Inicio / CULTURA / El mixteco y otras lenguas indígenas que conquistan Nueva York

El mixteco y otras lenguas indígenas que conquistan Nueva York

Retrato de mujer mixteca: “la mirada orgullosa y el rostro milenario”.

En el poético hablar de los mixtecos México se dice Ñuu ku’yo, “pueblo de tierra húmeda”.

Diego Gómez Pickering Mexicano neoyorquino, diplomático, guadalupano, papá de Pepe

Los mixtecos, esa gente de mirada orgullosa y rostro milenario, de historia viva y de cultura sabia. De pasado presente y de futuro incierto. Desde Nueva York, el nombre mixteca de México, nuestro país, nuestra ciudad, nuestro origen y nuestro destino, suena más poético, inspirador, seductor y noble que nunca. Pero también lo suena en náhuatl, zapoteco, tlapaneco, triqui y tzeltal. Un puñado de las múltiples lenguas originarias mexicanas que se hablan, viven, escuchan, estudian y enseñan aquí, la ciudad más poblada e importante de los Estados Unidos, por no decir del mundo.

“Yo lo aprendí aquí, pero apenas sigo pensando, hablando y soñando en mixteco”, confiesa doña Natalia Méndez, cocinera tradicional y dueña del restaurante La Morada, especializado en cocina oaxaqueña de la región mixteca, localizado al sur del neoyorquino barrio del Bronx, uno de los favoritos del actual alcalde, Bill de Blasio, connotado demócrata progresista. Doña Natalia, cuya sazón recuerda los deleitables sabores de las cocinas de los pueblos de la sierra, se refiere al español, su tercera lengua después del mixteco y, por supuesto, del inglés.

No debemos olvidar esa enorme riqueza cultural representada por las numerosas lenguas originarias de todos nuestros pueblos indígenas.

Y como doña Natalia, en todo Nueva York, desde Poughkeepsie en las orillas del Hudson, hasta Albany, la capital —pasando por Staten Island, el condado más rural de la gran urbe— el mixteco y otras lenguas indígenas mexicanas se hablan fluida y diariamente. Como sus hablantes, esas milenarias lenguas cruzaron la frontera y a golpe y tesón se han labrado un futuro; en muchos casos mucho más auspicioso del que tienen al sur del río Bravo.

En las aulas de la prestigiosa Universidad de Columbia se enseña náhuatl, el mismo idioma en el que Nezahualcóyotl concebía su poesía; en los salones de la Universidad de la Ciudad de Nueva York (CUNY, por sus siglas en inglés) —la casa pública de estudios superiores más grande del país— una docena de estudiantes, la mayoría sin ninguna conexión con México o América Latina, estudian la compleja pero atrayente estructura gramatical del zapoteco. Y en el programa de lenguas de la Universidad de Nueva York, mejor conocida por su acrónimo, NYU, se incluye el zapoteco como idioma extranjero.

Cuando pensamos en la diáspora mexicana, esos 35 millones de personas que viven de este lado de la frontera, tenemos en mente al español como elemento de identidad y como puente con el país que dejamos atrás. Pero no debemos olvidar esa enorme riqueza cultural representada por las numerosas lenguas originarias de todos nuestros pueblos indígenas. Lenguas, como el mixteco de Doña Natalia, que en Nueva York y en muchas otras partes de los Estados Unidos, siguen tan vivas y presentes como en Oaxaca y en el resto de la geografía mesoamericana.

  • Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.

 

 

 

Revisar tambien

Oaxaca referente nacional en la preservación del patrimonio documental

Sede del XVIII Congreso Nacional de Bibliotecas Públicas Santa Lucía del Camino, Oax.- El Secretario ...