Inicio / EL MUNDO / Una mujer yazidí secuestrada y vendida por Estado Islámico regresa para vengarse

Una mujer yazidí secuestrada y vendida por Estado Islámico regresa para vengarse

Hace exactamente tres años, la vida de Heza Shankal dio un trágico e inesperado vuelco. La mujer, perteneciente a la secta yazidí, vivía en las montañas de Sinjar, que atraviesan Irak y Siria, cuando el grupo terrorista Estado Islámico (ISIS) lanzó una ofensiva en la zona.

Muchos fueron asesinados o secuestrados por los militantes cerca de la frontera sirio-iraquí, pero aproximadamente 50.000 quedaron atrapados en las escarpadas montañas de Sinjar. Quizás recuerdes las imágenes aéreas que se trasmitían entonces de los yazidíes atrapados. La comunidad internacional se movilizó, se lanzaron agua y alimentos en la zona, y muchos fueron evacuados.

Pero Heza no corrió con buena suerte.

“Cuando la masacre ocurrió en Shankal (el nombre kurdo de Sinjar, un pueblo en el área kurda de Irak, cerca de la frontera con Siria) y ISIS secuestró niños y mujeres, fui una de las que se llevaron”, contó la mujer en un reportaje trasmitido por la cadena CBS.

Aunque no lo detalló en su testimonio, habría sido convertida en esclava sexual de sus captores, como otras mujeres yazidíes.

“Me vendieron y compraron… en Raqqa, y finalmente fui liberada”, relató. Cuando finalmente recuperó su libertad, “llegué a las manos de los camaradas y me llevaron a Shankal”.

De vuelta en su ciudad natal, la mujer tiene un claro objetivo: venganza. Se unió a una unidad de resistencia femenina para luchar contra ISIS. “Me sorprendió ver una fuerza militar para proteger a Shankal, así que decidí unirme a la unidad y vengarme”, dice.

“Llevo esta arma para vengarme de Abu Hassan, Abu Yusuf y Abu Sa’ad, que me torturaron y torturaron a muchas madres”, detalló.

Un estimado de 9.900 yazidíes fueron asesinados o capturados cuando tomó Sinjar en el verano de 2014.

De esos, se calcula que unos 3.100 fueron asesinados, a menudo de maneras brutales como la decapitación o quemándolos vivos, como parte de la campaña de ISIS por “purificar” los territorios ocupados de creyentes en otras religiones.

Revisar tambien

Enfrentamientos en territorios palestinos por Jerusalén

El reconocimiento de Jerusalén ha provocado la cólera de los líderes de la Autoridad Palestina, ...