Inicio / EL MUNDO / Supuestas “ligas de Trump con mafia” impidieron construir casino

Supuestas “ligas de Trump con mafia” impidieron construir casino

Un informe secreto de la policía fechado en 1987 y publicado este miércoles da cuenta de la infortunada travesía de Trump en Australia.

Las autoridades australianas rechazaron una vez la oferta de Donald Trump para un casino del hotel en Queensland, indicando que tal proyecto sería “peligroso” debido a “las conexiones de Trump con la mafia”, ha emergido.

Las actas del gabinete y un informe secreto de la policía fechado en 1987 y publicadas este miércoles como parte de una investigación del periódico The Australian, propiedad de News Corporation, ensombrecen la reputación comercial de Trump.

Hace treinta años, Trump ya había asegurado su reputación como un millonario magnate inmobiliario de Nueva York. También se había convertido en el operador de casino más grande de Atlantic City, construyó un rascacielos con su nombre grabado en letras de oro e incluso anotó una portada y un artículo de Newsweek bajo el título “Ciudadano Trump”.

Sin embargo, tenía hambre de más. A medida que los rumores sobre sus ambiciones políticas comenzaron a dar vuelta, miró a Australia para expandir su cartera de casino, haciendo una oferta conjunta con la empresa Kern Corporation, con sede en Queensland, para construir lo que habría sido el primer casino de Sydney en Darling Harbour.

La oferta de Kern / Trump fue una de las cuatro consideradas, y una de las tres que fue rechazada tras una investigación que la Policía Nacional hizo a todos los licitadores del proyecto, la cual luego fue abandonada.

“El consejo está firmemente convencido de que en las pruebas de buena reputación, probidad e integridad, ninguno de los tres consorcios discutidos anteriormente (HKMS, Kern / Trump, Federal / Resort / Sabemo) puede considerarse aceptable; de hecho cada uno sería peligroso”, determinó la Policía Nacional, de acuerdo con una evaluación confidencial del gabinete de Nueva Gales del Sur obtenido por The Australian.

“Atlantic City sería un modelo dudoso para Sydney a nuestro juicio. Las conexiones de Trump con la mafia deberían excluir al consorcio Kern / Trump “, indicó el documento.

Un empresario que participó en la licitación, citado de forma anónima por el diario, dijo que estaba al tanto de la investigación policial pero que no sabía sobre las conclusiones del informe.

También citado en las actas del gabinete, un informe del Banco Canadiense Imperial de Comercio también encontró que la oferta Kern / Trump sólo era financieramente viable a partir de una estructura financiera proyectada, pero sobreestimó los ingresos proyectados del casino y los retornos esperados a los inversionistas.

El único punto a favor de la oferta de Kern / Trump provino de la División de Control de Casino, la cual encontró en su informe que el consorcio era aceptable como operador y tenía la capacidad de funcionar de acuerdo con las leyes locales.

La propia relación de Trump con el casino era preocupante. Habiendo dicho The Australian en febrero de 1987 que el diseño del proyecto era “uno de los más magníficos, uno de los hoteles más bellos del mundo”, según dijo Trump a la Comisión de Control del Casino de Nueva Jersey el 20 de abril de ese año, en el que había perdido el interés.

“Si por alguna razón no fueron aprobados, no importaría mucho porque yo no lo haría yo mismo”. A medida que “el tiempo se acercaba cada vez más, sonaba cada vez menos atractivo”, dijo según las transcripciones obtenidas por el Sydney Morning Herald, publicado el 2 de mayo de 1987.

Los tratos de Trump en el negocio de los casinos en Atlantic City casi lo arruinaron, ya que sus tres propiedades, el Taj Mahal, Trump’s Castle y Trump Plaza, tuvieron que declararse en bancarrota entre julio de 1991 y marzo de 1992.

Las presuntas conexiones de Trump con la mafia han sido objeto de escrutinio de los medios de comunicación a lo largo de su candidatura presidencial. Mientras que nadie lo ha etiquetado como un asociado de la mafia, el término que el FBI usa para calmar a los que están en consonancia con el crimen organizado, la red de relaciones de Trump abarcó a figuras dudosas.

Los clientes de su abogado y mentor Roy Cohn incluyeron mafiosos notorios como los jefes de las familias del crimen Genovese y Gambino, respectivamente Anthony “Fat Tony” Salerno y Paul “Big Paul” Castellano, que controlaban la empresa de concreto S & A que Trump utilizaba para construir sus condominios Manhattan Trump Plaza, probablemente pagando un precio inflado, como una investigación de Politico sobre los supuestos vínculos de Trump con la mafia reportó en 2016.

A lo largo de su carrera, Trump hizo conexiones dudosas. Uno de ellas fue con Joseph Weichselbaum, un narcotraficante a quien Trump declaró como “concienzudo, directo y diligente”, según lo informó una publicación de investigación The Smoking Gun en 2016. Trump más tarde le dijo a Politico que “apenas conocia a” Weichselbaum.

Trump también tiene vínculos con el empresario Felix Sater, de origen ruso, que se declaró culpable de participar en un plan de acciones vinculado a la mafia en 1998 y luego se convirtió en informante. Sater trabajó para el Grupo Bayrock, un socio en la construcción del hotel Trump SoHo. Cuando las conexiones de Sater se hicieron públicas después de un informe del New York Times de 2007, Trump se distanció de él, diciendo: “Realmente no lo conocía muy bien”.

Pero según informó la Associated Press en 2015, Trump ofreció un espacio de oficina a Sater y la oportunidad de trabajar nuevamente para la Organización Trump en 2010. El abogado de Trump, Alan Garten, dijo que Sater “nunca tuvo un contrato de trabajo o contrato formal con la Organización Trump y no cerró ningún trato con él”. Trump le dijo a AP: “Felix Sater, chico, tengo que pensar en eso”, agregando: “No estoy familiarizado con él”.

Revisar tambien

Aquí estamos para reconstruir Guichicovi: Murat

  Río Pachiñe, San Juan Guichicovi, Oax.- “Hoy Oaxaca tiene gran dolor en el corazón, ...