Inicio / OPINIÓN / De mal en peor

De mal en peor

Opinión-colorÁguila o Sol 

De: Prof. Monjardín

A estas alturas resulta curiosa la actitud de las autoridades, federales y estatales, que tanto en Michoacán como en Guerrero están facilitando la tarea de quienes encabezan a los grupos que protestan por la desaparición de los normalistas de Iguala, los que evidentemente están buscando nuevas víctimas fatales.

En Michoacán, sin importar lo que digan las autoridades, no se ha logrado imponer la normalidad y la palabra del comisionado Alfredo Castillo ante el Congreso no es suficiente para justificar la legalización de civiles armados, que ahora, se está descubriendo están ligados estrechamente con Los Viagras, acusación que se había hecho con señalamiento concreto a uno de sus líderes, Simón el Americano.

Y mientras el estado se desangra en choques armados, en la ciudad de México, Castillo habla de “grupos civiles armados” y de hechos “focalizados” que, en todo caso, no han encontrado la forma de desactivar. Viagras, Templarios y Nueva Generación ya no disputan el poder entre ellos, sino con Ejército y policías.

La clase política michoacana está entretenida en encontrar el candidato para mantener en el poder a los tricolores, en tanto los amarillos se muestran confiados en su gallo, Silvano Aureoles Conejo, y los azules miran con limitado interés la candidatura de Luisa María Calderón, Cocoa, senadora por la gracia de su hermano, Felipe.

La esposa del ex mandatario, Margarita, mujer de buena fama en su estado natal, discreto su paso por Los Pinos, y ahora defenestrada por la cúpula partidaria encabezada por Gustavo Madero, reorienta su camino político y en lugar de pelear una diputación plurinominal, va tras la presidencia nacional panista. “Se trata de rescatar identidad y rumbo contra la cerrazón”, fue su comentario.

En Guerrero, un grupo de supuestos normalistas intentó invadir el batallón ubicado en Iguala, población escenario de los hechos fatídicos de septiembre; lanzaron cohetes, piedras e hicieron pintas. Los manifestantes iban en tres autobuses encabezados por Felipe de la Cruz, autonombrado vocero de los desaparecidos.

Y más: con tráileres tiraron el portón de entrada de la zona militar y luego se enfrentaron a los soldados que, formados en línea, no sólo contuvieron el ataque, sino que hicieron huir a los manifestantes que nunca esperaron tal reacción, acostumbrados como están a la inmunidad ante las fuerzas represivas.

De la Cruz se ha declarado maestro normalista y padre de un desaparecido. Pero además de no ser egresado ni maestro de ninguna rural, su hijo dio varias pláticas en Quintana Roo, en Cancún, donde aseguró que él fue de los que escaparon a la balacera. Se sabe poco de esta pareja, que administra la furia de los familiares.Simultáneo, en Chilpancingo y en Tlapa hubo movilizaciones similares, en tanto en Acapulco la manifestación se escenificó en la Región Naval y en la ciudad de México, con escaso éxito de concurrencia, en la sede de los Guardias Presidenciales.

La organización de estos actos está a cargo de la CETEG, la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero, que ha mostrado su rechazo a la celebración de elecciones en el estado, pero sin proponer alternativas. La única, que el gobernador invisible, un académico de apellido Ortega, siga culiatornillado en palacio de gobierno mientras continúan sin dar clases y viajando con salario pagado.

Afirman que no están en contra de los comicios ni piden la renuncia de Enrique Peña Nieto, pero en cada incursión destruyen instalaciones federales, el INE, agencias de Gobernación, alcaldías, toman casetas donde se apropian de las cuotas, secuestran y queman autobuses mientras exigen cuota de cooperación a los pasajeros, asaltan camiones con comestibles y abren juicios a quienes consideran agentes del mal gobierno.

Asumiendo responsabilidades

Al ordenar el retiro de un spot del PRD, el Instituto Nacional Electoral usó de manera errónea una facultad de censura que implícitamente le otorga la Constitución.

No toda la culpa es de los tres consejeros que forman parte de la Comisión de Quejas y Denuncias, —instancia que ordenó la medida cautelar— también son responsables los diputados y los senadores que el año pasado crearon un marco jurídico en materia electoral lleno de lagunas.

Tras la reforma electoral promulgada el año pasado, el Apartado C de la base III del artículo 41 de la Constitución quedó así: “En la propaganda política o electoral que difundan los partidos y candidatos deberán abstenerse de expresiones que calumnien a las personas”.

Pero la Constitución reformada no explica qué debe entenderse por “expresiones que calumnien”, ni remite a ley secundaria alguna que lo explique.

La calumnia como figura jurídica no existe en nuestro marco legal. En el 2007 dejó de ser un delito, pues desapareció del Código Penal Federal.

El Código Civil Federal menciona las “denuncias o querellas calumniosas”, solo como una de las diversas formas en que puede acreditarse el daño moral y explica que deben entenderse como tales: “Aquellas en que su autor imputa un delito a persona determinada, sabiendo que ésta es inocente o que aquél no se ha cometido”.

Es claro que este concepto de calumnia no puede aplicarse en el caso del spot del PRD, pues en él, el partido no acusa directamente al periodista Joaquín López Dóriga de cometer delito alguno.La Comisión de Quejas y Denuncias del INE hizo mal al ordenar el retiro del spot, con el argumento de que en él se hacía una “alusión calumniosa”.

Podemos entender que el periodista se sienta agraviado por el manejo que el PRD le da a su imagen en el spot, pero en todo caso, el camino correcto para reclamar es un juicio civil, pues podría acreditarse alguna otra modalidad de daño moral.

El INE no tiene competencia para desahogar juicios civiles, como tampoco la tiene para resolver demandas por violaciones al derecho de autor, como reclama la empresa Televisa.A final de cuentas, la censura oficial solo hizo que dicho spot se viralizara en las redes sociales, en donde del sábado a la fecha ha sido reproducido cientos de miles de veces en su edición original.

Sin sentido

Tenemos un extraño placer de sentirnos mártires, sólo por el hecho de serlo, sin sentido alguno, o bien, quizás el único sería el de llamar la atención.Es bien visto trabajar enfermo o quedarse hasta muy tarde en el trabajo, sólo por eso, sin responder a un para qué.Si no sabemos para qué, no vale la pena hacer nada. O quizás todo tiene un motivo, pero no siempre es justificable. Lo que se hace únicamente para ser admirados por los demás carece de utilidad.Si no podemos estar en paz con nosotros mismos, aunque los demás nos den su aprobación, no encontraremos manera alguna de vivir tranquilamente.

Hay religiones que aceptan y promueven el sufrimiento, pero éste tiene una justificación, un fin, un objetivo profundo, muy alejado de la imagen que demos a los demás.En ocasiones, volviendo al trabajo, sí es necesario estar laborando con malestares físicos, pero es en algunos momentos nada más. De la misma manera a veces hay que desvelarse. Pero eso no debe de ser costumbre. Somos personas, trabajamos en grupo, y hay que estar conscientes de que nadie es indispensable, todos necesitamos descansar, recuperarnos… es parte de la vida misma.

Tampoco hay que irnos al extremo. Ni mandar todo al diablo cuando llegamos a la hora exacta de nuestra salida. Pero tengo la impresión de que nos estamos acostumbrando a ir a “trabajar” aunque en verdad no podemos hacerlo.Hemos dejado de reconocer la eficacia y los resultados, para darle una mayor importancia al esfuerzo físico extremo.

Revisar tambien

Zedillo, ‘chapulín fifí’ que brincó a empresa vinculada a gobierno: López Obrador

Agencias/El Presidente pidió que se apruebe la ley de austeridad que impedirá a funcionarios trabajar ...