Inicio / TECNOLOGÍA / Identifican variantes genéticas de la dislexia asociadas al uso de consonantes entre diversas poblaciones del mundo

Identifican variantes genéticas de la dislexia asociadas al uso de consonantes entre diversas poblaciones del mundo

En una nueva investigación sobre idiomas que se hablan en 43 poblaciones diferentes de todo el mundo, investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale y sus colegas identificaron variantes de un gen de la dislexia que se correlacionan con el uso de las consonantes, estableciendo que la genética juega un papel en las diferencias de lenguaje entre poblaciones.

El cerebro usa distintas estrategias para procesar y codificar vocales y consonantes, que son modificadas por al menos un gen de dislexia, según el estudio, que fue publicado en la edición de abril de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences. El trabajo también mostró que las variaciones genéticas, junto con otros procesos culturales y lingüísticos, pueden explicar las diferencias en el uso de consonantes entre las poblaciones.

Existen más de 7,000 idiomas que se hablan en todo el mundo, que se cree han sido moldeados por la migración, las conquistas y el aislamiento geográfico de las poblaciones. Sin embargo, este nuevo estudio sugiere que los factores genéticos también juegan un papel en los cambios en el lenguaje, dijeron los investigadores.

Dirigido por el autor principal Jeffrey Gruen, profesor de pediatría y genética en la Escuela de Medicina de Yale, el equipo de expertos rastreó las secuencias de READ1 —un regulador génico asociado a la dislexia en primates no humanos, neandertales, denisovanos y humanos modernos—. Con ello, descubrieron que la secuencia regulatoria cambió entre 550,000 y 4 millones de años atrás. Compararon las variantes de READ1 entre 43 poblaciones de los cinco continentes con el número de consonantes y de vocales presentes en las lenguas habladas por tales poblaciones. El número de consonantes —pero no de vocales— se correlacionó con la frecuencia de RU1-1, una variante de READ1 en la población del idioma.

“READ1 es un elemento de control altamente variable y poderoso incrustado en un gen llamado DCDC2“, señaló Gruen, quien agregó que tanto READ1 como DCDC2 se han asociado con la discapacidad lectora y el deterioro específico del lenguaje, así como con el rendimiento normal de lectura y los estudios de procesamiento fonológico de niños cuyo idioma principal es el inglés, italiano, alemán, mandarín o cantonés.

“Si bien las teorías convencionales atribuyen principalmente los cambios de lenguaje a fluctuaciones aleatorias, conquistas históricas y migraciones, estos resultados sugieren que las variantes genéticas que afectan el procesamiento auditivo también pueden ser importantes“, dijo Gruen.

 

Vía: Yale News

 

Revisar tambien

Árboles bioluminiscentes podrían ser el nuevo alumbrado público de las ciudades

La capacidad de algunos organismos para comportarse como luces nocturnas vivientes, podría ser la clave ...