Inicio / OPINIÓN / Fiscalización

Fiscalización

OpiniónÁguila o Sol

De: Prof. Monjardín

Avanzo ahora sobre la importancia de que los órganos fiscalizadores se acerquen a la sociedad civil organizada para robustecer la arquitectura de sus métodos y estrategias para seleccionar y aplicar auditorías.

Una guía muy útil de las mejores prácticas en la materia, ya referida, es el compendio de prácticas innovadoras sobre el involucramiento ciudadano en el ejercicio de la función fiscalizadora, publicado apenas en 2013 por el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales del Secretariado de la ONU y la organización internacional de auditorías superiores (INTOSAI, por sus siglas en inglés).

El compendio reconoce que, globalmente, la ciudadanía ha venido teniendo crecientes dudas sobre la administración de los recursos del Estado y, en general, sobre la integridad del ejercicio del gasto y de la recaudación, con frecuencia salpicados con acusaciones de corrupción de diversa índole.

Frente a este malestar social generalizado, se estudiaron casos de éxito que, al involucrar a las organizaciones sociales y a individuos relevantes de las comunidades, mejoraron no sólo la rendición de cuentas y la fiscalización, sino el trabajo cotidiano de la administración y adjudicación del presupuesto.

Sudáfrica es un caso particular. La unidad de presupuesto para temas de la infancia estudió el ejercicio del gasto en programas de apoyo a niños de familias pobres en relación con los servicios básicos.

Para ello realizó una alianza estratégica con la asociación por los derechos sociales de los niños, una organización civil defensora en la materia. La colaboración arrojó resultados positivos. Entre ellos, que la elegibilidad de los candidatos quedó mejor precisada y que el gasto quedó mejor vigilado, lo que ha permitido ampliar el programa.

Por fuera del compendio, pero respondiendo a los tiempos actuales y a la reforma constitucional anticorrupción reciente, encuentro otro caso novedoso que puede mejorar las políticas públicas al abrirse a las demandas ciudadanas. En la ciudad de México, la Auditoría Superior local acaba de modificar su metodología de selección de auditorías, creando un nuevo criterio general de selección, denominado Propuesta e Interés Ciudadano.

Este criterio permite elegir los rubros que por su naturaleza, impacto social o trascendencia sean de interés o repercusiópara los habitantes de la ciudad; ello incluye también sujetos, programas o acciones que hayan sido objeto de denuncias ciudadanas o solicitudes realizadas por las distintas instituciones del sector público o privado, previo análisis y valoración de su viabilidad y procedencia técnica. Con ese principio se reconocerá la participación, colaboración e interés de personas y grupos que no pertenecen al sector público en los esfuerzos de prevención y combate de la corrupción.

Es, en pocas palabras, una medida audaz y visionaria. Implica una apertura inteligente a la sociedad. Reconoce el entorno de crispación social por los casos recientes de desvíos de recursos públicos en la ciudad y en el país y establece un nuevo estándar nacional de comunicación con los ciudadanos, escuchando la molestia y encauzándola, dándole además vida institucional y efectos y consecuencias jurídicas. La innovación modifica un paradigma tradicional de la fiscalización y lo ha sustituido por una amplia ventana de cristal que anuncia un efecto dominó que sólo será leído adecuadamente por los auditores modernos. Esperemos que así sea.

Los titiriteros

Quienes manejan los hilos del PAN encontraron la forma de manipular los procesos internos de este partido: la afiliación masiva de militantes.

Se trata de militantes fantasma, porque o no existen o no tienen domicilios ni teléfonos ni correos electrónicos reales. Pero sí votan en los procesos internos del PAN.

Hay quien asegura que hay dos padrones en el PAN: uno oculto, con direcciones, teléfonos y correos electrónicos reales, y otro inflado con los fantasmas que han sido afiliados en forma masiva en los últimos años.

El padrón de los fantasmas es el que le prestaron al senador Javier Corral para complicarle la recolección de las 47 mil firmas que necesita para obtener su registro como candidato a presidente del CEN del PAN. Ricardo Anaya, el candidato oficial, utiliza el otro.

Las cifras del crecimiento artificial del padrón panista son de escándalo. En marzo del 2014 el PAN informó al IFE –antecedente del INE—  que tenía 271 mil 632 militantes. Ocho meses después este partido ya tenía 473 mil.

Entre mayo y noviembre del año pasado, el padrón del Distrito Federal pasó de 8 mil 177 a 32 mil 996 militantes, lo que representa un crecimiento del 300 por ciento en seis meses.

En otros estados, como Sonora, Nuevo León y Puebla, los padrones crecieron entre un 100 y un 200 por ciento en ese lapso.

El caso de Puebla es paradigmático. En un solo día, el 4 de noviembre del 2014, se afiliaron 22 mil 054 nuevos militantes, con lo que el padrón de ese estado pasó de 13 mil 857 a 35 mil 911 militantes.

El pasado lunes, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación emplazó a la dirigencia del PAN para que demuestre, a más tardar en tres días, la legalidad de esa afiliación masiva.

Uno de los responsables a nivel nacional del abultamiento del padrón es Iván Garza Téllez, quien hasta junio del 2014 fue presidente del Registro Nacional de Militantes del PAN, cargo que le dio Gustavo Madero.

Los grupos panistas con poder premiaron a Garza Téllez con la candidatura a la presidencia municipal de Monterrey, pero perdió ante el PRI en las elecciones del pasado 7 de junio.Los fantasmas que afilió Garza y los que afiliaron ciertos caciques regionales definirán de una u otra forma la elección del nuevo dirigente nacional del PAN.

La crisis griega

Han pasado casi tres días desde que vimos a los griegos festejar en las calles el rotundo triunfo del “No” en el referéndum que, para decidir si aceptaban o no las condiciones de sus acreedores, convocó el primer ministro de aquel país, Alexis Tsipras… Y nada nuevo ha ocurrido, que no sea el incremento de la incertidumbre respecto de qué pasará con Grecia, Europa y el mundo.

La afirmación anterior no es una exageración. Porque lo cierto es que, guste o no, el caso griego representa el más importante ejemplo actual de la crisis a la cual se enfrenta el modelo económico mayoritariamente vigente en el mundo: un modelo basado en la economía de mercado y en la desaparición de las fronteras para permitir el libre flujo de capitales y mercancías, pero no de personas.

Y como suele ocurrir cuando una crisis amenaza al planeta entero, la respuesta de los economistas es la misma: no existe precedentes para lo que está ocurriendo, de tal suerte que nadie sabe a ciencia cierta qué debe hacerse.

En efecto: antes del referéndum dominical, las cosas parecían simples para los acreedores griegos: o el gobierno de Tsipras hacía lo necesario para cumplir con sus obligaciones crediticias, o los integrantes del bloque europeo comenzarían a definir la ruta para expulsar a Grecia de la zona del euro.

Revisar tambien

Zedillo, ‘chapulín fifí’ que brincó a empresa vinculada a gobierno: López Obrador

Agencias/El Presidente pidió que se apruebe la ley de austeridad que impedirá a funcionarios trabajar ...