Inicio / EL MUNDO / La “exitosa” guerra de Duterte deja miles de muertes

La “exitosa” guerra de Duterte deja miles de muertes

La guerra de Duterte contra las drogas ha sido condenada ampliamente por Occidente.

El mundo contuvo el aliento cuando el 30 de junio de 2016, Rodrigo Duterte fue elegido presidente de Filipinas con casi dos quintas partes de la votación. Había aquí un hombre que había bromeado abiertamente de la violación, llamado “hijo de prostituta” al papa Francisco, y mencionado ocasionalmente cuánto le gusta tomar Viagra.

Una de las promesas de campaña más extremas de Duterte fue deshacerse de los drogadictos y narcotraficantes de Filipinas.

“Si llego al palacio presidencial, haré lo mismo que hice como alcalde. Todos ustedes que están metidos en drogas, hijos de puta, de verdad los voy a matar. No tengo paciencia, no tengo punto medio, o ustedes me matan o yo los mato, idiotas”, dijo Duterte en un mitin de campaña.

Después de un año, ¿cómo ha resultado la guerra contra las drogas de Duterte?

El número de muertos

Según Human Rights Watch, las fuerzas de seguridad y “gatilleros no identificados” han matado a por lo menos 7,000 sospechosos de drogadicción o narcotráfico desde el 1 de julio de 2016. De esos asesinatos, 3,116 han sido realizados por la policía. El número de muertos en un año de dirigencia de Duterte es más alto que todos aquellos asesinados mientras el dictador Ferdinand Marcos estuvo en el poder entre 1972 y 1981.

¿Cómo es asesinada la gente?

Hombres y mujeres han sido ejecutados sumariamente mientras llevaban a cabo actos de narcotráfico, y otros han sido sacados por la fuerza de sus hogares para dispararles en la calle. Todos estaban supuestamente involucrados en narcotráfico, aunque algunos familiares y amigos sostienen la inocencia de las víctimas, diciendo que la policía se equivocó.

Grupos de derechos humanos han acusado que la policía está detrás de los justicieros que han matado a la mayoría de los consumidores normales de drogas y drogadictos. El presidente ha apoyado públicamente a los ciudadanos que matan drogadictos, diciendo: “Si conocen a algún adicto, sigan adelante y mátenlos ustedes mismos ya que obligar a sus padres a hacerlo sería muy doloroso”. En marzo, Duterte incluso sugirió que la gente desempleada debería ser reclutada como justiciera.

¿Cómo ha reaccionado el mundo?

La guerra de Duterte contra las drogas ha sido condenada ampliamente por Occidente. El Parlamento Europeo publicó una resolución en marzo denunciando el “alto número de asesinatos extrajudiciales” que se ha dado durante la dirigencia de Duterte.

Agnes Callamard, relatora especial de asesinatos extrajudiciales de Naciones Unidas, ha dicho que está ansiosa de llevar a cabo una investigación sobre las violaciones a los derechos humanos en Filipinas, pero Duterte no le permite hacerlo hasta que acepte tener un debate público con él, reporta Reuters.

Aun cuando Duterte ha desdeñado a sus críticos de la comunidad internacional como “locos”, él afirma que ha sido elogiado por el presidente de EE UU, Donald Trump. Después de que el presidente filipino llamó a este último para desearle suerte después de su investidura, Duterte dijo en una declaración: “Él [Trump] también fue muy sensible con nuestra preocupación por las drogas. Y me desea lo mejor… en mi campaña y dijo que… lo estamos haciendo como una nación soberana, de la manera correcta”.

¿Cuándo terminará la violencia?

La guerra contra las drogas está en marcha, aun cuando recientemente ha sido eclipsada por la insurgencia de ISIS en el sur del país en Marawi.

Duterte ha dicho: “Mi campaña contra las drogas no terminará, hasta el final de mi período dentro de seis años cuando todo narcotraficante sea [asesinado]”, dijo Duterte a una multitud en diciembre de 2016, haciendo el gesto de cortar una garganta, reportó The Guardian.

El viernes, Isidro Lapeña, jefe de la agencia antidrogas filipina, afirmó que la guerra contra las drogas ha sido “exitosa”. Él dijo que 1, 308,078 sospechosos de drogas se habían rendido y 2.246 toneladas de drogas ilegales habían sido incautadas por las autoridades desde que Duterte asumió el cargo.

Grupos de derechos humanos han condenado los asesinatos, y Amnistía Internacional ha dicho que la guerra contra las drogas en realidad es una guerra contra los pobres.

Revisar tambien

Honduras enviará un equipo de rescate a México por terremoto

TEGUCIGALPA, HONDURAS.- Honduras anunció hoy que enviará un equipo de búsqueda y rescate a México ...