Inicio / OPINIÓN / No bastan las leyes

No bastan las leyes

Opinión-colorÁguila o Sol

De: Prof. Monjardín

Desde la Constitución de 1917 se ampliaron las funciones de la Contaduría Mayor de Hacienda dependiente del Poder Legislativo, pero dado el control que en la práctica tenía el Ejecutivo sobre el Legislativo, esta dependencia se volvió inoperante.

Ese mismo año de 1917 el Presidente Venustiano Carranza creó el Departamento de la Contraloría, dependiente directamente del Ejecutivo, lo cual facilitó que el ejercicio de las funciones de control las realizara el mismo Poder Ejecutivo. En 1932 se reforma la Ley de Secretarías de Estado y la Contraloría pasa a la Secretaría de Hacienda, lo cual permitió al Presidente disponer de los recursos a su arbitrio.

El Presidente Obregón utilizó las finanzas de las empresas privadas y obtuvo cuantiosos préstamos que no aliviaron la pobreza del país arruinado. El presidente Calles con la formación del PNR debilitó la estructura caciquil en aras de la centralización del poder; se volvió más rico de lo que era, impulsó sus negocios en el norte, abrió un casino en el DF y nombró como sucesor en la Presidencia a Pascual Ortiz Rubio.

Con el presidente Lázaro Cárdenas se consolidó el presidencialismo. Para neutralizar a los opositores les permitían beneficios con algunas prácticas que involucraban cierto grado de corrupción, la cual se consideraba benéfica desde el punto de vista de la cohesión del equipo de gobierno. El Presidente tenía un poder absoluto en un sistema sin contrapesos.

El 30 de diciembre de 1939 se aprobó la Ley de responsabilidades de los funcionarios y empleados públicos, de todos los niveles. Esta ley reguló la responsabilidad por delitos y faltas oficiales y se concedió acción popular para denunciarlos así como la declaración de procedencia (desafuero). Con esta ley el Presidente Cárdenas se pudo deshacer de los funcionarios que seguían leales a Calles y pudo cerrar las casas de juego diseminadas por todo el país.

Manuel Ávila Camacho inició el cambio de rumbo hacia la industrialización. No se le conocieron corruptelas, ya sea porque no las hubo o porque las hizo mediante su hermano Maximino, quien se autonombró Secretario de Comunicaciones y Transportes.

El gobierno de Miguel Alemán marcó una etapa decisiva en el desarrollo mexicano. El proceso de acumulación de capital encontró aquí su verdadero cauce, no se quedó sólo en el enriquecimiento de un grupo, fue la expresión más depurada de un proyecto de país. No hubo interés alguno por legislar contra la corrupción, ya que ésta era el ingrediente principal en las contrataciones para las obras públicas que dieron como resultado el enriquecimiento ilícito de los funcionarios públicos y que a partir de entonces adquirió carta de naturalización.

El Presidente Ruiz Cortines el 1 de diciembre señaló con su índice a los miembros del gabinete saliente diciendo que la corrupción había arrasado las arcas de la nación. Ésta es la primera ocasión en que se admite la corrupción en el sentido de lucrar con el bien público dentro del Estado Mexicano.

A partir de entonces, a principio de cada sexenio, se propone y se aprueba un nuevo órgano para acabar con la corrupción y conforme avanza se va olvidando, para volverlo a retomar al inicio del siguiente sexenio. Ahora no se aprobó de inmediato porque urgían las reformas económicas y un poco tarde pero se ha seguido proponiendo un nuevo órgano que ahora sí va a fulminar la corrupción.

La corrupción no necesita más leyes, lo que requiere es la voluntad política de evitarla, ya tenemos los órganos y las leyes. Habría que empezar por aclararles a todos los funcionarios que el cargo es para servir, no para servirse y enriquecerse y luego aplicar las leyes.

Elecciones 2015

Arrancó el año electoral 2015. Las precampañas ya comenzaron de manera formal. Los chapulines están haciendo de las suyas. Saltan de un lado  para otro. La actividad electoral se  desplegará en un entorno francamente adverso para el ejercicio de los derechos ciudadanos. A las nefastas consecuencias de la noche triste del 26 de septiembre en Iguala y Cocula, se han sumado otras calamidades, como la caída vertical en los precios internacionales del petróleo. Esto descarriló las proyecciones gubernamentales sobre las que se diseñó el presupuesto de la Federación de este año. De hecho, hace unos días las autoridades hacendarias reconocieron que está abierta la posibilidad de recortes en el gasto público, lo que traería un impacto impredecible en el ánimo de los votantes. Los sondeos de opinión registran caídas en la consideración de los ciudadanos sobre el desempeño de la clase política ante la problemática que enfrenta el país y su capacidad para solucionar problemas.

De cara a este panorama cabe plantear la pregunta: ¿Cómo llegan los principales partidos políticos de México al año electoral? En esta entrega del Mapa  Político se tocará en primer lugar la situación del Partido de la Revolución Democrática, que es el instituto político más perjudicado por el caso Iguala que todavía está en el aire, de manera que sus daños políticos puedan aumentar en cualquier momento. Más  adelante tocará el turno a PAN y PRI y a los partidos  más chicos y las tres nuevas opciones partidistas a nivel nacional.

Haciendo un poco de historia

Los antecedentes de la participación política de la izquierda mexicana se registran en el Partido Comunista Mexicano que durante sus primeros años vivió los mismos conflictos ideológicos que enfrentó el movimiento comunista en el mundo, provocados por la división entre estalinismo y trotskismo, en México con militantes célebres como Diego Rivera, quien fue expulsado del partido por su respaldo a León Trotski y el gran muralista David Alfaro Siqueiros que permanecía fiel al estalinismo; sin embargo, el partido se desliga de los actos de sus simpatizantes estalinistas dando un giro hacia el revisionismo y posteriormente hacia el llamado eurocomunismo.

Las décadas de 1950 y 1960 los gobiernos mexicanos de la época combatieron denodadamente  al Partido Comunista Mexicano, en muchas ocasiones al margen de la ley y con procedimientos de guerra sucia. En 1976 el PCM postuló como candidato presidencial al líder ferrocarrilero Valentín Campa. Recibió alrededor de un millón de votos, los cuales, debido a la falta de registro legal del partido, no fueron válidos oficialmente.

En el sexenio de José López Portillo, cuyo Secretario de Gobernación eraJesús Reyes Heroles, se instrumentó una amplia reforma política que en 1977 otorgó registro al PCM y a otros partidos políticos de izquierda, lo que les permitió participar en las elecciones legislativas de 1979 y obtener por primera vez una presidencia municipal en Alcozauca de Guerrero, y 18 diputaciones de representación proporcional en la LI Legislatura.

Así la historia, hasta el saldo del  último semestre sobre el  PRD, que ha sido francamente desfavorable. El partido vive un periodo de horas bajas que parece no tener fin. Destacan varios aspectos, que suponen retos para el sol azteca: La obtención de registro como partido político de Morena, el Movimiento de Regeneración Nacional que regentea Andrés Manuel López Obrador, que divide a las corrientes de izquierda y se erige como una bestia negra para  el perredismo pues le disputará el control sobre bastiones que llegó a imaginar escriturados de por vida, como el Distrito Federal. Muchas de las posiciones que el PRD tiene  hoy día en el Congreso se consiguieron gracias al efecto  del Peje sobre un amplio sector  del electorado.

Revisar tambien

Zedillo, ‘chapulín fifí’ que brincó a empresa vinculada a gobierno: López Obrador

Agencias/El Presidente pidió que se apruebe la ley de austeridad que impedirá a funcionarios trabajar ...