Inicio / OPINIÓN / El peor momento

El peor momento

Opinión-colorÁguila o Sol

De: Prof. Monjardín

De acuerdo con la Secretaría de Gobernación, el índice de secuestros en el País ha caído 18 por ciento en el presente año, y eso constituiría una prueba del éxito alcanzado en las estrategias para combatir a las bandas delictivas que obtienen recursos mediante la práctica sistemática de este delito.

De acuerdo con el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, un agrupación civil dedicada a monitorear los indicadores delictivos del País, la situación del secuestro en México no solamente no registra una disminución, sino que se encuentra en su “peor momento”.

A través de su presidente, José Antonio Ortega, la agrupación ciudadana ha salido a desmentir las cifras oficiales asegurando que la estadística de disminución del secuestro en México sólo es cierta a partir de una “manipulación” de los datos.

La explicación es bastante simple, según el Consejo Ciudadano: basta restar a la estadística general las cifras correspondientes a personas que, aún cuando fueron víctimas de secuestro, lograron ser rescatadas por la Policía Federal, la Secretaría de Marina o la Secretaría de la Defensa Nacional.

Así, cuando los datos de las personas rescatadas son desagregados de la estadística general, es posible encontrarse con una “disminución” en el número de víctimas de secuestro, lo cual permite a las autoridades federales “presumir” que se está abatiendo dicho delito, aunque tal afirmación provenga de un hecho completamente artificial.

Tiene razón el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal al llamar la atención respecto del manejo “conveniente” de las cifras realizado por la Secretaría de Gobernación, no solamente porque los delitos no disminuyen por consigna, sino porque a todos nos conviene saber la verdad.

Y es que, en la medida en la cual sepamos la verdad, es posible diseñar e implementar medidas eficaces para abatir la incidencia de un delito que agravia de manera particular a la sociedad. Engañarnos a nosotros mismos no ayuda nadie y sí nos perjudica a todos.

Habrá que esperar a conocer la posición de la Secretaría de Gobernación, entidad que ha enfrentado ya, en ocasiones anteriores, los señalamientos de organizaciones civiles que le han obligado a rectificar sus estadísticas en relación con delitos de alto impacto.

Lo deseable  es que además de mantener bases de datos consistentes se renuncie a la tentación de manipular las cifras con fines propagandísticos.

Es momento de que nuestros funcionarios públicos entiendan que no será manipulando las cifras como van a obtener el reconocimiento de los ciudadanos, sino combatiendo con efectividad las conductas que nos agravian a todos.

Cuando eso ocurra, no requerirán de discursos, campañas promocionales o frases efectistas: todos nos daremos cuenta de que han cumplido con su deber y se los aplaudiremos.

Expectativa y realidad

Morena, el partido político fundado por Andrés Manuel López Obrador, será la revelación en la contienda electoral que está en marcha.

Las encuestas que hemos considerado para analizar las perspectivas de los partidos le dan a Morena entre el 8 y el 10 por ciento de las preferencias electorales.

La más reciente de estas encuestas, la elaborada por el diario Reforma, le concede a Morena el 8 por ciento, un punto arriba del PVEM, a quien le disputa en estos momentos el cuarto sitio como fuerza política.

Pero la encuesta de Mitofsky, realizada a principios de marzo, le concede 9 puntos. Y la de Parametría, realizada a mediados de ese mes, le concede 10 puntos.

Que un partido político de reciente creación tenga el 8 por ciento de las preferencias electorales al inicio de las campañas es algo inusitado.

En el caso de Morena, hay varios factores que explican este rápido crecimiento. En primer lugar está el hecho de que el nuevo partido fue creado a partir de bases y liderazgos que renunciaron, como su fundador, al PRD.

Muchos de esos liderazgos tienen el control clientelar de determinadas regiones del país y en especial del Distrito Federal y del Estado de México, en donde se concentra el mayor número de votantes.

Otro factor determinante es el hecho de que de los diez partidos políticos con registro, Morena es el único que está respaldado por una campaña presidencial fuera de los tiempos y de las normas: la de López Obrador.

En las elecciones federales del 2012, el efecto López Obrador hizo que en menos de tres meses el PRD rebasara al PAN y lo desplazara como segunda fuerza política.Algo similar ocurrirá en el transcurso de las actuales campañas para diputados federales. La campaña presidencial adelantada de López Obrador hará crecer aún más a su nuevo partido, al grado de que podría desplazar al PRD del tercer lugar como fuerza política.

Recientemente platicamos con un importante liderazgo nacional del PRI, quien reveló la preocupación de su partido ante la posibilidad de que Morena se convierta en la tercera fuerza política en la Cámara de Diputados.Con Morena como tercera fuerza, se le complicaría al gobierno la negociación en torno a las reformas legislativas.

Mundo pervertido

El mundo se está convirtiendo en algo tan extraño y bizarro para mí, lo cual ya no puedo entender. Cada vez me convenzo más, días tras día, que me tocó habitar uno de los mejores periodos de la historia de la humanidad… pero eso fue ayer. No hoy.

Soy hijo de los años setenta del siglo pasado. Me formé en las décadas de los ochentas y noventas. Y como soy hijo de esta época, formo parte de esa generación educada en la biblioteca, en los libros, en libar generosas raciones de alcohol, pero jamás probar drogas –eran para descastados, pandilleros–; fui educado por los libros y la esgrima verbal de charlas interminables. A mis padres jamás se les podía mancillar ni reclamar nada. Eran los dueños de la patria, mi patria (sí, el lugar de los padres)…

¿Por qué lo anterior? Porque esta Semana Santa fue negra, de dolor para muchas familias. En mi hogar la guardábamos, lo he contado ya varias veces; yo en lo personal, lo sigo haciendo. Tengo mi pequeño breviario el cual leo con fervor todos los días. Son los dichos, “La sabiduría de los padres del desierto”, monjes y ascetas del siglo 4, los cuales formaron las primeras comunidades cristianas en Egipto. Una joya de oraciones. Pero, como esto ya nadie lo practica, hoy es obligada la pachanga, vacaciones, perder el tiempo; el vacío existencial al final de cuentas.

Y como ahora el vacío lo llenan los dispositivos móviles, los “smartphone” o “teléfonos inteligentes”, y las tabletas, éstos lo pudren todo. Llega entonces la ignorancia, la docilidad y cobardía.

Revisar tambien

Zedillo, ‘chapulín fifí’ que brincó a empresa vinculada a gobierno: López Obrador

Agencias/El Presidente pidió que se apruebe la ley de austeridad que impedirá a funcionarios trabajar ...