Inicio / OPINIÓN / Oportunidades de desarrollo

Oportunidades de desarrollo

Opinión-colorErick Zúñiga

En las estrecheces del mundo actual, y a pesar de que distamos todavía de lograr el manejo sustentable que ya permite el avance del conocimiento y la tecnología, debemos reconocer que México es un país suficientemente dotado en territorio y recursos naturales y humanos para ofrecer a todos sus habitantes modos de vida y trabajo dignos y honestos, sobre la base fundamental del uso y ocupación racional de esas riquezas, y con el mayor cuidado en su preservación. Al mismo tiempo, que sí es posible, y necesario, participar activamente en las relaciones internacionales políticas, económicas, de cooperación, pero asegurando también un modelo donde las contribuciones externas al desarrollo nacional sólo sean complementarias a nuestros recursos internos bien aprovechados.

Una estrategia así, de internalización de la dinámica del desarrollo, es esencial para impulsar con fuerza el crecimiento de la economía, que ha sido tan precario en los últimos lustros, y poder de esa forma dar ocupación plenamente a la formidable fuerza de trabajo de México (unos 70 millones de personas, sin contar a los menores de 15 años ni a los mayores de 65 años). Es decir, con salarios suficientes de los integrantes de una familia para una vida digna, y con las prestaciones legales, incluida la seguridad social y la acumulación de antigüedad en el trabajo para un decoroso retiro. Las cifras actuales, y cuando éstas no son suficientemente claras, la realidad que todos los días observamos, nos señalan el arduo esfuerzo que ha de ser realizado para lograr esos razonables objetivos, pues aunque los datos oficiales del INEGI informan que el desempleo abierto es sólo un 5% de la población económicamente activa, el propio INEGI reconoce que dentro de la población ocupada hay un gran segmento de subocupados.

Es urgente, pues, internalizar la dinámica del desarrollo económico de México. Las oportunidades son múltiples, y unos cuantos ejemplos lo pueden ilustrar. ¿Por qué estamos importando, legalmente o mediante el contrabando desatado, tantísimos productos que fábricas y trabajadores mexicanos podrían proveer fácilmente si las instituciones responsables a ello se abocaran? Nuestra industria del textil y del vestido, de los zapatos y productos de cuero, de aparatos eléctricos y electrónicos, utensilios diversos y otras, se ven abrumadas por los proveedores extranjeros, que surten no tan sólo a pequeños comerciantes sino cada vez más a los grandes distribuidores y tiendas departamentales, e incluso suplantan artesanías mexicanas. Ítem más, cuando se desploma ahora el precio del petróleo crudo que exportamos a menos de 50 dólares por barril, de un precio máximo de exportación de casi

Vayamos al campo mexicano. De su superficie total, nuestro país tiene un 13% de tierras cultivables (aparte los bosques*), unos 26 millones de hectáreas, que son poco aprovechadas, a pesar de que tenemos muchos campesinos desocupados o subocupados, y contamos con la posibilidad de crear la infraestructura necesaria de obras de riego, de apoyo técnico, crediticio y al mercadeo. Dar el precio justo o los apoyos que piden los productores de maíz, de café y otros. Pero no, la agricultura aporta apenas un 4% del PIB total, en tanto que distamos mucho de la autosuficiencia alimentaria, pues importamos unos 20 millones de toneladas de los granos de consumo básicos, e incluso de muchos otros productos agrícolas tradicionales.

Se quiere resaltar mucho la importancia del Programa Nacional de Infraestructura. Sin embargo, ¿por qué la tajada del león del mismo se concentra en proyectos de diseño extranjero, con tecnología, elementos principales y materiales traídos de otros países?; ¿por qué no retomar la política de asimilación productiva y desarrollo interno de la tecnología avanzada que necesitamos?

Revisar tambien

Zedillo, ‘chapulín fifí’ que brincó a empresa vinculada a gobierno: López Obrador

Agencias/El Presidente pidió que se apruebe la ley de austeridad que impedirá a funcionarios trabajar ...