Inicio / OPINIÓN / Por los derechos humanos

Por los derechos humanos

Opinión-colorErick Zúñiga

Uno de los problemas del momento es que la mayoría de los políticos del país no han querido ver el tamaño del desastre y han preferido utilizarlo para lanzarse lodo los unos a los otros, con la única consecuencia visible es que todos quedan más manchados.

Esa manera de reaccionar no es sólo un insulto a la inteligencia de la población, a la que consideran groseramente manipulable y pasiva; es también un insulto a la inteligencia de ellos mismos: no se dan cuenta de que su actitud es contraproducente.

En estos días hemos tenido una epidemia de amnesia. Como si hubieran tenido un festín en la Isla de los Lotófagos, que narra La Odisea, políticos de todos los partidos se olvidan de los nexos de sus correligionarios con miembros del crimen organizado y se lanzan a señalar casos que involucran a sus adversarios políticos.

El caso más extremo, y que ha causado revuelo en los últimos días, es el de Andrés Manuel López Obrador. Al político tabasqueño se le ha olvidado que fue, hasta que decidió dejarlo para formar su aventura personal, el líder visible y evidente del PRD, un partido que, hasta su salida, hacía lo que el dedito del caudillo dijera.

Se le ha olvidado a Andrés Manuel que él palomeaba las candidaturas. Se le ha olvidado que él definía los grupos externos a los que el partido se aliaría electoralmente. Se le ha olvidado que fue advertido, por miembros de su propio partido, de las denuncias que había sobre José Luis Abarca. Se le ha olvidado que él nombró a dedo a Lázaro Mazón –el hombre que tuvo que renunciar al gabinete estatal, pues los guerrerenses lo apuntan como el introductor de Abarca en los altos vuelos de la política estatal- como candidato de Morena a la gubernatura.

Se le ha olvidado todo eso y ahora resulta que, como no puede culpar directamente a Peña Nieto de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa, el responsable de la tragedia es “el Estado”, que la gente de a pie suele tener como sinónimo del gobierno federal.Así, diluyendo en “el Estado” la responsabilidad, pretende salir de un atolladero en el que también él está inmiscuido –junto con el PRD, Nueva Izquierda, el ex gobernador y las autoridades federales, en distintos grados-. Andrés Manuel es el cisne que cruza el pantano y sale con sus plumas níveas, incólumes.

Así, hemos llegado a una situación ridícula, esperpéntica. Mientras los jóvenes siguen desaparecidos, en las redes sociales se genera una guerra estúpida de ver qué político aparece con cuál narco en fotografías que se usan como arma arrojadiza.

Insultos a la inteligencia por los dos lados. Pero, por supuesto, si son políticos del PRI, PRD o PAN, los maniqueos seguidores de Andrés Manuel dicen que son muestra de la corrupción imperante; si es AMLO, entonces se trata de un complot de la mafia en el poder. De pena ajena.Junto con esto, se quiere generar la idea, aprovechando la indignación social y la tradicional cultura política mexicana en la que el Presidente es todopoderoso, de que el gobierno no encuentra a los desaparecidos porque no quiere, porque no tiene voluntad para ello.

Es un absurdo. El peor damnificado del asunto es el propio presidente Peña Nieto. Del entusiasmo por las reformas modernizadoras, hemos regresado a las historias de criminales que controlan zonas del país, las historias de fosas clandestinas, decapitados, manifestaciones por doquier (algunas civilizadas; otras, caóticas y violentas). El famoso MexicanMoment en realidad duró apenas un momento, y Peña Nieto está en el medio del torbellino, con su imagen a la baja y tratando de volver a tener el control del timón.

Por supuesto que la prioridad del Estado es encontrar a los normalistas. Si pudieran, ya lo habrían hecho. Cada día que se tardan es un día en el que el asunto se complica y sus costos crecen.El problema, el verdadero drama, es que no pueden. Es, para decirlo en palabras de José Woldenberg, un problema de impotencia.

Revisar tambien

Zedillo, ‘chapulín fifí’ que brincó a empresa vinculada a gobierno: López Obrador

Agencias/El Presidente pidió que se apruebe la ley de austeridad que impedirá a funcionarios trabajar ...