Inicio / TECNOLOGÍA / Mexicanos crean dispositivo de entrenamiento para eliminar cálculos renales

Mexicanos crean dispositivo de entrenamiento para eliminar cálculos renales

La litiasis renal (presencia de “cálculos” o piedras en el riñón) es un trastorno doloroso y frecuente en la población. Cuando los cálculos son de gran tamaño, el método tradicional para removerlos es mediante una cirugía abierta (incisión en el abdomen para llegar al riñón y extraer las piedras)­­, pero en las últimas décadas el tratamiento más usado ha sido la nefrolitotripsia percutánea, una intervención quirúrgica mínimamente invasiva.

Según Efraín Maldonado Alcaraz, urólogo del Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional Siglo XXI (CMNS XXI), del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), los pacientes que se someten a este procedimiento se recuperan rápidamente en comparación con aquellos que tuvieron una cirugía abierta; pero concretarlo requiere de mucha precisión, de entrenamiento adecuado y de una amplia experiencia del cirujano.

El CMNS XXI del IMSS es una de las instituciones públicas mexicanas donde más cirugías de cálculos urinarios se practican al año (de 30 a 40 por semana), por lo que también funge como centro de entrenamiento en cirugía percutánea para litiasis renal.

La exposición a dosis de rayos X —utilizada en este tipo de cirugía para mejorar la precisión del acceso al riñón mediante control fluoroscópico—, es una constante para los médicos. “Esta cirugía tiene un problema muy importante: a los urólogos les da miedo practicarla, pero además, la persona que está aprendiendo a realizar la cirugía recibe dosis de radiación cada vez que práctica. La radiación acumulada genera cáncer para el profesor y el aprendiz”, comentó el especialista.

Con base en lo anterior, Maldonado Alcaraz y sus colegas crearon un dispositivo de entrenamiento de punción percutánea renal, denominado iPERC. La herramienta permite al cirujano en formación tener una orientación adecuada de los sitios de acceso percutáneo al riñón, evitando además la exposición a la radiación.

El experto dijo que el médico aprendiz puede recibir una dosis de radiación de un millisievert (mSv) hasta seis mSv por cirugía, la cual varía según la dificultad técnica del procedimiento. Si a esto se le suma el número de procedimientos que el médico realiza durante el entrenamiento (de 25 a 30 casos), podría superar los 20 mSv de dosis máxima de exposición ocupacional por año recomendados por la Comisión Internacional de Protección Radiológica (ICRP, por sus siglas en inglés).

El dispositivo desarrollado por los médicos del CMNS XXI sustituye el uso de rayos X por una luz blanca que no emite radiación, pero ejerce la misma función que la fluoroscopia en el entrenamiento. iPERC es una pequeña caja que realiza movimientos de 0 a 30 grados, simulando el arco en C para procedimientos quirúrgicos. En la plataforma superior del aparato se coloca un dispositivo móvil con cámara para grabar video, permitiendo a los cirujanos visualizar las maniobras en tiempo real.

“Dentro de la pequeña caja se coloca un modelo tridimensional hecho de resina que cuenta con un circuito eléctrico, este tiene un electrodo exactamente en el punto donde el médico deberá puncionar. La herramienta tiene un pedal de activación y desactivación de una luz blanca que no emite radiación. Cuando se realiza una punción perfecta, la herramienta emite una luz led; si esta no se enciende, el médico puede practicar muchas veces sin lastimar su salud, al paciente o a un animalito”, detalló Maldonado.

El doctor mencionó que iPERC es una innovación médica que revoluciona la enseñanza de la cirugía nefrolitotripsia percutánea.

“Quisimos resolver un problema que teníamos los urólogos, pero también para que los médicos en formación no tengan miedo a realizar estas cirugías, entonces, acortamos la curva de aprendizaje. Los modelos de práctica que existen son animales, cerdos, pero no está bien visto usar animales para estos fines. Además, la anatomía del cerdo no es tan parecida a los conductos internos del riñón del ser humano. Existen otros modelos que usan ultrasonido, y modelos anatómicos que a veces no se parecen a lo que se hace en un ser humano”, explicó el también miembro del Sistema Nacional de Investigadores.

El avance se encuentra en trámite de obtención de patente del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), y se diseñó para aprovecharlo, además, en otro tipo de cirugías. Maldonado Alcaraz presentó la innovadora herramienta en el Congreso Anual de la Asociación Europea de Urología y en el Congreso de la Asociación Americana de Urología.

Revisar tambien

Crean nanorrobots capaces de eliminar bacterias dañinas de la sangre

Ingenieros de la Universidad de California en San Diego, dirigidos por Joseph Wang y Berta ...