las instalaciones militares de Iguala, Guerrero, el pasado lunes confirma que los provocadores buscan desestabilizar y sacar provecho ante el precario estado de derecho que fomenta y solapa estas protestas.

Las elecciones intermedias de 2015 son la antesala de las 2016 y 2018; llevarlas a buen puerto es el desafío de las principales fuerzas políticas para impedir que se repitan los narco-alcaldes o que se integren narco-bancadas y lo que siga.

Revisar tambien

Zedillo, ‘chapulín fifí’ que brincó a empresa vinculada a gobierno: López Obrador

Agencias/El Presidente pidió que se apruebe la ley de austeridad que impedirá a funcionarios trabajar ...