Inicio / OPINIÓN / Desórdenes de estado

Desórdenes de estado

 

Opinión-colorErick Zúñiga

Desagradable, pero muy descriptiva de lo que sucede en Guerrero, es una foto difundida hace un par de semanas, en la que el gobernador Ángel Aguirre Rivero camina con el presidente Enrique Peña Nieto, tomándolo por un hombro como si fuese un muchachito.Uno de los estados que más ha visitado Peña Nieto en su calidad de mandatario ha sido precisamente Guerrero, donde un día sí y al siguiente también hay muertos a granel, ejecuciones a plena luz de día y en el centro de las ciudades, especialmente en Acapulco.

Los desórdenes en el estado son de larga data, y las rebeldías, también. De Guerrero son los jefes guerrilleros Genaro Vázquez Rojas y Lucio Cabañas, el primero muerto en circunstancias extrañas en las goteras de Morelia, y el segundo en un supuesto encuentro con el Ejército para rescatar al candidato a gobernador, Rubén Figueroa, que a pesar de la nutrida balacera salió indemne y gritando vivas al presidente en turno.

Los problemas en los que se ha metido Aguirre Rivero son muchos, incluyendo la formación del EPR en su primer periodo como gobernador sustituto de Rubén Figueroa hijo, pero todos los ha enfrentado con la sabiduría de quien tiene forma de endilgárselos al gobierno federal. Incluso ahora, en que la matazón de estudiantes mantiene al mundillo político, siempre inconmovible con estos asuntos tan menores para sus desvelos patrióticos, con el alma en un hilo.

Sin preocupaciones reales, el mandatario recibe una regañada del presidente Enrique Peña Nieto, misma que acepta con una ligera sonrisa (¿de sorna?), mientras el nuevo pastor amarillo, Carlos Navarrete, informa que no pedirán su destitución ni permitirán un cambio de gobernador.El presidente Peña Nieto ha sido tajante en su condena a los hechos, y ha dicho que no habrá impunidad. Remató con un regaño a Aguirre, al que le exigió que asumiera su responsabilidad.

Bueno, el angelito de Dios salió a los medios, denunció la presencia de los narcos y los secuestradores en todas las policías municipales. Y ofreció un millón de pesos por quien dé información sobre los desaparecidos. No aclaró si ese dinero, que no es suyo y no hay ley o reglamento que le autorice su uso discrecional, se le entregará al policía que denunció a sus compañeros y que confesó participar en el asesinato de 17 normalistas.

Pero en este auténtico tiradero no podía faltar la mano del nuevo mandamás del PRD, Carlos Navarrete, que como primer acto político de su gobierno partidario anuncia que se reunirá con funcionarios federales para acordar qué se va a hacer con Guerrero, estado al que exime de la posibilidad de tener un virrey tal cual Michoacán. De su gobernador, sólo dijo que lo apoya, y de los estudiantes aseguró que en los momentos de la sarracina trataban de secuestrar autobuses para viajar a la ciudad de México y participar en las marchas por el 2 de octubre. Si es cierto, qué bueno que no lo lograron, porque entonces la celebración no habría sido pacífica.

Los normalistas, de los que no se justifica su asesinato, han mostrado la peor cara asaltando, robando, bloqueando, exigiendo cooperaciones, apoderándose de los recursos de las vías de cuota y sin meternos en más averiguaciones, asesinando al joven trabajador de la gasolinera de Chilpancingo, bañado en gasolina y quemado en vida, ejemplo de lo que se les permite.

Curiosa actitud tanto del gobierno federal como del PRD que evaden molestar al gobernador, sustituto de Figueroa hijo, tras la matanza de Aguas Blancas y quien ante la negativa de su partido, el PRI, para candidatearlo como gobernador se pasó al PRD.De la ley, el orden, las instituciones, nada. Disputan los huesos en las dirigencias partidarias, los panistas son damas de compañía de quien ya se piensa presidente y los priistas miran con disciplina ejemplar hacia Palacio Nacional. No se mueven.

Revisar tambien

Zedillo, ‘chapulín fifí’ que brincó a empresa vinculada a gobierno: López Obrador

Agencias/El Presidente pidió que se apruebe la ley de austeridad que impedirá a funcionarios trabajar ...