Inicio / OPINIÓN / La forma correcta de hacer política

La forma correcta de hacer política

Opinión-colorErick Zúñiga

La imagen, se ha dicho ya en múltiples espacios, es inédita. Que el Secretario de Gobernación se suba a un templete en donde se ve llevando a cabo un mitin de miles de estudiantes, y se abra completamente al diálogo, rompe con todas las formas conocidas hasta ahora en nuestra historia política reciente.

En el ejercicio del poder se corren muchos riesgos. En este caso, el secretario Osorio Chong mostró una gran audacia política, y no es exagerado decir que se jugó una buena parte de su carrera al tomar la decisión de salir y dialogar abiertamente con las y los estudiantes del Politécnico.

Se trata de una buena noticia para nuestra democracia; porque más allá de la suspicacia de muchos, la cuestión de fondo es que el Secretario dio la cara; que cumplió como representante del Gobierno Federal al hacer público y tácito el reconocimiento al movimiento; y que mostró una tolerancia inaudita, incluso cuando uno de los manifestantes le jaló el brazo para intentar tomar el micrófono.

Para muchos se trata de un ardid; para otros de una movida de ajedrez que buscaba simplemente ganar tiempo y distender las presiones que estaban y siguen estando asociadas a la movilización de los estudiantes del Politécnico Nacional. Sin embargo, lo que debemos ser capaces de aprovechar en nuestra incipiente democracia, es que hay un Secretario de Gobernación que no envía granaderos. Y en eso puede ir un cambio cualitativo mayúsculo.

La otra cuestión que debe destacarse es la capacidad de organización de las y los estudiantes; la civilidad y el orden mostrados durante la marcha; la emotividad que va de la mano de la idea de que se está luchando por una causa justa; y sobre todo, la noción de la colectividad unida en torno a un propósito por el que vale la pena levantar la voz. Eso es algo que siempre dará gusto celebrar: la energía social de miles de jóvenes movilizada en la defensa de sus legítimos intereses.

De este evento se derivan también otras cuestiones, pues otros movimientos podrían querer sacar raja de lo que vimos el día martes. Es decir, no todos los movimientos de protesta responden a la misma legitimidad que tiene éste, en el que está más que claro que responde a una genuina defensa de lo que la mayoría de la comunidad politécnica considera que debe someterse a una revisión seria.

Así, la cuestión a definir por Bucareli a partir de ahora es con qué movimientos y grupos dialogará así de franco y abierto el Secretario, y con cuáles no; se trata de un asunto demasiado difícil de plantear en abstracto y a mi parecer, habrá que ir decidiendo, uno a uno, los casos en que existen condiciones de civilidad y respeto mutuo como para entablar un diálogo abierto y público.

Nos hemos quejado en las últimas décadas de la falta de apertura y tolerancia de parte de las autoridades; por ello, lo del martes podría significar un parteaguas en la forma en cómo nuestro gobierno dialoga con la ciudadanía.

Es un hecho que no podemos asumir la lógica del asambleísmo y mucho menos la idea de una democracia de porras, gritos y sombrerazos. Sin embargo, sí valdría la pena que en Gobernación, y en todo el Gobierno Federal, se establecieran criterios mínimos para la institucionalización de lo que hizo antier el secretario Osorio Chong.

El día de hoy se llevará a cabo la marcha conmemorativa de la masacre del 2 de octubre de 1968. Ojalá que en esta ocasión impere la cordura y que no sean los violentos quienes den la nota, una vez más, en detrimento de un movimiento que ha mantenido viva la herida histórica que provocó el autoritarismo del régimen de entonces.

Lo deseable es que la inteligencia siga operando; y que la buena fe sea el eje rector de la actuación de todas las partes.

Revisar tambien

Zedillo, ‘chapulín fifí’ que brincó a empresa vinculada a gobierno: López Obrador

Agencias/El Presidente pidió que se apruebe la ley de austeridad que impedirá a funcionarios trabajar ...