Inicio / EL MUNDO / Chofer de camión en Texas, con historial criminal de décadas

Chofer de camión en Texas, con historial criminal de décadas

Diez inmigrantes han muerto hasta el momento en la tragedia del camión de la muerte.

El conductor del camión donde murieron 10 personas en Texas, James Bradley Jr., lleva a cuestas un historial de cargos criminales desde hace 27 años, entre ellos, acusaciones de violencia doméstica y violación de la libertad provisional, según The Associated Press.

Tras el hallazgo del remolque que transportaba a indocumentados, Bradley Jr., está acusado de tráfico de personas, un delito federal que en Texas se castiga con pena de muerte, e incluso cadena perpetua si hay víctimas mortales. Según las primeras investigaciones de la justicia estadounidense, el hombre de 60 años es miembro de una organización de tráfico de personas a la que tratan de identificar y desmantelar, publicó AP.

Bradley Jr. aparece como James Matthew Bradley y James Bear Bradley, en ambos casos con la misma fecha de nacimiento de 9/23/1956 y el mismo número de seguro social, de acuerdo con AP.

La pareja sentimental de Bradley, Darnisha Rose, declaró que éste la llamó desde la cárcel para decirle que desconocía que transportaba a personas de forma ilegal. Según AP, Rose, la única persona cercana al acusado de la que se tiene registro, declaró que ella confía en la palabra de su novio y lo describió como un buen hombre, gracioso y cariñoso.

Algunos de los sobrevivientes han narrado a las autoridades que fueron marcados con cintas adhesivas de distintos colores para ser identificados por los traficantes que los recogerían.

Pero el arresto de Bradley Jr, es tan solo el primer paso en el caso que busca encontrar a otros involucrados en la operación, incluidos a los responsables de facilitar las transferencias monetarias y del paso de inmigrantes a través de la frontera, dijo a The Associated Press, Shane Folden, agente especial a cargo de la oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional para el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) en San Antonio.

“El objetivo final es desmantelar a toda la organización. No se consigue si solo te enfocas en un aspecto. Debes analizar los objetivos potenciales y los posibles sitios relacionados, tanto al norte como al sur”, destacó.

Las autoridades federales aún intentan determinar el número exacto de personas que había dentro del remolque, ya que algunas de ellas huyeron antes de que llegara la policía, dijo Folden a la agencia de noticias.

Los inmigrantes fueron hallados en la madrugada del domingo en el camión sin aire acondicionado en el estacionamiento de un supermercado Walmart en la ciudad de San Antonio, en el estado sureño de Texas, cerca de la frontera con México, después de que uno de los inmigrantes se acercó al supermercado a pedir agua.

Por lo menos 17 de los afectados, incluyendo dos niños en edad escolar, se encontraban en condiciones críticas debido al excesivo calor y la deshidratación, dijeron las autoridades.

Un empleado del supermercado les llevó agua y luego llamó a la policía, que encontró a 38 personas apiladas en el compartimento de carga del camión con el sistema de aire acondicionado descompuesto. Otro de ellos estaba en una zona cercana.

En el camión podrían haber viajado entre 70 y 200 personas, pues algunas fueron llevadas en seis camionetas negras que habían estado esperando al camión, de acuerdo a declaraciones de testigos que han hecho públicas las autoridades y que están descritas en una acusación presentada ante una corte federal.

El documento habla de un viaje de terror, con personas que tenían problemas para respirar mientras otras se desmayaban.

“La gente empezó a golpear las paredes del camión para llamar la atención del conductor. El conductor nunca se detuvo”, de acuerdo a uno de los sobrevivientes, que fue identificado solo como J.M.M-J. “Había un agujero en el camión y nos turnábamos para respirar por ahí”. No se sabe aún cuánto tiempo permanecieron allí, publico la Agence France-Presse (AFP).

De acuerdo a declaraciones de las víctimas, la persona que los contrabandeó dijo que “gente vinculada a los Zetas” estaba ofreciendo protección para el viaje por México y a través de la frontera estadounidense, y que una vez que estuvieran en Estados Unidos él pagaría 5,500 dólares, de acuerdo con AFP.

El conductor alegó que él no sabía que estaba transportando personas hasta que se detuvo en el Walmart para usar el baño y escuchó los ruidos y vio que el vehículo se tambaleaba.

Bradley explicó que él estaba llevando el camión de Iowa a Texas por órdenes de su jefe, e intentó conseguir ayuda cuando encontró a los inmigrantes, pero no llamó al 911, según dice el documento de acusación.

 

Revisar tambien

Honduras enviará un equipo de rescate a México por terremoto

TEGUCIGALPA, HONDURAS.- Honduras anunció hoy que enviará un equipo de búsqueda y rescate a México ...