Inicio / Principales / Fármaco prometedor podría detener el gen causante de dos tipos de cáncer

Fármaco prometedor podría detener el gen causante de dos tipos de cáncer

Científicos de la Universidad Estatal de Michigan, Estados Unidos, están probando un fármaco prometedor que podría evitar que un gen asociado con la obesidad desencadene cáncer de mama y de pulmón, así como prevenir el crecimiento de estos cánceres.

Los hallazgos se basan en dos estudios presentados en el número más reciente de la revista Cancer Prevention Research.

El primero fue un estudio preclínico, dirigido por Karen Liby, profesora asociada del Departamento de Farmacología y Toxicología de la citada universidad. Los resultados revelaron que el medicamento, llamado I-BET-762, mostró signos de retrasar significativamente el desarrollo de cánceres de mama y de pulmón existentes al centrarse en cómo actúa un gen relacionado con el cáncer, llamado c-Myc.

“I-BET-762 funciona dirigiendo el ADN para que este gen no pueda expresarse“, destacó Liby. “Esto se logra al inhibir varias proteínas importantes, tanto en el cáncer como en las células inmunes y, en última instancia, reduce la cantidad de células cancerosas en ratones en un 80 por ciento“.

Tales proteínas son importantes porque juegan un papel crítico en lo que ocurre entre las células. Por ejemplo, una proteína particular, conocida como pSTAT3, puede activarse en las células inmunitarias y evitar que hagan su trabajo, como combatir un cáncer invasor. La proteína ofensiva también puede sobreproducirse en las células cancerosas y actuar como un escudo, protegiendo así al tumor.

“En nuestro estudio, el fármaco disminuyó los niveles de pSTAT3 en un 50 por ciento en ambos tipos de células“, dijo Liby.

El segundo estudio, dirigido por Jamie Bernard, profesor asistente de farmacología y toxicología en la misma casa de estudios, aplicó los hallazgos de Liby a las células precancerosas.

“Observamos directamente el efecto que I-BET-762 tenía sobre las células humanas y que podría volverse tumorigénico, pero que aún no lo era“, comentó Bernard. “Descubrimos que el medicamento impedía que más del 50 por ciento de estas células se volvieran cancerosas“.

El gen c-Myc es inducido por la grasa visceral, que se encuentra alrededor de los órganos internos del cuerpo; a diferencia de la grasa subcutánea, que se encuentra debajo de la piel. Esta grasa visceral es más peligrosa para la salud que la subcutánea.

“Casi medio millón de todos los cánceres nuevos se relacionan con la obesidad“, subrayó Bernard. “Existe evidencia de que la grasa visceral y las dietas ricas en grasas pueden aumentar el riesgo de cáncer, y si bien los tratamientos actuales contra el cáncer han ayudado a reducir la mortalidad por la enfermedad, el número de cánceres asociados con la obesidad continúa aumentando“.

Debido al éxito limitado en la reducción de las altas tasas de mortalidad del cáncer de mama y de pulmón, se necesitan desesperadamente nuevos enfoques para su prevención, puntualizó Bernard.

Medicamentos que actúan de forma similar a I-BET-762 también están siendo probados en ensayos clínicos para tratar una variedad de otros tipos de cáncer, incluidos leucemia, linfoma, tumores cerebrales y mieloma. Liby y Bernard esperan que I-BET-762 aumente las probabilidades de supervivencia de los pacientes con cáncer de mama y de pulmón.

“El objetivo es que nuestros hallazgos clarifiquen a qué debemos dirigirnos y, por lo tanto, pueda usarse para prevenir el cáncer en poblaciones de pacientes de alto riesgo“, concluyó Bernard.

Vía: Michigan State University

 

Revisar tambien

Podrían postular a oaxaqueño al premio Nobel de Medicina

Alejandro Cabrera, originario de El Espinal, podría convertirse en Nobel de Medicina por su contribución ...