Inicio / OPINIÓN / Lamentable realidad

Lamentable realidad

Opinión-colorÁguila o Sol

De: Prof. Monjardín

Difícil acertarle, pero en mi opinión México empezó a sustituir a los ciudadanos con muertos vivientes, a partir de 1968. Hay razones para creerlo así: se habla del parteaguas que significaron las protestas populares —más que estudiantiles— la incontenible furia por la matazón en Tlatelolco y el surgimiento de grupos rebeldes encabezados por jóvenes universitarios que luego de unas semanas de holganza en los cerros, bajaban a sus tareas cotidianas.

No los descalifico. Hubo quienes pusieron por medio su pellejo y lo perdieron, pero fueron pocos, muy contados, porque la gran mayoría, y la historia puede avalarlo, se uncieron a la carreta de la Revolución, se enchufaron en trabajitos de mayor o menor cuantía y se dedicaron a esperar una  jubilación que, lo ignoraban, era miserable.

Después del 2 de octubre visitaban mi oficina (Prensa Latina, la agencia de noticias cubana) padres, hermanos y toda suerte de revolucionarios en cierne. La exclamación era tan igual que parecía consigna: Si a mí me hubiesen matado a un hijo, a un hermano en Tlatelolco, la historia sería distinta…

Lo cierto es que esos indignados sujetos festejaron como nadie el final de la Olimpiada, cuando se desataron los atletas corriendo y recorriendo la cancha del estadio Universitario; con sus colores maravillosos los africanos fueron los protagonistas principales de ese festejo.

Habrá que admitir que en la  misma forma celebraron las mentadas de madre contra el presidente Gustavo Díaz Ordaz, la rechifla de alrededor de 60 mil espectadores al unísono, algo memorable y hermosa muestra de repudio a quien mantuvo “la imagen olímpica de México” a costa de la vida de muchas decenas de jóvenes.

Ese fue el primer parteaguas. El siguiente, en 1971, el célebre jueves de Corpus cuando Los Halcones masacraron a la vista pública a los manifestantes frente a la Normal Nacional, registrado magistralmente por Armando Salgado cuyas gráficas se siguen usando pero nadie le da crédito. La consecuencia, como antes, fue aumento en la burocracia con los nuevos protestantes, indignación suprema y cero acción.

Detallar lo que sucedió de entonces a la fecha, involucra cuestiones como el nacimiento del multipartidismo, la proliferación de negocios familiares, rupturas oportunistas en cada partido cuando no son satisfechas las expectativas osamenteras de sus militantes y desde luego la aparición de los sistemas modernos de comunicación.

Esos, sí, donde cada imbécil repite como mantra sagrado: derroquemos a Peña Nieto, todos contra el PRI, políticos corruptos, no pasarán; y donde amenazan con su furia epistolar a quienes trasgreden sus normas —de ellos, de los protestantes— y advierten: si me ponen a ese güey cinco minutos, lo hago pinole, lo aplasto y le enseño a respetar.

Cambios en las leyes electorales, creación de fetiches burocráticos como el IFE convertido en INE y que, al mal decir de los ex ciudadanos, el IFE aunque se vista de seda, IFE se queda. O los instrumentos de transparencia y muchos otros que sólo aumentan el gasto por salarios a funcionarios de medio pelo devenidos en jerarcas. Hueso para todos, es el lema.

Apoderados de decisiones y ejerciendo un cogobierno de facto a partir de la sana distancia de Ernesto Zedillo con el partido mayoritario, se establecieron candados para que los ciudadanos comunes. Usted, yo, amigo lector, nos hayamos transformado en zombies, esos muertos vivientes que acudiremos a las urnas, votaremos por los que “ellos”, los dueños de nuestro destino, ordenan.Será un acto mecánico, sin alma, sin propósito de cambio porque serán los mismos de siempre, los dueños del país vía el sistema partidocrático que tan buen resultado les ha dado.

Aberración

La diputada Adriana Fuentes creyó tener una buena idea: terminar con los puentes, que es como se nombra popularmente a los fines de semana largos. Quiere fortalecer la competitividad de la economía.

Nadie le ha dicho a la señora legisladora que ése es precisamente el objetivo de los puentes: fortalecer al sector turismo, que es una industria clave, principal empleadora de mujeres y jóvenes en el país, aliada estratégica de la lucha contra la marginación y la pobreza, con lo que se transforma en factor de estabilidad social en sitios donde la paz pende de alfileres, como en Guerrero.

La diputada checó el calendario y, astuta, concluyó: si fechas como el 5 de febrero, el 21 de marzo y el 20 de noviembre caen en fin de semana, que ya no se recorran para el lunes, como establece la ley laboral.

Beneficiar al sector turismo no es una dádiva, o una gracia que se pone o se quita. Es una acción de defensa propia del Estado mexicano. Es extraño que la diputada, rodeada de lobos, no lo perciba o, si lo percibe, que lo minimice. Eso por no recordar que desde hace mucho tiempo pasar más tiempo en la oficina dejó de ser, ni en broma, señal de productividad. Los diputados son el mejor ejemplo. Es correcto fomentar la cultura de responsabilidad laboral, eso no está a discusión, pero los puentes no son un problema o algo que se le parezca.

De hecho son soluciones. Se requieren, por principio de cuentas, más puestos laborales, que es precisamente el fuerte del turismo. Tres millones de empleos directos y otros cinco millones de manera indirecta. Se requieren mejores sueldos, que también es rasgo sobresaliente del sector y, claro, más inversiones como las que está atrayendo el sector que el año pasado registró un crecimiento de 20 por ciento.

La pregunta es ¿cómo impulsar el turismo social sin fines de semana largos? Es suma, que los diputados no se metan con los puentes, que ni siquiera los vean, que los dejen en santa paz. Si los diputados quieren ayudar que aumenten el presupuesto del sector, en especial el dedicado a la promoción.

Igualdad de género

La igualdad de género en la postulación de candidaturas es un paso adelante, pero aún falta mucho para lograr la efectiva igualdad de oportunidades políticas entre mujeres y hombres. La reforma constitucional y legal de 2014 reforzó el principio constitucional de igualdad, al disponer que las candidaturas de mayoría relativa y representación proporcional sean integradas por igual número de mujeres y hombres.

Para evitar simulación y hacer efectiva dicha representación, el constituyente dispuso que las fórmulas por ambos principios de representación deberán estar integradas por personas del mismo género, tanto en las fórmulas de candidatos de los partidos como en las candidaturas independientes.

Para cumplir con estas disposiciones legales, los partidos políticos, a nivel federal, presentaron en los meses de noviembre y diciembre del año pasado los criterios para garantizar la paridad de género y evitar que se asigne a un solo género la candidatura en aquellos distritos en los que el partido haya obtenido porcentajes de votación más bajos en el proceso electoral anterior.

Algunos partidos optaron por el sorteo de los distritos donde estuviera sobrerrepresentado un género; otros reservaron un número determinado de distritos que se asignarían a un solo género; unos más establecieron listas de prelación por insaculaciones y encuestas.No obstante, si bien la obligación de postular al mismo número de candidaturas femeninas y masculinas es un avance significativo, aún falta mucho para lograr la efectiva igualdad de oportunidades políticas entre mujeres y hombres. Es indispensable que desde el ámbito legislativo se sigan impulsando leyes que concreten acciones afirmativas e impidan inercias que desvirtúen lo logrado.

Revisar tambien

Procuraduría de Tamaulipas ubica 38 restos óseos en fosa de Reynosa

Hora Cero/Cd. de México.-Un total de 38 fragmentos óseos han sido localizados en el cementerio ...