Inicio / OPINIÓN / “Beneficencia” y solidaridad obligada

“Beneficencia” y solidaridad obligada

Ferrando Vasquez Loyo

El pasado mes de agosto, el Instituto Nacional Electoral (INE) presumió de forma pomposa la cifra histórica de 25 mil 45 millones de pesos que solicitó para el proceso electoral del 2018, de los cuales 6 mil 788 millones se asignarán a los políticos; esta cantidad representa un aumento de diez mil millones de pesos en comparación con el proceso del año 2012.

Con lo que no contaban es que el 7 de septiembre un sismo de 8.2 grados en escala de Richter provocaría más de 2 millones de damnificados en Oaxaca y Chiapas.

Desde ese momento, el pueblo mexicano comenzó a exigir a autoridades y actores políticos que otorgaran ese presupuesto a la reconstrucción del patrimonio de los damnificados.

La respuesta no se hizo esperar, Andrés Manuel López Obrador, líder máximo del Partido Morena, dijo que donaría parte del presupuesto del partido a los damnificados; lo que respondieron nuestras legalistas autoridades electorales fue algo que sorprendió a muchos; el consejero Benito Nacif dijo: “Está prohibido que los partidos destinen a fines distintos los recursos públicos que les entrega el INE; por lo que, de donar sus recursos, Morena sería multado”

Magnificando la tragedia, el 19 de septiembre, a 32 años del terremoto de 1985, una hora después de terminar el simulacro, sonaron las alertas sísmicas y los ciudadanos creyeron que formaba parte del mismo evento, pero, ¡oh sorpresa!, un terremoto de 7.1 grados sacudió la Ciudad de México, el estado de México, Puebla, Morelos, Guerrero y sí, también Oaxaca.

Después de la tragedia que dejó 278 muertos, el clamor ciudadano se intensificó; al son de #PartidosDenSuDinero, miles de usuarios de Twitter alzaron la voz y exigieron nuevamente que los partidos renunciaran a las prerrogativas.

Una vez más, la respuesta no tardó, el benévolo Andrés Manuel López Obrador dijo que, de los 650 millones de pesos que le corresponden a Morena donaría el 20 % a los damnificados, aún si el INE está en contra ya que a él no le parecen correctos esos lineamientos; o sea, del dinero del pueblo, entregaría 130 millones de pesos. ¡Que amabilidad!

Pasaron las horas y el presidente nacional del Partido Revolucionario Institucional, el abogado y ¿economista?, Enrique Ochoa Reza, fue el primero en pronunciarse; en su cuenta de Twitter dijo estar en contacto con el INE y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para que la donación se pueda realizar sin violar la ley. ¡Qué fácil es hacer caravana con sombrero ajeno!

Más tarde, Ricardo Anaya Cortés afirmó que el partido que preside, el Partido Acción Nacional “está dispuesto a apoyar a los damnificados sin hacer lucro político”, otro santo, pero ahora de derecha, que también quiere colgarse medallas con el dinero del pueblo.

La que tardó más fue la maestra María Alejandra Barrales Magdaleno, lideresa nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD), quien confirmó lo que su homólogo ya había ofrecido: entregar recursos de campaña para la reconstrucción de los daños y patrimonio de los afectados.

Ahora resulta que la simpática exazafata también se suma a esta horda de haraganes que se adueñan del dinero que todos los mexicanos aportamos a través de nuestros impuestos.

Finalmente, quienes tienen que resolver el tema, son las autoridades electorales, diputados y senadores, quienes no se han pronunciado sobre esta exigencia ciudadana, esperemos que dejen de escudarse en la ley (cuando les conviene) para responder al pueblo mexicano como lo merece y destinen el presupuesto de las prerrogativas de los partidos y el INE a la reconstrucción de México, que tanto lo necesitamos.

Revisar tambien

Sanciones necesarias

  Erick Zúñiga El general Salvador Cienfuegos reunió el sábado a 30 mil elementos del ...