Inicio / Principales / La luz al final de la quimio

La luz al final de la quimio

Un led podría reiniciar el sistema inmunológico para atacar el cáncer.

Parece lógico hacer que el sistema inmunológico del cuerpo combata el cáncer, pues su trabajo es detectar y atacar agentes externos. Tratar de responder la interrogante de por qué el sistema inmunológico no erradica fácilmente las células tumorales ha derivado en el floreciente campo de la inmunoterapia, cuyo desarrollo se ha visto frustrado. Pero hay un investigador que “ha visto la luz”, Munsoo Kim, quien ha recurrido a la óptica para fortalecer la terapia inmunológica. Según el estudio publicado en Nature Communications, su estrategia va dirigida contra un problema fundamental: el control de las células inmunitarias. En ocasiones, el sistema inmunológico reacciona de manera excesiva y causa grandes daños. En otras, la respuesta es demasiado débil. Y el cáncer no es un enemigo fácil. Las células tumorales esquivan la detección de las células inmunitarias, suprimen el sistema inmunológico, y se vuelven resistentes al tratamiento.

Así que Kim, inmunólogo de la Universidad de Rochester, tuvo una idea. Tal vez la luz podría apoyar a los fármacos de inmunoterapia para provocar una respuesta contra el cáncer. Kim y sus colegas se inspiraron en las algas, famosas por su respuesta a la luz. En la primera década de los años 2000, unos investigadores alemanes descubrieron las secuencias genéticas que codificaban una molécula antes desconocida, la cual utilizan las algas para atraer iones cargados positivamente. Los alemanes la llamaron canalrodopsina. Kim y su equipo se preguntaron si podrían usar la canalrodopsina para controlar la respuesta de las células T a los tumores de pacientes que recibían inmunoterapia. En un primer paso, decidieron estudiar un grupo de ratones con melanoma en las orejas. Los investigadores inyectaron a los roedores con células T que contenían canalrodopsina para que la molécula estuviera activa en sus células T. Al mismo tiempo, trabajaron con un equipo de científicos especialistas en óptica con la finalidad de desarrollar un chip de led, el cual implantaron en los animales de estudio.

Mediante paquetes de baterías minúsculos que colocaron en los ratones, los investigadores encendían la luz de led para iluminar las células T que estaban cerca de los tumores. Resulta que cuando la luz activaba las moléculas de canalrodopsina, las células T mataban más células cancerosas. De esa manera, erradicaron casi completamente los melanomas. Kim espera iniciar ensayos clínicos humanos muy pronto.

Aunque preliminares, los resultados son fascinantes, porque el cáncer suele suprimir el sistema inmunológico de manera muy profunda. “Nuestra estrategia de estimulación luminosa puede ayudar a que las células T superen la supresión inmunológica, y matar mejor los tumores”, afirma Kim.

Revisar tambien

Empresas rusas deben prepararse para producción armamentista: Putin

La declaración del líder del Kremlin se produce un día después de señalar que Rusia ...