Inicio / OPINIÓN / Factor de desarrollo

Factor de desarrollo

 

Opinión-colorErick Zúñiga

Cada año durante dos semanas la Sede de Naciones Unidas en Nueva York reúne a líderes políticas y políticos, defensoras y defensores de Derechos Humanos y de las mujeres, investigadoras e investigadores y activistas con el fin de hacer una revisión de la situación de las mujeres en el mundo. Esta reunión, conocida como la Comisión de la Condición Jurídica de la Mujer (CSW por sus siglas en inglés) sirve para sentar los objetivos y agendas a seguir en la lucha por empoderar a las mujeres y lograr la igualdad entre géneros. Este año la CSW adoptó como tema prioritario el empoderamiento de la mujer y su vínculo con el desarrollo sostenible, en reconocimiento a la adopción generalizada del sistema de naciones unidas así como los gobiernos que las integran de la Agenda 2030 para el desarrollo. De la misma forma permitió la revisión del tema de eliminación y prevención de todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas. Como Presidenta de la Comisión Para la Igualdad de Género, fue invitada a participar en la Delegación mexicana a este evento.

 Además de las actividades generales de la CSW, las delegaciones participantes realizan una serie de eventos para complementar la agenda y la construcción de consensos, conocidos como “Eventos Paralelos”. Estos eventos son parte de lo que hace tan rica la experiencia de asistir a la CSW. Este año, el Parlamento Europeo en un afán de mejorar el marco europeo de protección, me invito como experta latinoamericana a su panel “La Dimensión Parlamentaria en el combate de la violencia hacia la mujer”. En este rubro, se hizo un reconocimiento al trabajo hecho en América Latina en el ámbito de creación de instrumentos legales para combatirla. Si bien en nuestra región sufrimos considerables expresiones de violencia y discriminación contra las mujeres, también es cierto que el marco ofrecido por la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer, mejor conocida como Belém do Pará ha generado importantes mecanismos y prácticas para prevenirla.

Sobre el tema principal de la reunión, México ya ha reiterado su compromiso con este objetivo, en la 70 Asamblea de la ONU, donde el presidente Enrique Peña Nieto señaló ante los países miembros que el “desarrollo sostenido del mundo sólo podrá alcanzarse si las mujeres tienen las mismas oportunidades que los hombres para cuidar su salud, estudiar, trabajar, participar en la toma de decisiones y construir libremente su propio proyecto de vida”. Esta idea, de reconfigurar el papel de las mujeres como piezas claves del desarrollo, fue ampliamente difundido en los trabajos de la Comisión. Ban Ki Moon, Secretario General de Naciones Unidas, por ejemplo exhortó a los países a seguir pujando por una mayor participación de las mujeres en la esfera política, ya que señaló que existen todavía 4 países que no tienen ni una sola mujer en el parlamento, y 8 donde no hay ni una sola en los gabinetes. Este es uno de los temas en que el continente americano ha avanzado en mayor manera, superando el promedio global de 23%, con un 27% de mujeres en promedio en los parlamentos, el continente con más mujeres en esta arena. Nuestro país incluso, reformó la constitución para garantizar la paridad en el legislativo. No obstante, sabemos que en el área política tenemos grandes retos: incrementar la participación en el ejecutivo, en los tres niveles de gobierno. En su participación Ministerial, Lorena Cruz, agrego al tema de la adopción de la agenda 2030, y la propia reforma política en materia de paridad de género, la presentación de la Norma Mexicana en Igualdad Laboral y No Discriminación. Para nuestro país, esta reunión asimismo representa una importante oportunidad de colaboración, toda vez que este año debe presentar su IX Informe para la Convención de la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer. La participación de México en este tipo de eventos es testimonio de como la adhesión al sistema universal de derechos humanos produce mecanismos institucionales de seguimiento, revisión y evaluación del actuar de las naciones, toda vez, que la CSW se consolida como un espacio para marcar rutas y metas en esta lucha.

Águila o Sol

De: Prof. Monjardín

Libres de tortura

La tortura es la peor cara del Estado despótico. Mientras los niños en México jugaban al “tormento chino”, los chinos que hicieron de la tortura una práctica milenaria, alcanzaron sus mejores expresiones de horror con Mao Tse Tung. El dictador asesinó a cerca de 45 millones. Muchos seguramente previamente torturados. En la tortura la muerte es la salvación del torturado.

En México, durante el autoritarismo, nos preciábamos de tener una de las mejores policías investigadoras. “De que canta, canta” parecía la consigna de los policías judiciales. Cuando el terremoto del 85, en los patios de la Procuraduría de Justicia del Distrito Federal se encontraron los cuerpos de cuatro colombianos con huellas de tortura. Un escándalo internacional.

Antes de la visita del presidente Peña Nieto a Francia, Amnistía Internacional solicitó al presidente Hollande, que recordara al presidente mexicano que la desaparición forzada, la tortura y las detenciones arbitrarias, no deben quedar impunes, pues “son prácticas frecuentes de las fuerza de seguridad y de policías mexicanas”. Dijeron frecuentes, pero no generalizadas.

El año pasado hubo un diferendo diplomático con Juan Méndez, el relator especial de la ONU sobre tortura. Méndez señaló que la tortura era práctica generalizada en México. Generalizar, significa: “aplicar o atribuir a todas las cosas de un género algo que se dice o sabe de algunos de sus individuos”. Méndez identificó 14 casos de tortura, pero había miles de investigaciones en proceso. México no pudo convencer a Méndez que retirará la palabra generalizada.

Jorge Lomonaco, embajador de México ante organismos internacionales, le indicó a Méndez que este año México no atenderá su petición de regresar al país a realizar una visita seguimiento. Méndez termina su gestión en octubre y si bien no ha recibido respuesta formal está enterado que ya no vendrá.

México ha avanzado en el marco institucional, normativo, constitucional y legal. La Comisión Nacional de Derechos Humanos y algunas comisiones estatales son ejemplares, pero no suficientes. Es más poderoso el crimen dentro del sistema judicial y policiaco que los esfuerzos de las instancias defensoras de las dignidades ciudadanas. El presidente de la CNDH, Luis Raúl González Pérez, ha reconocido la existencia de la tortura, misma que ha dicho: “hay que atajarla, prevenirla y corregirla”.

El punto neurálgico del gobierno de Peña Nieto serán los derechos humanos y la percepción de México en el mundo, como oveja negra. México avanza, es cierto, pero no lo es menos que la tortura sigue siendo una práctica policíaca judicial.

En EU, país que se autodesigna como el protector de los derechos en el mundo, han surgido posiciones alarmantes sobre el tema de la tortura. Se sabe que el gobierno de George W. Bush utilizó estas prácticas contra los terroristas. El talentoso colombiano Fernando Botero paseó por el mundo su visión artística de los horrores de Abu Ghraib. Obama ha reiterado su absoluta oposición a la tortura.

No obstante, el candidato Trump planteó que se trata de una medida adecuada y que algunas leyes tienen que cambiar. Dijo en un debate que él se ocuparía de implementar algo peor que el waterboarding, o sea el ahogamiento simulado, el pocito mexicano. No se sabe todavía en que estará pensando y que signifique “algo peor”. Los torturadores han de estar de plácemes imaginando lo que podrían hacer con la bendición del magnate.

Llama la atención, no tanto que Trump diga una estupidez tras otra, sino que su dicho no haya generado indignación y una condena institucional. ¿Dónde están las tan activas ONG que condenan esta practicas en el mundo? ¿Dónde los organismos multilaterales encargados de prevenir esta deleznable práctica?

Retiro momentáneo

La anhelada demanda de que integrantes del Ejército, Policía Federal y Marina regresen a sus bases navales y cuarteles, luego de apuntalar las tareas de seguridad en diversas regiones, está a dos meses de convertirse en realidad. Así lo anunció el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, en virtud de que en ese lapso se podrán conocer a los tres o cuatro estados en los cuales se avanzó en la depuración y el fortalecimiento de sus policías.

La postura oficial es que la estrategia funciona y ofrece buenos resultados.

El propio encargado de la política interior hizo hincapié en que es “el gobierno federal el que va y apoya a las entidades. Cuando en las entidades hay responsabilidad y cuando las entidades le entran como le entra la Federación, entonces encontramos mejores resultados”.

Y aunque el asunto es de aplaudirse, lo cierto es que ese retiro de fuerzas federales podría ser transitorio. Por ejemplo, Guerrero no parece ser un caso donde las Fuerzas Armadas puedan emprender el retiro. Estrategias van y vienen y la situación en la entidad no parecen alcanzar la pacificación deseada.

Si decimos que el retiro puede ser transitorio es porque existen peticiones para que esas mismas fuerzas federales vayan en auxilio de otras entidades. Concretamente en Veracruz donde a todas luces es conocido el retraso en la profesionalización de los cuerpos policiacos.

En el estado de Veracruz está el caso de los estudiantes desaparecidos en los cuales están involucrados policiales estatales. Lo más conveniente, dada la falta de gobernabilidad en algunas áreas, es que se reforzara la seguridad con el Ejército, la armada y la policía federal, como ocurrió en otras entidades.

En tal sentido existe ya una petición formulada por el senador Fernando Yunes, quien preside la comisión de Justicia, en la cual apunta a esta presencia federal ante la crisis de seguridad y violencia que vive en la entidad. “Como nunca antes, Veracruz presenta una grave crisis de seguridad. Es claro que la incidencia delictiva solamente aumenta”, arguye. Yunes sugirió al titular de la Segob poner especial énfasis en la región sur de Veracruz, ante el incremento de la criminalidad en los municipios de Minatitlán y Coatzacoalcos. Aunado a ello, los recientes casos de abuso sexual denunciados por al menos una jovencita, debieran llamar la atención de las autoridades y aunque este caso refleja la descomposición de la sociedad, debemos tener en cuenta que el nombre de Veracruz es ya sinónimo de desconfianza.

¿Alguien habló de austeridad?

Llegó el momento en que los partidos políticos deben demostrar que, efectivamente, están comprometidos con la austeridad y con la reducción de gastos a los contribuyentes. Ayer se presentó en el Senado una iniciativa para reducir el financiamiento público, a menos de la mitad.

La propuesta la presentó el ex dirigente de la CNC Gerardo Sánchez García a nombre de la fracción parlamentaria del PRI, firmada por sus compañeros Manuel Humberto Cota Jiménez, Hilda Esthela Flores Escalera, Mely Romero Celis, Carlos Romero Deschamps, René Juárez Cisneros, José Francisco Yunes Zorrilla y Luis Armando Melgar Bravo.

De lo que se trata en esta reforma, es de acotar el financiamiento público a los partidos políticos. Para ello, en lugar de utilizar el número total de ciudadanos inscritos en el padrón electoral para calcular el financiamiento público, se utilizaría el número total de votos emitidos en la elección federal inmediata anterior.

Como ejemplo, el legislador indicó que, si la votación total emitida en la elección federal del 7 de junio del 2015 fue del 47.7 por ciento – es decir, un total de 39 millones de votantes tal como lo establece el artículo 41 de la Constitución, se multiplicaría los 39 millones por el 65 por ciento de la Unidad de Medida y Actualización (antes salario mínimo). En consecuencia, el financiamiento ordinario a todos los partidos políticos sería de 1 788.4 millones de pesos y no de 3 816 millones si el cálculo se hiciera conforme al total del padrón electoral.

Revisar tambien

Zedillo, ‘chapulín fifí’ que brincó a empresa vinculada a gobierno: López Obrador

Agencias/El Presidente pidió que se apruebe la ley de austeridad que impedirá a funcionarios trabajar ...