Inicio / TECNOLOGÍA / Mexicana desarrolla polímeros para tratar pacientes con lesión en la médula espinal

Mexicana desarrolla polímeros para tratar pacientes con lesión en la médula espinal

La lesión traumática de médula espinal es una afección que causa severas complicaciones y cuya mortalidad es elevada. Puede propiciar pérdida de las funciones motoras, autonómicas y de sensibilidad en dos (paraplejia) o en las cuatro extremidades (cuadriplejia).

La médula espinal se encuentra en la columna vertebral y su función es conectar al cerebro con el resto del cuerpo, por lo que si sufre una lesión, la comunicación entre ambos se pierde. Según el nivel y severidad de la lesión, el paciente puede quedar parapléjico o cuadripléjico.

Sumado a lo anterior, esta lesión genera un impacto socioeconómico alto tanto en las familias como en la sociedad.

Ante ello, el Centro Médico Nacional (CMN) Siglo XXI del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) creó un producto para el tratamiento de pacientes con lesiones medulares, en colaboración con expertos de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía Manuel Velasco Suárez (INNN) y el Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares (ININ).

El trabajo es liderado por la doctora Hermelinda Salgado Ceballos, científica de la Unidad de Investigación Médica en Enfermedades Neurológicas del CMN Siglo XXI, quien subrayó que actualmente no existe un tratamiento universal aceptado para la lesión traumática de médula espinal, excepto la rehabilitación física. Desafortunadamente, el método y los programas de rehabilitación varían en los diversos países y en las instituciones, por lo que sus resultados suelen ser heterogéneos e inconsistentes.

El producto está hecho a base de monómeros de pirrol sintetizados por plasma (un método de síntesis poco convencional), que promueven la neuroprotección y la recuperación funcional del sistema nervioso, específicamente de la médula espinal.

La investigadora mencionó que en años anteriores, la comunidad científica creía que una vez lesionado el sistema nervioso central, dígase la médula o el cerebro, era imposible la regeneración. Pero hallazgos recientes han demostrado que el sistema nervioso central cuenta con cierta capacidad de regeneración, aunque es limitada y lenta. De ahí que uno de los objetivos de este proyecto sea favorecer, estimular y acelerar tales procesos.

“Hemos visto en pacientes que acuden a la clínica de la Unidad de Investigación Médica en Enfermedades Neurológicas del Centro Médico, con lesión medular crónica, logran tener cierto grado de recuperación espontánea en el control de esfínteres o en la percepción de sensibilidad e incluso en la motricidad, pero esto ocurre después de 15, 20 o más años después de ocurrida la lesión. Lo anterior significa que existen los mecanismos para que los procesos de regeneración y plasticidad se den, pero son sumamente lentos. Lo que intentamos lograr con el polímero es potenciar dichos procesos”, detalló.

El método usado para crear estos polímeros es la síntesis por plasma, que a diferencia de los métodos tradicionales (químicos y electroquímicos), no utiliza catalizadores o sustancias ajenas que podrían volver tóxico al polímero. “Esta técnica permite obtener un polímero puro que se puede introducir dentro del cuerpo sin producir efectos tóxicos”, indicó.

El polímero sintetizado por plasma no produce rechazo ni estimula la respuesta inflamatoria, permitiendo a la par la interacción con el tejido nervioso. Asimismo, la recuperación funcional de los animales a los que se les administra dicho polímero es superior a la presentada por polímeros sintetizados e implantados con métodos convencionales.

Para evaluar el efecto del polímero de pirrol sintetizado por plasma, los investigadores lo administraron en ratas de laboratorio con lesión de médula espinal por contusión de esta. Los resultados mostraron activación de mecanismos de neuroprotección y de procesos de neuroregeneración.

“Después de demostrar que una vez colocado el polímero no era rechazado y que además tenía un efecto neuroprotector ante el proceso de inflamación, decidimos evaluar su efecto sobre la capacidad del animal para caminar de nuevo después de una lesión de médula espinal por sección completa. Hicimos este experimento porque pensamos que si este polímero funciona en el tipo de lesión más grave de la médula espinal, podría funcionar también para lesiones moderadas y leves”, refirió Hermelinda Salgado.

El polímero también fue probado en combinación con la rehabilitación física, observando que estas estrategias terapéuticas combinadas brindaron una mejor y más rápida recuperación funcional.

El desarrollo ya posee dos patentes concedidas por el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), así como cinco patentes internacionales registradas en Estados Unidos, Rusia, Japón, China y la Unión Europea (UE), y dos solicitudes pendientes en Indonesia e India.

Salgado Ceballos recalcó que a más de una década de iniciados los estudios de investigación, sus resultados parecen prometedores, mismos que ya se publicaron en tres revistas de alto impacto: la Revista Mexicana de Ingeniería Biomédica, el Journal of Materials Science: Materials in Medicine y Spine.

El proyecto aún se halla en fase experimental con primates no humanos, y de obtenerse resultados favorables, el siguiente paso será comenzar los ensayos clínicos en personas con lesión completa de médula espinal.

“Si llegamos a obtener una mínima prueba de que existe recuperación, podrían realizarse estudios de fase tres, es decir, en pacientes con lesiones en las que absolutamente nada podría hacer que recuperen alguna función de manera espontánea. Quizá con este desarrollo podrían controlar la vejiga, tener sensibilidad y movilizar las extremidades con ayuda de su terapeuta, o disminuir el dolor neuropático, lo que representaría un gran avance”, finalizó la doctora.

Revisar tambien

La ciencia está en peligro, dice Hawking en mensaje póstumo

Las palabras del científico fueron transmitidas en Londres durante la presentación de su último libro, ...