Inicio / OPINIÓN / Por la responsabilidad cívica

Por la responsabilidad cívica

Águila o Sol

De: Prof. MonjardínOpinión-color

El 7 de junio los mexicanos renovaremos la Cámara de Diputados, hago votos porque la participación en el cumplimiento de esta responsabilidad sea alta, rompiendo el paradigma de que se trata de una elección “huérfana” y que, en consecuencia, no vale la pena ocuparse de ella, rematada con “al cabo que da igual votar o no votar, todos son iguales, ni a cual irle.” No es así, apreciado lector, lectora, aunque lo parezca, no es así.

El día que el electorado en este País nuestro le otorgue el peso que tiene a la integración del Poder Legislativo, y que se vuelva puntualmente cuidadoso en la revisión de la trayectoria de cada uno de los aspirantes al cargo, y decida conforme a esto, y no a la propaganda en la que solo aparece el candidato o candidata con una sonrisa de oreja a oreja y una frase pegajosa con la que invita a votar por él o por ella, y además haga hincapié en su honorabilidad y honestidad, que debiera ser primordial a la hora de tomar decisiones, otro gallo va a cantarle a México.

Los mexicanos se quejan amargamente del desempeño de sus representantes, pero infortunadamente no se ocupan de elegir racionalmente. Si existe un cargo público que no goza de las simpatías de la ciudadanía es precisamente este que estoy casi terminando, el de diputado, en mi caso, diputada. Los calificativos más duros son para los legisladores, entre los pronunciables destacan: “sinvergüenzas, vividores, cínicos, inútiles, levantadedos, vendepatrias…”, y de ahí para adelante. Si a esto le suma el desconocimiento que el grueso de la población tiene respecto a las tareas que les corresponden realizar a los legisladores, pues el repudio se agiganta. En el artículo 73 de la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos, se establecen las facultades que tiene el Congreso de la Unión; en el 74 las que son exclusivas de los Diputados, y en el 76 las de los Senadores.

Si se leen las disposiciones en cita, no quedará ninguna duda que las funciones sustantivas de un legislador son LEGISLAR; es decir, hacer leyes en las diferentes materias que ahí se especifican; APROBAR O RECHAZAR previa discusión, el Presupuesto de Egresos de la Federación y la Ley de Ingresos; REVISAR la cuenta pública; HACER nombramientos de ciertos funcionarios que particularmente corresponde a alguna de las dos Cámaras,en el caso del Senado; atender lo relativo a la política exterior, y demás que la propia Constitución establece. También corresponde a los legisladores DENUNCIAR los abusos e irregularidades que se cometan en el ejercicio del poder público. Lo que usted no va a encontrar en ninguna parte del articulado, es que a diputados o senadores corresponda otorgar la prestación de servicios públicos; esa es tarea del Poder Ejecutivo en sus distintos niveles de gobierno, o repartir despensas y todo género de mercaderías para tener a los más necesitados de rodillas, eso es una sinvergüenzada que ha contribuido con creces a robarles la dignidad a las personas, haciéndolas dependientes hasta la consumación de los siglos, para daño propio y del País. Tampoco hallará en el articulado ningún sustento jurídico para que el Congreso ordene la ejecución y observancia de las leyes, esas son facultades del Poder Ejecutivo.

Si usted quiere verdaderos representantes en la Cámara tiene que elegirlos con la cabeza fría, y llegados al cargo, no los deje, exíjales que cumplan con lo que le prometieron cuando fueron a la puerta de su casa a pedirle el voto; pero analice las promesas, porque estas tienen sentido y se podrán cumplir si se vinculan con las facultades establecidas en la Constitución, de otra manera le seguirán tomando el pelo. Los legisladores le deben el cargo a usted, por eso están obligados a rendirle cuentas; esa exigencia lo legitima a usted también como representado.

Ley de armas

Con la aprobación de reformas y/o adiciones a cuatro artículos de la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, la pregunta al cuerpo legislativo es ¿cuál es el objeto de la misma? Cito textual de la Exposición de Motivos: “… generar una nueva regulación encaminada a fortalecer los procesos de cooperación migratoria y aduanera de México con el resto del mundo, con el objeto de hacer más eficiente el flujo de personas y mercancías, abatiendo costos y tiempos, impulsando un mayor beneficio económico para nuestro país.

“Otro de sus objetivos consiste en establecer una regulación homologada a las obligaciones internacionales que nuestro país ha contraído en materia de protección de personas extranjeras protegidas, de visitas de jefes de estado, de gobierno, de ministros y altos funcionarios de otros países.

Se fortalece la implementación de procesos de preinspección aduanera, en el marco de cooperación bilateral con otros países. Es importante destacar que actualmente la Ley Aduanera , en su artículo 144, fracción XXXIII, ya prevé la posibilidad de que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público autorice el despacho de mercancías por las aduanas nacionales, de manera conjunta con las autoridades aduaneras de otros países.

Partiendo de esta disposición, la SHCP está facultada para establecer mecanismos para el desempeño de actividades conjuntas con autoridades de otros países en la inspección de las mercancías en instalaciones aduaneras del País, de aquellas empresas aprobadas y que voluntariamente acepten aprovechar los beneficios del esquema, para así considerarlas preinspeccionadas, permitiendo su ingreso expedito al país importador, sin tener que someterse a una segunda revisión aduanera en casi la totalidad de los casos. Sin embargo, para hacer efectivos los citados esquemas es necesario asegurar las condiciones idóneas a los funcionarios aduaneros, es decir, las mismas condiciones que tienen en sus propias instalaciones.

Mismo procedimiento

Esto opera bajo el principio de reciprocidad internacional, para permitir que funcionarios aduaneros mexicanos que realicen funciones de preinspección de mercancías en otros países, cuenten con autorización para la salida del territorio nacional de las armas que requieran para el desempeño de sus funciones en territorio extranjero. La autorización de funcionarios aduaneros extranjeros para que puedan portar armas en los puntos de revisión de las aduanas ubicadas en territorio nacional, corresponde otorgarla a la Secretaría de la Defensa Nacional.

Será la que determine el arma autorizada, el local o la instalación en que será válida la portación, así como los límites y restricciones que considere conducentes. Asimismo, prevé que únicamente podrán portar las armas que sean parte de su equipamiento en su país de origen, la cual deberá ser un revólver pistola cuyo calibre en ningún caso podrá ser superior a .40” o equivalente.

El mismo procedimiento para la portación de armas a los servidores públicos extranjeros de migración que participen en esquemas de preinspección migratoria en los puntos de tránsito internacionales. De igual manera, establece las reglas a observar para los guardias o escoltas de seguridad de jefes de estado y funcionarios de alto rango de otros países. Las autorizaciones tienen carácter temporal -hasta por 6 meses- y son susceptibles de renovación.

Cabe señalar que sólo podrán portar un arma que no exceda el calibre 40. Y finalmente, en caso de que los agentes extranjeros incurran en un delito en territorio nacional, estos deberían ser sometidos a las leyes mexicanas, en todos los casos y sin excepción.

Revisar tambien

Zedillo, ‘chapulín fifí’ que brincó a empresa vinculada a gobierno: López Obrador

Agencias/El Presidente pidió que se apruebe la ley de austeridad que impedirá a funcionarios trabajar ...