Inicio / EL MUNDO / Plan del papa Francisco contra pederastia decepciona a víctimas

Plan del papa Francisco contra pederastia decepciona a víctimas

El pontífice concluyó una cumbre de cuatro días para tratar el escándalo de abusos sexuales dentro de la iglesia católica.

«Quisiera reafirmar con claridad: si en la Iglesia se descubre incluso un solo caso de abuso –que representa ya en sí mismo una monstruosidad–, ese caso será afrontado con la máxima seriedad», afirmó ante los líderes de las 114 conferencias episcopales de todo el mundo, secretarios de congregaciones, obispos y cardenales, reunidos en la Sala Regia del Vaticano.

Vamos a tomar todas las medidas posibles para que tales crímenes no se repitan. Que la Iglesia vuelva ser creíble y confiable»,

papa Francisco

Además, afirmó que colaborarán con la justicia de todos los países, «sin encubrirlos o subestimarlos».

Ocho puntos

Pese a que no había un documento final previsto, el papa ofreció un compromiso de futuro de ocho puntos en la lucha contra la pederastia y pidió un cambio en la mentalidad defensiva de la iglesia y una promesa para no volver a tapar los casos.

El primero fue el de la necesidad de «defender a los menores y para ello instó a cambiar la mentalidad para combatir la actitud defensiva-reaccionaria de salvaguardar la iglesia».

Reiteró la obligación de una total «seriedad» de la iglesia a la hora de abordar los casos, y aseguró que «no se cansará de hacer todo lo necesario para llevar ante la justicia a cualquiera que haya cometido tales crímenes».

Francisco también indicó la necesidad de mayor cuidado en «la selección y de la formación de los candidatos al sacerdocio».

Así como la necesidad de que en las Conferencias episcopales haya «parámetros que tengan valor de normas y no solo de orientación» y «desarrollar un nuevo y eficaz planteamiento para la prevención en todas las instituciones y ambientes de actividad eclesial».

Ningún abuso debe ser jamás encubierto ni infravalorado (como ha sido costumbre en el pasado), porque el encubrimiento de los abusos favorece que se extienda el mal y añade un nivel adicional de escándalo»,

Otra recomendación del papa fue «acompañar» a las personas abusadas y dar todo el «apoyo necesario, valiéndose de expertos en esta materia».

En la ira justificada de la gente, la Iglesia ve el reflejo de la ira de dios, traicionado e insultado por estas deshonestas personas consagradas»,

papa Francisco

No obstante, el discurso fue mal recibido por algunas víctimas presentes en Roma para la contracumbre, que esperaban una respuesta más contundente.

«Sólo ‘bla, bla’. Todo culpa del diablo. No me sorprende, me decepciona», comentó el suizo Jean Marie Furbringer, de una asociación de víctimas.

El español Miguel Hurtado, que denunció abusos sexuales en el pasado por parte de un monje de la abadía de Montserrat (España), y es uno de los portavoces de Organización Global de Víctimas (ECA), afirmó que las palabras del papa Francisco han sido como «un guantazo»; asimismo, consideró las propuestas del pontífice como «genéricas» y mil veces repetidas y afirmó que no habló de las verdaderas propuestas que esperan las víctimas.

«Entregar a la justicia a los responsables, de entregar los documentos a la magistratura y no destruirlos como desveló uno de los obispos, o que los responsables de los abusos van a perder su puesto de trabajo, ni de indemnizar económicamente a las víctimas…».

El italiano Francesco Zanardi, presidente de la Red de Víctimas de Italia, también lamentó que el papa hubiera pronunciado solo «frases hechas» y no haya hablado de «procedimientos concretos, de dimisiones de obispos, de denuncias a la magistratura. La campaña de tolerancia cero anunciada por el Vaticano se ha convertido en credibilidad cero».

La cumbre, la primera sobre ese tema que se celebra en la historia de la iglesia, estuvo marcada por las historias de horror y dolor narradas cada día por algunas víctimas de abusos ante los líderes católicos, reunidos en la Sala del Sínodo del Vaticano.

Para evitar que sean destruidos archivos sobre los autores de abusos sexuales, algo denunciado en la cumbre, será aprobado un «vademecum» con los criterios que todo obispo tiene que aplicar.

El pontífice reunió obispos de todo el mundo durante cuatro días para recordarles que los abusos sexuales cometidos por sacerdotes y su encubrimiento no son solo un problema que afecte a determinados países, sino que es una cuestión global que amenaza a la misión de la Iglesia católica.

Tenemos que reconocer con humildad y coraje que estamos cara a cara con el misterio del mal, que golpea con más violencia a los más vulnerables porque son una imagen de Jesús»,

Revisar tambien

Inicia temporada de huracanes en el Pacífico

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos estima que en esta temporada el número ...