Inicio / SALUD / Nueva vacuna contra el herpes zóster busca proteger a más personas

Nueva vacuna contra el herpes zóster busca proteger a más personas

El herpes zóster (o culebrilla) es una condición dolorosa que involucra un brote de sarpullido o ampollas en la piel, generalmente en un lado del cuerpo.

Es causada por el virus varicela-zóster, que es el mismo virus causante de la varicela. Esta erupción dolorosa puede permanecer en un área del cuerpo, o puede extenderse a muchas áreas más.

Anteriormente, las vacunas para el herpes zóster estaban recomendadas para personas de 60 años o más, pero ahora se sugiere el uso de una nueva versión aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA).

La nueva vacuna contra el herpes zóster ha sido creada y recomendada para un grupo más grande de personas, así lo indicó Susan Rehm, experta en enfermedades infecciosas de la Clínica Cleveland. En este momento, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) están recomendando que todas las personas mayores de 50 años se apliquen la nueva vacuna contra el herpes zóster.

Rehm dijo que alrededor de un tercio de la población tendrá culebrilla en algún momento de su vida, y ese riesgo aumenta hasta en un 50 por ciento una vez que la persona alcanza los 50 años de edad.

La nueva vacuna contra el herpes zóster se administra en dos inyecciones, mientras que la vacuna anterior solo se administraba con una.

El nuevo biológico viene con un adyuvante, lo que significa que es más eficaz, pero también significa que el brazo de la persona podría sentir más dolor después de recibirlo.

No obstante, la doctora Rehm mencionó que un poco de incomodidad debida a la inyección vale la pena, pues alrededor del 15 por ciento de quienes contraen herpes zóster desarrollan una condición dolorosa llamada neuralgia postherpética, la cual puede mantenerse mucho después de que se haya resuelto el sarpullido.

La dolorosa complicación es difícil de controlar y el riesgo de desarrollarla aumenta con la edad.

Rehm subrayó que quienes recibieron la vacuna vieja también deben aplicarse la nueva, porque la vacuna previa pierde eficacia con el tiempo y la nueva brinda un mayor nivel de protección.

Incluso si una persona ya ha tenido herpes zóster antes de los 50 años o ha sido vacunada contra la varicela, la especialista aseguró que es mejor comenzar la nueva vacuna contra el virus a los 50 años.

Agregó que si se tiene un historial médico de varicela, es probable que haya habido exposición a la misma en algún momento, por lo que es crucial recibir la vacuna debido al riesgo de desarrollar herpes zóster.

Por último, la doctora Rehm enfatizó la importancia de que las personas sepan que es imposible contraer la culebrilla de la nueva vacuna, porque no existe virus vivo en ella.

 

Vía: Cleveland Clinic

Revisar tambien

IMSS: uso inadecuado de lente de contacto puede provocar pérdida de la visión

Detectar a tiempo problemas visuales, pueden evitar daños a futuro Padecimientos de la vista como ...