Inicio / OPINIÓN / Parece volver el presidencialismo

Parece volver el presidencialismo

Opinión-colorCon las confirmaciones del nuevo ministro de la Suprema Corte de Justicia, Eduardo Medina Mora, y de la nueva titular de la PGR, Arely Gómez, parece que nada puede oponerse a las decisiones del presidente Enrique Peña  Nieto, así sean tan controvertidas como éstas. Da la impresión que dijera: esto es lo que hemos decidido yo y mi pequeño círculo de colaboradores cercanos y es lo que vamos a realizar, no importando el descontento que se pueda generar en la población mexicana.

Algo similar sucede con las llamadas “reformas estructurales” impulsadas por su gobierno, que si bien contaron en su aprobación con la anuencia de los partidos del Pacto por México, generaron, y siguen haciéndolo, muchísimos cuestionamientos e incertidumbres en amplios sectores de la sociedad mexicana sobre su pertinencia y sus beneficios reales.

Empero, con una danza de cifras —en miles de millones… de dólares, no de pesos, todavía la unidad monetaria de nuestro país— esta semana se dio inicio al cumplimiento de la nueva directriz de comunicación social del gobierno del presidente Peña Nieto sobre la “correcta implementación” de sus reformas estructurales, con una inundación de presentaciones de los secretarios de Estado involucrados, de los directores generales de empresas públicas o “productivas de estado” como Pemex o CFE, y artículos periodísticos de los mismos personajes y de otros funcionarios de las diferentes dependencias, propaganda oficial toda diseñada para convencernos a los mexicanos de las inmensas bondades y beneficios de dichas mentadas reformas.

El punto clave aquí es que las muy diversas dudas que entre el pueblo de México existen al respecto no se relacionan con la puesta en vigor de tales legislaciones sino con la validez de sus objetivos, al hecho de que su implementación, en lugar de traer beneficios para el país, lleva más bien a una debilidad creciente de la autosuficiencia de la economía y la política mexicanas, en un mundo cada vez más desigual y dominado por grandes corporaciones. Y, precisamente, la principal línea discursiva que se está utilizando para justificar las reformas es la absurda fijación en los millones de dólares de inversionistas extranjeros, a los que tenemos que convencer para que vengan a comprar activos nacionales. “Para asegurar que más inversiones productivas lleguen a México tenemos que generar el ambiente propicio, potenciar, elevar y ampliar nuestras condiciones para atraer esos capitales”, repite el presidente.

Así, sin certeza en cuanto al cálculo anticipado de los dólares que esta ola propagandística asegura, se dice que las primeras inversiones que detonará la reforma energética llegarán a 62 mil 500 millones de dólares entre 2015 y 2018. Si se agregan 28 mil 240 millones de dólares que se pregona serán generados en el sector eléctrico y 15 mil 251 millones de dólares por la reforma en telecomunicaciones, se tendrá un total de inversiones, sólo por estas tres reformas, de 105 mil 991 millones de dólares, o sea 1 billón 590 mil millones de pesos (a un conservador tipo de cambio de 15 pesos por dólar).

Las reformas ya se deberían haber reflejado en las perspectivas de creación de empleos dignos, para millones de mexicanos que los necesitan con urgencia. Para salir de la deprimente visión diaria de muchedumbres de personas en plena edad de trabajar, dedicados no a empleos o trabajos formales sino a las más inimaginables ocupaciones, superficiales, redundantes, que no agregan productividad, a pesar de la reforma laboral. Así, según encuesta de la firma especializada, ManPower, “no se prevé una mejora en la apertura de puestos de trabajo, al cierre de los primeros seis meses del año”.Seguimos pues en el desempleo, el estancamiento económico, la crisis fiscal, la devaluación del peso, la crisis de Pemex y de nuestra industria petrolera. Y en la desnacionalización y una tendencia hacia un autoritarismo, de ninguna manera convenientes a la República.

Erick Zúñiga

Revisar tambien

Zedillo, ‘chapulín fifí’ que brincó a empresa vinculada a gobierno: López Obrador

Agencias/El Presidente pidió que se apruebe la ley de austeridad que impedirá a funcionarios trabajar ...