Inicio / SALUD / Piel seca y agrietada en los bebés con eccema promueve el desarrollo de enfermedades alérgicas

Piel seca y agrietada en los bebés con eccema promueve el desarrollo de enfermedades alérgicas

Investigadores del hospital National Jewish Health, en Denver (Estados Unidos), identificaron que la picazón y la piel seca y agrietada de los bebés con eccema son factores que promueven de manera significativa una progresión de síntomas o reacciones alérgicas conocida como «marcha atópica». Dicha progresión incluye el desarrollo de alergias a los alimentos, fiebre del heno y asma conforme los infantes van creciendo.

Los humectantes, particularmente al principio de la vida de un niño, pueden ayudar a prevenir el eccema, las alergias alimentarias y otras enfermedades alérgicas.

«Cuando las partículas de alimentos se introducen a través de la piel en lugar hacerlo por el sistema digestivo, es mucho más probable que causen alergias«, dijo el doctor Donald Leung, jefe de Alergia Pediátrica e Inmunología Clínica en National Jewish Health. «Las grietas en la piel de las personas con eccema a menudo desencadenan un conjunto de enfermedades alérgicas que se desarrollan a lo largo de varios años«.

Ava Segur, de 17 años, experimentó la marcha atópica de primera mano. Comenzó con eccema cuando tenía solo seis semanas de edad. Su madre, Stephanie, dijo que intentaban controlar la inflamación de su piel, cuando de repente se enfrentaron a otro problema. «Tenía colmenas en los brazos y el cuello«, relató. «Así que la llevamos al hospital y descubrimos que era alérgica a los cacahuetes, piñones y mariscos«. Unos años más tarde, Ava desarrolló asma inducida por el ejercicio.

Ava ha participado en numerosos ensayos clínicos que buscan mejorar los tratamientos para el eccema y comprender más a fondo la marcha atópica. «Si podemos encontrar una solución que funcione para detener esto antes de que comience, será muy gratificante saber que pude ser parte de eso«, aseguró Ava.

«Restaurar la barrera cutánea tan pronto como se desarrolle el eccema es la mejor forma de detener el avance atópico y evitar que se desarrollen enfermedades alérgicas«, subrayó Leung.

La piel forma una barrera importante, mantiene la humedad y elimina los alérgenos o microbios externos. La investigación realizada por Leung y su equipo demostró que los pacientes con eccema carecen de proteínas y lípidos importantes en las capas externas de la piel. Como resultado de la barrera cutánea defectuosa de estos pacientes, el agua se escapa de la piel, secándola y provocando grietas y picazón. La piel agrietada que pica es un sello distintivo del eccema.

Rascar la piel seca y con picazón de los pacientes con eccema puede dañar aún más la barrera cutánea y activar el sistema inmunológico. La creciente evidencia recopilada por el doctor Leung y otros expertos revela que las partículas de alimentos que entran al cuerpo a través de las grietas cutáneas pueden desencadenar una respuesta alérgica, que a su vez conduce a la alergia alimentaria. Una vez que se ha activado esa respuesta alérgica, el sistema inmunológico está listo para desarrollar no solo el eccema y las alergias alimentarias, sino también la fiebre del heno y el asma.

Para prevenir esto, los especialistas recomiendan lo que llaman «remojar y sellar», que consiste en hidratar bien la piel en un baño de agua tibia, y luego retener la humedad con un ungüento hidratante. Es un método que, según Kriston Kline, ayudó a que la piel de su hijo de 19 meses comenzara a sanar en tan solo una semana.

«Le brindó un alivio inmediato, y cada vez que hacemos un tratamiento de remojo y sellado, su piel se ve mucho mejor«, afirmó Kline. «Esto no solo lo hace sentir más cómodo ahora, sino que además puede ayudarlo a protegerse de las alergias y el asma, lo que significa un gran beneficio para su futuro«.

El doctor Leung cree que el cuidado minucioso de la piel de un bebé desde su nacimiento podría prevenir el eccema y otras enfermedades alérgicas. La piel de un bebé es particularmente susceptible a secarse cuando emerge por primera vez del ambiente cálido y acuoso del útero hacia el aire seco del mundo exterior. Algunos estudios pequeños han sugerido que el tratamiento regular con cremas hidratantes para la piel puede ayudar a reducir las probabilidades de que un bebé desarrolle eccema y otras enfermedades producidas por la marcha atópica.

Por ahora, Leung se encuentra trabajando para confirmar los hallazgos de dichos estudios e identificar los componentes hidratantes ideales para prevenir el eccema y las afecciones de la marcha atópica.

Vía: National Jewish Health

Revisar tambien

Con terapia, medicamentos y cirugía, IMSS trata a derechohabientes con enfermedad de Huntington

Se estima que ocho mil personas en México tienen este raro mal genético Se caracteriza ...