Inicio / EL MUNDO / El gobierno chino está creando la base de datos de ADN más grande del mundo

El gobierno chino está creando la base de datos de ADN más grande del mundo

Los oficiales entraron en la casa y anunciaron que tomarían muestras de ADN de los inquilinos. La misma escena se repitió en escuelas, en lugares de trabajo y en estaciones de policía. Las víctimas de estas operaciones aseguraron que, en la inmensa mayoría de los casos, la policía no presentaba cargos, ni siquiera se justificaba con sospechas sobre un presunto crimen.

Los relatos aparecen como referencia en un reciente informe de Human Rights Watch (HRW). El reporte no reproduce los pasajes de una novela que ocurre en un improbable futuro totalitario. La organización tampoco aspira a remedar las obras de Franz Kafka o George Orwell. HRW recoge, simplemente, los testimonios de habitantes de la República Popular China.

Los residentes de ese país asiático han perdido cualquier esperanza de atesorar un secreto. Hasta las más recónditas piezas de la individualidad, contenidas en el código genético, pertenecen ahora al Partido Comunista de China, que solo necesita enviar a una partida de agentes policiales para recoger las muestras. Y todo por el noble objetivo de construir una sociedad armoniosa, estable, según los designios de la elite comunista de Pekín.

40 millones y más sin derechos

Las autoridades chinas manejan una base de datos con la información genética de más de 40 millones de personas, la mayor de su tipo en el mundo. Esa cifra representa alrededor del tres por ciento de la población china, una proporción menor a la de bases similares en Estados Unidos y el Reino Unido. Estos números no alcanzan para revelar las consecuencias de ese almacenamiento de información en manos del régimen comunista.

Según HRW, los registros de ADN se integran a un sistema gestionado por el Ministerio de Seguridad Pública, que oficialmente los utiliza en la lucha contra crímenes como el terrorismo, el tráfico infantil y en las investigaciones de homicidios. En teoría ese uso coincide con el de otros países.

Pero en el caso de China la recolección y conservación de las muestras de ADN carece de las salvaguardias legales necesarias para proteger la privacidad. El sistema judicial de la nación asiática está subordinado al Partido Comunista y por tanto no puede actuar de manera independiente en casos de utilización abusiva de la información genética. Luego, quienes son sometidos a pruebas genéticas, de manera forzosa o voluntariamente, pierden el control sobre estos datos tan sensibles.

HRW cita el Artículo 130 de la Ley de Procedimiento Criminal de China, según la cual los exámenes físicos, de huellas digitales, sangre, orina y otras muestras biológicas solo pueden realizarse en el marco de investigaciones. En realidad, las autoridades han ejecutado operaciones de recogida de muestras de ADN al margen de cualquier pesquisa. Los cuerpos policiales publican, incluso, estadísticas para demostrar su celo en el cumplimiento de esta misión. Una suerte de competencia que viola derechos humanos esenciales.

Revisar tambien

Walmart y Google se unen contra Amazon

Los dos gigantes se asociarán para vender sus productos en línea. El estadounidense Walmart, número ...