Inicio / OPINIÓN / Inicia la pelea política

Inicia la pelea política

Opinión-colorÁguila o Sol

De: Prof. Monjardín

Nada nuevo sobre las elecciones, aunque eso depende del analista, del sabio que desde los espacios de cualquier medio de difusión explica pacientemente a este pueblo de ignorantes, lo que pasó, lo que pasará y lo que está sucediendo.

Atenidos a las recientes publicaciones, las elecciones las ganó el PRI, pero no, porque perdió posiciones en el Congreso; ganó el PAN, pero no, porque perdió gubernaturas; perdió el PRD y es el único punto de acuerdo de los alquimistas políticos nacionales, pero con sus asegunes: se libró de Bejarano que se fue a apoyar a los morenos.En realidad nada diferente a lo que se predijo y proclamaron los partidos políticos, el sector oficial y los pitonisas de siempre, los sabihondos y siempre presentes pergeñadores de páginas de opinión, de análisis y de ilustración para este pueblo de analfabetas funcionales.

Quizá, como auténtica novedad, está la recomposición del panorama para las elecciones de 2018, la presidencial, naturalmente, el palenque en el que sólo estarán los gallos finos. Faltan tres años y todo puede suceder, pero lo visible hoy, es la posición de puntero que asume el señor Bronco, gobernador de Nuevo León y candidato independiente; esa calidad habrá que tomarla con pinzas. Después de treinta años de militancia tricolor es difícil aceptar que su ADN partidario cambió, por un lado; pero por otro, asusta que sus patrocinadores sean los empresarios neoleoneses, los que seguramente se propondrán llevarlo de la manita hasta la Silla del Águila a Palacio Nacional.Asustan también las similitudes de Bronco con Fox, ambos faltos de tacto, con escasa educación, imaginación que no va más allá de la ofensa callejera, el botepronto en la contestación rijosa y la demostración perpetua de prepotencia.

Lo grave en el caso del Bronco es que de nada sirvió la experiencia fallida, triste y con ribetes criminales de Fox y sus vástagos adoptados o aportados por su pareja, que son señalados por el gasto excesivo en sus vidas, pero sin que se sepa de qué demonios viven, o de dónde proceden sus ingresos millonarios.

Ríase si quiere, amigo lector, que ya tendrá tiempo para llorar. El estilo francote (de hecho maleducado), su constante agresividad, lo harán un candidato apreciable para la masa, esa que en las redes se manifiesta con violencia contra quienes desprecia o le antipatizan mostrando de paso extrema cobardía.

Aparte del peligro contra México, el mesías sureño, cuya estrella empieza a refulgir nuevamente, El Bronco es el más notorio candidato presidencial a la vista. Hay otros como el cosito chiapaneco con extraña cercanía y foto al calce con Andrés Manuel, o el más extraño caso del poblano Rafael Moreno Valle, y sus obras que están destruyendo a la histórica ciudad de Puebla. Teóricamente chocará con el dueño del PAN, Gustavo Madero, que pretende igualmente la postulación blanquiazulina.

Con otro problema: Margarita Zavala, esposa de Felipe Calderón, se ha echado a andar en pos de la gerencia general panista. En la tradición de este partido hubo siempre una estructura matriarcal –la mostró Fox—no resulta impensable que el plan  completo será regresar a Los Pinos, ahora con Chapelén como “primer caballero de la Nación”.

Por su lado el jovencito chiapaneco Manuel Velasco, verde, en política muy verde, por la alianza con el tricolor tendrá enfrente a Manlio Fabio Beltrones, porque sería poco formal pensar que el poder se herede a otro gobernador del vecino Estado de México.

Está desde luego Miguel Ángel Mancera, que tendrá que aplicarse tres años a recomponer el desgarriate que le dejaron los atilas  perredistas aunque se le adivina fuera de la jugada, máximo por las decisiones de sus colaboradores de las que uno se pregunta si lo han hecho con el fin de sacarlo de la jugada o sólo son idiotas.

Tramposos

El Partido Verde Ecologista de México fue tramposo hasta el final, hasta el último minuto de la elección. Fiel a su estilo se saltó todas las leyes electorales, hasta la veda del fin de semana.

Orquestó una campaña en redes sociales para invitar a los tuiteros a votar por ellos, pagó cifras increíbles de dinero en efectivo –varios conductores de televisión documentaron en diferentes medios haber recibido propuestas económicas millonarias para el día de la elección– hicieron lo imposible para ridiculizar al Instituto Nacional Electoral y demostrar que al final ellos encontraron todos los recovecos posibles para corromper al sistema.

Lo que indigna, aparte de su reiterada violación a la ley, es el cinismo de sus integrantes, el senador Carlos Puente, el diputado Arturo Escobar y Jorge Herrera representante del PVEM ante el INE –los tres se han convertido en la cara más visible del partido y han sido los responsables de responder a las autoridades y a los medios– la manera en la que se deslindan de las tropelías.

La semana antepasada, quince días antes de las elecciones el Estado de México se inundó de espectaculares con las leyendas “El verde es tranquilidad”, “El verde es bienestar”, “El verde es seguridad”, hacían una supuesta referencia al Día Mundial del Medio Ambiente, algo verdaderamente ridículo, todos los partidos saltaron e interpusieron demandas al Instituto Electoral del Estado de México, éste ordenó su retiro pero es fecha que nadie sabe quién puso estos letreros y por lo tanto no hay castigo.

El fin de semana pasado, después de que el INE le hiciera un exhorto al PVEM que dejara de inducir al voto a través de cuentas de famosos, la respuesta del partido fue de indignación y argumentaron que se trataban de tuits personales de parte de los conductores, artistas y deportistas, que no lo habían inducido, que se trataba de libertad de expresión. Lo único en lo que se superó el PVEM fue en lo ridículo de sus argumentos.

¿Pero funcionó o no violar las leyes? Obtuvieron más o menos votos después de esta campaña electoral (que incluyó: reparto de boletos de cine, promoción de vales de medicinas, transmisión de cineminutos, falsos informes legislativos, actos anticipados de campaña, kits escolares y obsequiar anteojos, todos actos ilegales) la respuesta es: no funcionó.

La única razón por la que el Partido Verde Ecologista de México obtuvo 7.67% a nivel nacional fue por el acarreo hecho por el gobierno de Manuel Velasco, que se convirtió en el salvador del partido al obtener más del 45% de los votos estatales, cuando el promedio nacional no superó el 5.5 por ciento.

Hablando en términos de objetivos, según su dirigencia alcanzarían el 8 por ciento, no lo lograron, otro de sus objetivos fue posicionarse como la cuarta fuerza política más importante, tampoco lo lograron.

Me quedo tranquilo, no votó más gente por el PVEM, no les funcionaron sus trampas y aunque el árbitro electoral fue bastante tibio, el electorado los supo castigar.

Se les acabó el gusto

Se vino abajo la quimera de Gustavo Madero como hombre fuerte del PAN que hace su (no tan) santa voluntad en el partido y cabalga en caballo de hacienda rumbo a la candidatura presidencial 2018.

Los resultados de la elección del domingo pasado fueron malos para el blanquiazul. Que aparezca como segunda fuerza política en las gráficas es engañoso. Hay que leer las letras chiquitas.

El matrimonio Calderón – Zavala ya las leyó y llegó a una conclusión: Madero debe presentar de inmediato su renuncia.

Madero ya perdió en el 2012 y perdió de nuevo en el 2015. Si se queda, perder se hará costumbre.

Revisar tambien

Zedillo, ‘chapulín fifí’ que brincó a empresa vinculada a gobierno: López Obrador

Agencias/El Presidente pidió que se apruebe la ley de austeridad que impedirá a funcionarios trabajar ...