Inicio / EL MUNDO / Macri aprueba fusión de medios y da poder absoluto a Grupo Clarín

Macri aprueba fusión de medios y da poder absoluto a Grupo Clarín

Juez afín al gobierno reduce condena a un ex represor y le concede la prisión domiciliaria

Periódico La Jornada/Buenos Aires.- En un escenario de crisis económica, corrida del dólar que cerró a 30 pesos el pasado viernes, despidos masivos, que en el caso de la prensa se transformaron en persecución política, y mientras las sedes de la agencia nacional Télam permanecen ocupadas por sus trabajadores despedidos, el gobierno del presidente argentino, Mauricio Macri, aprobó la fusión de Cablevisión y Telecom, entregando al Grupo Clarín un poder omnímodo en la comunicación.

La fusión entre la operadora de cable, cuyos principales accionistas son los mismos que el Grupo Clarín, y Telecom conforman un “gigante dentro del universo empresarial argentino, con negocios desde la transmisión de contenidos audiovisuales y los datos hasta la telefonía móvil y fija, con una valuación de mercado estimada por fuentes privadas en torno a los 11 mil millones, de dólares , según estimó el diario La Nación, como cita el analista Federico Bernal en el portal el Destape.

Que esto suceda cuando el gobierno está desguazando las empresas periodísticas estatales, despidiendo periodistas en momentos en que suman ya 3 mil trabajadores de prensa despedidos, que no tendrán ninguna posibilidad de conseguir trabajo dada la profundidad de la crisis en lo económico y social, agrava más la situación y afrenta a los trabajadores de prensa, que a la vez denuncian que se intenta acabar con toda libertad de expresión.

La corrida del dólar se une a la fuga de cifras millonarias en dólares y a la realidad de que no llegan inversiones al país y las señales son todas negativas llegando a una inflación inostenible, ante lo cual el presidente Macri no calma precisamente la situación asegurando que no se desviará en su plan de achicar el déficit fiscal, a la vez que reconoció que ya no hay créditos para el país después del acuerdo firmado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) acusando a factores externos en lo que llamó un mundo alborotado.

Lo hizo después de un paro nacional, el más grande en los años recientes y remarcó su decisión de achicar el déficit ( y por supuesto el Estado) en un mensaje al mercado, durante un acto en Basavilbaso, Entre Ríos, y sostuvo que iba a cumplir con el crecimiento del país, que va a ser ilimitado, infinito, invitando a pensar en todas las cosas que vamos a festejar en el futuro, un futuro que nadie imagina.

Esto lo dijo horas después de que la Unión de Trabajadores de la Tierra, integrada por pequeños productores, presentó al Ministerio de Agricultura, cuyo titular es Luis Miguel Etchevehere, ex presidente de la Sociedad Rural, un pedido para la inscripción de más familias en el Monotributo, y la respuesta fue negar este pedido y dar de baja el beneficio que ya tenían cien mil beneficiarios, dejándolos sin seguridad social, en la informalidad absoluta.

Si en lo social la situación ha llegado, como señalan varios analistas, a las puertas del estallido, en materia de derechos humanos el gobierno continúa tomando medidas con jueces afines, en el contexto del control casi mayoritario de la justicia en el país. Luis Antonio Falco, apropiador del ahora diputado Juan Cabandié, a quien arrancó de su madre poco después del parto en un centro clandestino de detención y que fue desaparecida luego junto al padre del niño, fue condenado a 18 años de prisión, pero la Cámara Federal había reducido la pena a 14 años y ahora apenas cumplida la mitad de la condena le concedieron la prisión domiciliaria en un lujoso barrio cerrado.

Abuelas de Plaza de Mayo e hijos de desaparecidos repudiaron esta decisión de la juez María Servini de Cubría y apelarán de esta decisión que convierte la prisión domiciliaria, cada vez más en un privilegio para los represores. El único lugar para los genocidas es la cárcel común, señalan.

Por otra parte, dos delegados gremiales de la agencia Télam y un grupo de trabajadores despedidos fueron ilegalmente detenidos cerca de la ciudad de Basavilbaso, Entre Ríos, cuando viajaban para acompañar a los corresponsales provinciales, ya que también despidieron a la mayoría de éstos.

Los trabajadores denunciaron un montaje policial en una acción de descrédito público destinada a deslegitimar la enorme resistencia de los trabajadores de Télam que está siendo desmantelada, como denunció el Sindicato de Prensa de Buenos Aires en un comunicado.

La semana pasada se desarrolló con grandes movilizaciones de protesta, con acciones de represión contra maestros, como en Chubut y estudiantes en Buenos Aires, despliegues espectaculares de las fuerzas de seguridad contra los periodistas despedidos, las cifras hablan de más de 60 por ciento de la población con graves problemas de alimentación, mientras se están disparando los precios de los alimentos , del combustible, los alquileres y casi 5 mil personas duermen en las calles de Buenos Aires y quienes tomaron créditos para tener una vivienda no saben si podrán continuar pagando porque deben hacerlo ajustados al dólar, que al parecer continuará subiendo, mientras la austeridad llegó a los principales hospitales públicos y especialmente a los más nuevos que construyeron en la administración pasada y son modelo en la provincia de Buenos Aires.

 

Revisar tambien

Marruecos inaugura primer tren de alta velocidad de África

La línea ferroviaria une las ciudades marroquíes de Tánger, norte, y Casablanca, las dos principales ...