Inicio / OPINIÓN / Panorama desolador

Panorama desolador

 

Opinión

El Informe señala once áreas de riesgo clave en el aparato gubernamental, y todas tienen dos cosas en común: primero, que en el presente están afectando la operación y ejecución de los programas y, en el futuro, se materializarán en la repetición de fallas o irregularidades; segundo, que de momento no presentan problemas, pero es muy probable que se observen subsecuentemente.

Información sobre beneficiarios de programas sociales; revelación de pasivos y gastos; integración efectiva de la participación ciudadana en la gestión de los programas públicos; adquisiciones, contrataciones o inversiones que no representan las mejores condiciones para el Estado; obra pública; participación de intermediarios en la dispersión del gasto público; subejercicios presupuestales; débil incorporación de tecnologías de la información y comunicaciones en el ejercicio gubernamental; programas públicos duplicados y sin coordinación; servicios suministrados por particulares; y mal diseño e implementación de políticas públicas para atender algunos problemas públicos. Encima, estas once áreas comparten otros dos rasgos: debilidad en los sistemas de control interno y fallas en el diseño de la normatividad aplicable.

Pero eso no es todo, pues lo más delicado del informe son los hallazgos de la fiscalización superior del Gasto Federalizado, es decir, lo que los auditores encontraron al revisar el ejercicio del dinero de la federación en los estados.

Entre las principales observaciones se pueden destacar los recursos no devengados, no ejercidos o no reintegrados a la tesorería de la federación; falta de documentación comprobatoria del gasto; recursos ejercidos en conceptos que no cumplen con los objetivos específicos de cada fondo o programa; retenciones no enteradas a terceros institucionales; recursos no entregados a los ejecutores e irregularidades y retrasos en la ministración de recursos o de rendimientos financieros a dichos ejecutores; transferencia de recursos a otras cuentas bancarias; y pagos improcedentes o en exceso.

Dijo el Auditor Superior en el evento de presentación: “Es mi deber señalar que las observaciones en las auditorías del gasto federalizado son numerosas y recurrentes; dicha situación es expresión de problemas arraigados en los gobiernos locales y sus funcionarios, por lo que su erradicación es compleja.”

Como en toda la revisión y sus hallazgos, las causas raíz de las problemáticas identificadas, en este caso, también lo son la inadecuada implementación de sistemas de control interno y la pobreza del diseño legal. “Sin embargo… se encuentra una falta de voluntad política por generar las condiciones adecuadas para rendir cuentas” aclaró el Auditor Superior. ¿Así o más claro? Creo que no hay mucho que agregar, salvo quizá que urge terminar el ciclo de reformas para darle vida finalmente al Sistema Nacional Anticorrupción. ¿Alguien dijo prisa? Sí, en San Lázaro y en Bucareli, espero.

Águila o Sol

De: Prof. Monjardín

Inversión pública

El recorte de gasto público anunciado por $132 mil millones o 0.7% del PIB cubre parte de la brecha de ingreso fiscal, tomando en cuenta las coberturas a 49 dólares para 212 millones de barriles (el 53% de la meta de exportación). Otros 189 millones de barriles de exportación quedaron sin cobertura y de ahí el recorte en Pemex.

Entre 2013 y 2015 el ingreso petrolero fiscal cayó de 5.4% a 2.3% del PIB (-3.1 puntos porcentuales). Esto se cubrió con un aumento de la recaudación de impuesto sobre la renta por 1.2 puntos y un impuesto especial de gasolina que después de tener un saldo negativo en 2013 llegó a 2 puntos del PIB en 2015. Hasta ahí, quedó solventada la fuerte caída de ingresos.

Si eso fue así, entonces las razones por las que el Banco de México hoy insiste en un ajuste fiscal significativo deben ser las proyecciones que se puedan desprender 2 a 3 años adelante. Es ahí donde surge la necesidad de más ajuste.

Primero, el gasto total público aumentó en ese mismo periodo en 1.1 puntos del PIB. Segundo, en 2015 el déficit fiscal fue 3.5% del PIB y el gobierno se comprometió a reducirlo 3% este año y más en los próximos.

Tercero, aunque el impuesto de gasolina y diésel aporta tanto como 2% del PIB, en realidad es un ingreso fortuito, pues se deriva de una diferencia entre el precio de venta en México y el costo de la gasolina importada, mucho más bajo. Para 2018 la reforma de energía contemplaba la liberalización del mercado de gasolina, pero hoy el anuncio es adelantarla a 2016. No sabemos que pase este año con estos ingresos, pero en 2019 no debería contarse con ellos.

Cuarto, Pemex adeuda mucho a proveedores y, por ahora, Nafin hará frente a parte de esas obligaciones. El presidente de Canacintra estimó que a proveedores nacionales les deben 100 mil millones de pesos, pero debe haber una cifra adicional para proveedores extranjeros.

Todas estas presiones sugieren que el ajuste del gasto público a mediano plazo sería cuando menos 2 a 3 puntos del PIB adicionales a lo anunciado.

Eso implica a los precios actuales más de 500 mil millones de pesos, recortes que podrían no ser viables en la coyuntura económica y social de México.

Quizás lo mejor en esta coyuntura sea no comprometer reducciones de gasto más que en cifras menores a 1% del PIB y repetirlas por uno o dos años más, si eso es políticamente posible. Y hasta donde no lo fuera, posponer la continuación del ajuste fiscal para después de 2018.

Mucho de lo que motivó el anuncio del recorte de gasto fue la presión del mercado sobre el tipo de cambio del peso. Esto es así, en parte, por un cambio de expectativas sobre la trayectoria fiscal de México, después de la caída tan fuerte de ingresos petroleros.

Así, parte de la presión del mercado podría responderse con ajustes más modestos que los sugeridos arriba, siempre y cuando se anuncien con toda antelación y sus metas se cumplan.

No sabemos cuál será el ambiente económico global en los próximos 2-3 años, pero cuando menos un escenario es de estancamiento o muy bajo crecimiento. Ahí habría un poco más de tolerancia por el consenso internacional a políticas de gasto público más holgadas. Sin dejar de ser riesgoso, un ajuste muy gradual del gasto podría ser factible si hay mucha confianza en la dirección que muestra la economía y hay realismo en las medidas que se anuncien.

Eso hace indispensable una actualización del marco macroeconómico multianual, así como la protección al máximo de los proyectos de inversión pública que tangan impacto positivo en el crecimiento.

Corrupción e impunidad

Donald John Trump señaló, hace unos meses, que no todos los que van a la guerra son héroes, y fue más allá al indicar que las acciones del senador John McCain no tuvieron gran mérito. “Fue héroe porque lo detuvieron como prisionero de guerra”. Dijo esto en el Partido Republicano que tiene en McCain a uno de sus héroes favoritos y en un país que tiene mucho respeto por los veteranos de guerra.

Meses después aseguró que es imposible que pierda la elección presidencial en Estados Unidos: “Así me parara en medio de la Quinta Avenida de Nueva York y disparara a una persona en plena luz del día, seguiría arriba en las encuestas”. Su último dislate fue decir que Enrique Peña Nieto manipuló al Papa Francisco para criticar la política migratoria de Estados Unidos que Trump promete endurecer.

La semana pasada aseguró que su contrincante por la candidatura republicana, el senador Marco Rubio, no es elegible por su origen cubano. Rubio nació en el corazón de Miami, su elegibilidad esta fuera de toda duda. Trump sigue a la cabeza en las encuestas en un partido que se preciaba de sus valores morales y éticos. El Partido de Lincoln, como les gusta recordar. Confío que el Senador de orígenes humildes pueda detener al billonario elitista, racista y populista Trump, verdadero fascista.

En la Historia de Latinoamérica, a derecha e izquierda del espectro ideológico, es enorme el repertorio de cinismo, pero en estos años se ha intensificado. Era de suponerse que en los tiempos de la comunicación, cuando todo se sabe en cuestión de segundos, los corruptos y malvados encontrarían en ella a su peor enemigo. No es el caso, muchas veces sucede todo lo contrario. Como no pueden ocultar sus fechorías, los modernos faraones las celebran y presumen a plena luz del día. Apuestan al conformismo de los ciudadanos.

Como se saben impunes, gobernadores y alcaldes no tienen empacho en dilapidar millones de pesos del erario público, para autopromocionarse y vanagloriarse.  Mientras tanto, más de la mitad de los mexicanos vive en condiciones de miseria. El gobernante descubierto con las manos en la masa, se promociona al día siguiente en eventos pagados con dinero público para ser aplaudido y vitoreado por las víctimas de sus delitos. Dar el nombre de un Estado o Municipio es lo de menos, la epidemia es generalizada, encontrar la excepción es lo difícil.

En México ni el Presidente ni el Secretario de Hacienda pueden justificar sus lujosas mansiones, pero miles de personas están en la cárcel sin sentencia alguna, mientras la impunidad permanece en el 99%, y el 75% de los delitos no se denuncia. La crisis económica que atravesamos a raíz de la debacle petrolera acentúa, profundiza y extiende la corrupción.

Oaxaca turístico

Una de las primeras decisiones de Enrique de la Madrid Cordero al llegar a la Secretaría de Turismo fue diseñar estrategias para atraer a más visitantes a partir de la gran riqueza cultural del país, sin soslayar la importancia del sol y la playa. El tema pasa por nuestras raíces históricas, pero también por activos únicos como la gastronomía.

En ese tenor ahora el titular de Sectur quiere capitalizar que el mezcal está de moda y esta semana promoverá la muestra ¿Por Qué Mezcal?” Aunque se produce en varias entidades el mezcal es una bebida que ha mejorado la economía del estado de Oaxaca, y la idea es que sea foco de interés de turistas nacionales y extranjeros. El Consejo Regulador del Mezcal indica que la bebida espirituosa entre 2010 y 2015 pasó de una producción de 270 mil litros a un millón y medio de litros comercializados, lo que es fiel reflejo de la demanda que tiene en varios mercados.

Laura Martínez, directora de Promoción Comercial de la Secretaría de Turismo y Desarrollo Económico de Oaxaca dice que, de la producción total de mezcal en el país, el 93.7 por ciento proviene de ese estado, lo que significa un valor anual de 115 millones de dólares que benefician a más de 40 mil familias que viven en 603 diferentes localidades de seis municipios productores de esa entidad.

Revisar tambien

Procuraduría de Tamaulipas ubica 38 restos óseos en fosa de Reynosa

Hora Cero/Cd. de México.-Un total de 38 fragmentos óseos han sido localizados en el cementerio ...