Inicio / OPINIÓN / La crisis del PRD

La crisis del PRD

Opinión-colorErick Zúñiga

“El Partido de la Revolución Democrática no representa a la verdadera izquierda en México”, así me respondió una destacada militante del sol azteca al cuestionarla sobre la crisis que vive el organismo, y se fue a fondo: “Ser candidato o militante del PRD hoy es sinónimo de desprestigio”.

Tal como lo advierte el líder moral del partido, Cuauhtémoc Cárdenas, en su misiva al dirigente Carlos Navarrete, el desprestigio se ha convertido en el karma de los perredistas. Él ya lo padeció hace unas semanas cuando un grupo de radicales, lo golpeó y le gritó asesino y otros calificativos durante una protesta por el caso de los 43 desaparecidos en Iguala, Guerrero.

La reconfiguración en el partido ni siquiera es tema de debate, ya que se ha perdido la confianza en la dirigencia y en el grupo de Los Chuchos, que la respalda y mantiene el control desde hace seis años que llegó Jesús Ortega, (2008), heredó a Jesús Zambrano (2011) y éstos impusieron a su “alfil”, Carlos Navarrete.

 “¿Sobrevivirán juntos al 2015?”, pregunto, y ella confirma que no les queda otra opción  y que algunos dirigentes tribales “revisan la opción de integrar a las izquierdas sociales en una fuerza política que los represente y retome el liderazgo del control territorial, que es sinónimo de control social de la base donde radica la fuerza de la movilización”.

Al igual que Cuauhtémoc Cárdenas, esta militante afirma que las alianzas del PRD con otras fuerzas y el gobierno federal en turno, así como los pactos políticos suscritos por Los Chuchos, han trastocado los principios del partido y el costo electoral ha sido y será en 2015 muy alto.

Cárdenas así lo refiere en su carta: “Está a punto de disolverse o encontrarse o quedar como una simple franquicia político-electoral subordinada a intereses ajenos a los de su amplia base”, todo esto por el largo  proceso de  pérdida de credibilidad, presencia y autoridad moral de sus dirigentes.

Los laberintos de pasiones e intrigas en la lucha por el poder en el interior del PRD los ha llevado a fragmentar las corrientes internas. Ahí está el hueco que les hizo a Los Chuchos su discípulo Miguel Barbosa, líder de la bancada en el Senado, al crear su grupo denominado Frente de Izquierda Progresista, al que se incorporaron Alejandro Encinas, Leonel Godoy, Pablo Gómez y José Narro, entre otros. Piezas clave en Nueva Izquierda, tribu de Jesús Ortega. No hay que olvidar, también, la salida de Andrés Manuel López Obrador y la conformación de su partido Morena durante la presidencia de Los Chuchos.

Así que como dice Cuauhtémoc Cárdenas: “el PRD está en una grave situación de  postración y agotamiento”. La primera llamada se registró en la pasada contienda para renovar su dirigencia cuando se creó el Frente Amplio de Izquierda, con René Bejarano a la cabeza.

Ésta es segunda llamada, Cuauhtémoc Cárdenas: “El PRD debe plantearse una profunda y efectiva reforma estatutaria… El esquema de corrientes y pesos relativos no debe seguir siendo el que prevalezca para la integración de sus cuerpos directivos. Las prácticas clientelares deben ser totalmente erradicadas”. ¿Esperarán Los Chuchos la tercera llamada en las urnas en 2015?

Revisar tambien

Procuraduría de Tamaulipas ubica 38 restos óseos en fosa de Reynosa

Hora Cero/Cd. de México.-Un total de 38 fragmentos óseos han sido localizados en el cementerio ...