Inicio / MASCOTAS / El horrible destino de las mascotas robadas en la Ciudad de México

El horrible destino de las mascotas robadas en la Ciudad de México

 

Por Juliana Fregoso

Desde Ciudad de México

 

Un informe presentado este mes por la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México reportó que el año pasado en la capital del país se robaron un promedio de 9,5 animales de compañía por mes, un incremento exponencial en relación con 2014, cuando el promedio era 2,5.

A las organizaciones protectoras de animales preocupa el destino que tienen estas mascotas, principalmente gatos y perros, que son arrancadas de sus dueños. En el mejor de los casos, piden rescate y se regresa a la mascota como se prometió, pero la mayoría tienen destinos más trágicos.

Representantes de distintas organizaciones relataron a Infobae que los perros más codiciados por estas nuevas mafias son los bulldogs, pomeranians y pitbulls.

Aunque no existen estadísticas, llama la atención en el caso de los pitbulls, que ahora los empiezan a utilizar como una nueva forma para asaltar.

“Generalmente, jovencitos entre 17 y 20 años se te acercan, te amenazan con un arma y para que les des tus cosas te echan el perro encima. En los últimos días nos han llegado reportes de eso, pero no puedes denunciar el uso de animales para hechos ilícitos porque hace falta una reforma al Código Penal para poder hacerlo”, expresó Elena Chávez integrante de la Asamblea Constituyente de la Ciudad que acaba de elevar los derechos animales a rango constitucional.

Lo que más preocupa a los activistas es el uso de esta raza para las peleas de perros, prohibidas en noviembre de 2016 por el Senado Mexicano, pero que se realizan de manera clandestina ante las altas ganancias que generan. Por pelea se llegan a apostar entre 20.000 y 50.000 pesos (entre 1.000 y 2.380 dólares) además de autos, motocicletas y joyas.

“Los perros reciben un adoctrinamiento en el que los hacen agresivos a través de una serie de maltratos, los obligan a que se defiendan y una vez que ya están listos para las peleas, los entrenan atacando a otros animales viejos”, dijo la asambleísta.

“También los empiezan a usar para asesinatos, aunque hasta ahora no hay mucha información sobre eso”, agregó.

La segunda preocupación de los protectores de animales es que los perros robados son llevados a criaderos clandestinos en casas particulares en los que a los machos los usan como sementales y a las hembras las tienen procreando cachorros todo el tiempo.

Estos animales generalmente están encerrados en jaulas inferiores a su tamaño, en el caso de los cachorros los mantienen en jaulas para pájaros y cuando no se venden a particulares en 6 meses, generalmente se venden a precio de remate a los organizadores de peleas de perros, para que sean usados como sparrings con los que se entrenen los demás animales.

“Un bulldog inglés tiene un precio de entre 60.000 a 70.000 pesos (entre 2.800 y 3.300 dólares), por cada período de crianza una hembra tiene entre 2 y 3 bulldogs, mientras que otras razas tienen entre 5 a 6 perros por camada. Imagina la cantidad de dinero que saca esta gente sólo con una hembra”, dijo Elena Chávez.

En muchos de estos lugares tampoco son alimentados, por lo que muchas veces los perros terminan comiéndose unos a otros como lo muestra un video entregado a Infobae por un grupo de activistas.

En la Ciudad de México, cualquiera puede tener un criadero de traspatio –en la casa- pues no se cobra impuestos por esta actividad.

 

La extorsión

 

Juan Carlos Ayala, del Frente Ciudadano Pro Derecho Animal, explicó que otro negocio que se ha desarrollado alrededor del robo de animales de compañía es la extorsión, pues lo primero que hace una persona cuando pierde o le roban a su mascota es ofrecer recompensa.

“Los robos generalmente se dan a mano armada, llegan los delincuentes en camionetas, amagan al dueño y se llevan al perro”, explicó.

Después, en la zona donde se cometió el robo, buscan anuncios de recompensa, y llaman al propietario para subir el precio, pero en muchos casos exigen cifras elevadas que no puede cubrir el dueño y se queda sin recuperar a su mascota.

“Cuando te roban una mascota lo puedes denunciar, porque al final es un robo, si es a mano armada se castiga de uno a 8 años de prisión, pero ahora con el cambio en el sistema, la sentencia ya se puede cumplir en libertad. Pero en la mayoría de los casos, cuando vas a denunciar, el Ministerio Publico no te quiere atender porque lo consideran una pérdida de tiempo”, afirmó Ayala.

De acuerdo con las organizaciones protectoras de animales, el robo de mascotas en la Ciudad de México se da principalmente en las zonas de la colonias Roma y Condesa, donde existe un alto porcentaje de población extranjera, principalmente argentina.

Revisar tambien

Caninos al rescate en el sismo que sacudió a México

El Universal.- Un ladrido trajo esperanza a todo México. En redes sociales se les ha ...