Inicio / Principales / Mexicanas diseñan nueva guía gráfica para facilitar la educación nutricional

Mexicanas diseñan nueva guía gráfica para facilitar la educación nutricional

Lograr una alimentación equilibrada y saludable es un hábito que se adquiere con disciplina. Para ello, es fundamental contar con herramientas actualizadas para comprender a fondo los beneficios de cada alimento. Con base en lo anterior, expertas en nutrición del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) de la Universidad de Guadalajara (UdeG) diseñaron la Guía de Salud Integral, una nueva representación gráfica para facilitar la educación nutricional.

Se trata de una representación gráfica similar al tradicional Plato del Bien Comer, la cual modifica las proporciones de los alimentos, los reclasifica y agrega elementos nutricionales y de conducta externa, ofreciendo una alternativa visual para quienes deseen modificar sus hábitos hacia una alimentación más saludable.

La idea de las académicas se gestó tras analizar a detalle el Plato del Bien Comer, lo que dio lugar a una serie de cuestionamientos sobre el diseño de esta herramienta. Por ejemplo, en la parte de cereales se incluyen alimentos procesados, indicó Martha Betzaida Altamirano, una de las creadoras de esta nueva representación gráfica y maestra en psicología de la salud.

“Había unos aspectos en el plato que no nos gustaban o no nos convencían como profesionales, en cuanto a que en esa representación se utilizan alimentos que podría parecer que son aconsejados, y que si bien no están prohibidos tampoco son las mejores opciones”, comentó la especialista.

El Plato del Bien Comer es una representación gráfica actualmente recomendada por la Secretaría de Salud federal, donde se sugiere dividir los alimentos en tres grupos: frutas y verduras, cereales, y leguminosas y alimentos de origen animal. Pero Altamirano subraya que en la Guía de Salud Integral, la idea fue fragmentar los grupos alimenticios en cuatro.

La guía divide los grupos en frutas, verduras, cereales integrales y proteínas saludables. Cabe aclarar que la sugerencia no es comer los cuatro grupos en cuatro partes iguales; en lugar de eso se recomienda comer más verduras que frutas y no en las mismas cantidades, como lo indican otras representaciones nutricionales.

“Consideramos que el plato es una excelente aproximación y fue el pionero en nuestro país para dar esa idea a la población de lo que es saludable, y realmente lo que también pensamos es que después de todo el tiempo en que fue implementado es necesario actualizarlo y esa es la idea que tenemos: una actualización de esa representación gráfica”, señaló Gabriela Macedo Ojeda, doctora en ciencias de la salud pública y otra de las autoras de la guía.

La investigadora resaltó que la Guía de Salud Integral no busca sustituir al Plato del Bien Comer, sino mostrar una alternativa visual a los profesionales de la nutrición y a la población que desea aprender hábitos de alimentación saludables.

Agregó que esta nueva guía gráfica nutricional también contempla otros factores alimenticios fuera de la sugerencia tradicional de alimentos presentada en el plato. Por un lado, comer y aprender a identificar las grasas saludables y plantear al agua como otro componente también promoverá la sana alimentación.

En la gráfica, se observa que para alcanzar una alimentación sana existen otros factores propuestos y no solo se trata de “comer bien”.

Además de recomendar alimentos, la nueva Guía de Salud Integral propone dos factores externos para alcanzar un equilibrio en la nutrición: actividad física y recreación, es decir, contemplar tareas físicas o con fines intelectuales, sociales o personales; y la convivencia familiar.

El último punto implica que comer acompañado es una actividad que también juega un papel clave en la sana alimentación, por lo que la herramienta busca promover la alimentación en familia y así evitar momentos de estrés o tensión que afectarían la salud, explicó Aida Cordero, jefa del Laboratorio de Evaluación del Estado Nutricio (LEEN) del CUCS y otra de las responsables de la guía.

Además, la especialista señala que la Guía de Salud Integral prioriza el uso de alimentos mexicanos, por lo que se proponen productos como tuna, nopal, pitaya, entre otros, y está contemplada para personas de cualquier nivel socioeconómico.

Para validar la guía, las expertas compararon distintas representaciones gráficas de América, Europa y Asia y realizaron una investigación en donde aplicaron el instrumento a un grupo de personas en Guadalajara, Jalisco, siendo bien recibida por estudiantes de la licenciatura en nutrición del CUCS y por pacientes del LEEN.

Asimismo, se probó en un grupo de padres de familia de una secundaria, quienes la aprobaron y ya se platica con la Secretaría de Educación de Jalisco (SEJ) para iniciar una colaboración, cuyo objetivo es implementarla como una sugerencia de educación alimenticia en los salones de clase.

Por ahora, el Laboratorio de Evaluación del Estado Nutricio del CUCS brinda información tanto de la representación gráfica como de la investigación realizada.

 

Vía: Agencia Informativa CONACYT

Revisar tambien

Podrían postular a oaxaqueño al premio Nobel de Medicina

Alejandro Cabrera, originario de El Espinal, podría convertirse en Nobel de Medicina por su contribución ...