Inicio / TECNOLOGÍA / Diseñan enfoque terapéutico prometedor para lesiones de médula espinal

Diseñan enfoque terapéutico prometedor para lesiones de médula espinal

Se sabe que la capacidad de curación del sistema nervioso central es muy limitada. Por ello, las lesiones en el cerebro o en la médula espinal a menudo derivan en déficits funcionales permanentes. Ante esta problemática, investigadores del Instituto Karolinska, en Suecia, publicaron un artículo en la revista Cell donde describen un mecanismo importante que explica por qué sucede esto. Usando su nuevo conocimiento, lograron mejorar la recuperación funcional después de una lesión de médula espinal en ratones.

En muchos órganos, el tejido dañado puede repararse mediante la generación de nuevas células del tipo que se perdieron. Sin embargo, después de una lesión en el sistema nervioso central, se forma un tipo especial de tejido cicatricial que inhibe esta regeneración. Las lesiones del cerebro y de la médula espinal frecuentemente conducen a la pérdida permanente de la capacidad funcional.

Hace más de un siglo se reconoció que las fibras nerviosas del sistema nervioso central no crecían a través del tejido cicatricial que se forma en una lesión. No obstante, este tejido cicatricial es una malla compleja de diferentes tipos de células y moléculas, y no está claro exactamente cómo es que bloquea el crecimiento de la fibra nerviosa. Mediante el nuevo estudio en ratones con lesiones de la médula espinal, los científicos del Instituto Karolinska pudieron identificar un mecanismo importante detrás de esta inhibición de la regeneración de la fibra nerviosa.

“Nuestros hallazgos dan una explicación importante de por qué la recuperación funcional es tan limitada tras una lesión en el sistema nervioso central“, dijo Christian Göritz, profesor asociado en el Departamento de Biología Celular y Molecular y miembro del Centro Ming Wai Lau de Medicina Reparativa del Instituto Karolinska.

Los investigadores hallaron que la explicación radica en una pequeña población de células que recubren los vasos sanguíneos, que da lugar a una buena parte del tejido cicatricial. La inhibición de la formación de cicatrices por parte de estas células asociadas a los vasos sanguíneos permitió que algunas fibras nerviosas crecieran a través de la lesión y se reconectaran con otras células nerviosas. Esto dio como resultado una recuperación funcional mejorada después de una lesión de médula espinal en los ratones.

“Ahora se requieren más estudios para explorar si este conocimiento puede utilizarse para promover la recuperación después de una lesión en el sistema nervioso central de los seres humanos“, concluyó Christian Göritz.

 

Vía: Karolinska Institutet

Revisar tambien

Politécnico participará en base espacial rusa en la Luna

El programa de posgrado que Aarón Garduño cursa en el Instituto de Aviación de Moscú ...