Inicio / EL MUNDO / La mayoría de los migrantes del ‘Aquarius’ solicitará asilo

La mayoría de los migrantes del ‘Aquarius’ solicitará asilo

Los inmigrantes del Aquarius asistidos en el puerto de Valencia pedirán asilo, prevé el Colegio de Abogados de Valencia

El País/Cerca de la mitad de los migrantes del Aquarius que desembarcaron el domingo en el puerto de Valencia tras seis días de travesía, han manifestado su deseo de solicitar asilo en Francia, según ha informado este lunes el Gobierno español. Los 630 recién llegados tienen autorizada una entrada extraordinaria a España por motivos humanitarios de 45 días y, según el Colegio de Abogados de Valencia —cuyos voluntarios asistieron jurídicamente el domingo a los migrantes—, la mayoría prevé solicitar protección internacional.

“Casi la mitad van a querer ir a Francia, en las condiciones en que aquel país aplique su propia normativa, la normativa europea”, ha manifestado este lunes la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, a su entrada a la sede del PSOE en Ferraz. Las autoridades francesas se pusieron en contacto el pasado sábado con el Gobierno de España para ofrecerse a recoger y trasladar a Francia a todos aquellos inmigrantes que venían en el Aquarius y en los navíos italianos Dattilo y Orione que quisieran dirigirse a territorio francés. La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) considera que esa opción generó “confusión” entre los migrantes del Aquarius y no debió formularse.

Los recién llegados —salvo aquellos que por cuestiones médicas excepcionales no pudieron hacerlo— rellenaron, según Rebeca Lino, presidenta de la sección de Extranjería y Derechos Humanos del Ilustre Colegio de Abogados de Valencia (ICAV), la solicitud de protección internacional. Unos 70 abogados del turno de oficio de Extranjería del ICAV asistieron jurídicamente a los rescatados nada más desembarcar en el puerto valenciano. Según Lino, “recibieron el documento de solicitud de protección internacional y la entidad colegial prevé que la mayoría formalice la solicitud de asilo. Se les entregó un papel sin fecha y hora para que formalicen la entrevista allá donde sean acogidos, dado que la previsión es que muchos de ellos sean trasladados a otros municipios españoles”.

Los recién llegados, procedentes de unos 30 países diferentes, la mayoría africanos, ya saben que, casi con seguridad, no serán repatriados de momento, a no ser que tengan una orden de expulsión anterior. Todos recibirán una autorización de residencia de 45 días, el permiso que prevé la ley de extranjería por circunstancias excepcionales, en este caso humanitarias. Tras ese plazo, la ley se aplicará atendiendo a la situación de cada uno, informan Naiara Galarraga y María Martín.

En cambio, a los 1.290 inmigrantes llegados en patera a Andalucía en las últimas horas se les abrirá expediente para su devolución por haber intentado entrar irregularmente, si no solicitan protección internacional. En ese sentido, la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, reclamó a la Comisión Europea que ponga sobre la mesa “una hoja de ruta” en materia de inmigración y se actúe en los países de origen como se hizo cuando la crisis de los cayucos en Canarias.

Los migrantes están alojados durante estos días en diferentes instalaciones de la Comunidad Valenciana: en un centro educativo en el municipio de Cheste (Valencia) y en centros de menores de Alicante a la espera de que se inicie una segunda fase de acogida, en colaboración con la red de ONG que participa en el dispositivo. Cruz Roja Española se ha encargado, en colaboración con la Generalitat Valenciana, de la primera acogida.

La Administración valenciana realizó, apenas 24 horas después del desembarco, un balance del dispositivo sanitario establecido para la llegada del Aquarius. Unos 150 profesionales de la sanidad pública valenciana atendieron a 226 personas, de las que 122 tuvieron que ser ingresados en los cinco hospitales de referencia seleccionados para la Operación Esperanza del Mediterráneo.

Otros jóvenes alojados en el complejo de Cheste (Valencia).ampliar foto

Otros jóvenes alojados en el complejo de Cheste (Valencia). M. TORRES

Los migrantes fueron atendidos por deshidratación, fiebre, quemaduras de fuel o agua marina y otras afecciones que la consejera de Sanidad valenciana, Ana Barceló, no precisó para preservar la intimidad de estas personas. También se atendieron varias amputaciones de falanges, a mujeres gestantes —una de ellas abortó en la travesía— y a menores. A mediodía de este lunes quedaban ingresadas en los centros hospitalarios 10 personas por afecciones respiratorias, cutáneas, renales y metabólicas. Solo uno de ellos es menor de edad.

Los menores se encuentran “bien y serenos” a pesar de la “gran carga emocional que llevan consigo”, dijo la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, tras visitar por la tarde el centro de Alicante donde están acogidos los niños y adolescentes no acompañados del Aquarius.

Revisar tambien

Marruecos inaugura primer tren de alta velocidad de África

La línea ferroviaria une las ciudades marroquíes de Tánger, norte, y Casablanca, las dos principales ...