Inicio / TECNOLOGÍA / Crean nueva prueba no invasiva para diagnosticar y tratar las enfermedades intestinales

Crean nueva prueba no invasiva para diagnosticar y tratar las enfermedades intestinales

Las enfermedades intestinales, como la enfermedad inflamatoria intestinal (EII), son cada vez más frecuentes en todo el mundo, especialmente en los países industrializados. Tan solo en 2015, 250,000 personas en Reino Unido fueron diagnosticadas con EII y alrededor de 3 millones en Estados Unidos. Los síntomas pueden incluir dolor e hinchazón en el estómago, diarrea sanguinolenta, pérdida de peso y cansancio extremo.

Ahora, un nuevo estudio publicado en la revista Experimental Physiology dio a conocer una prueba no invasiva novedosa para analizar la función intestinal que puede ayudar a evaluar y monitorear el tratamiento de enfermedades intestinales utilizando solo una pequeña muestra (1 ml) de sangre y heces. La función de la barrera intestinal está determinada por la barrera de sangre intestinal, un complejo sistema de múltiples capas. Esto se puede comparar con un filtro ajustado que controla con precisión el paso de nutrientes y evita que las bacterias pasen del interior del intestino al torrente sanguíneo.

En las personas con EII y otras enfermedades de esta índole, la barrera de sangre intestinal está deteriorada. Aquí, la pared intestinal es más como un tamiz rasgado, permitiendo que más productos bacterianos pasen del intestino a la sangre. Esto se conoce comúnmente como un intestino con fugas.

Esta prueba mide la concentración de productos bacterianos intestinales (producidos por bacterias durante el metabolismo) en la sangre y las heces del paciente. Los autores creen que con más investigación, esta evaluación de la fuga intestinal será muy importante en el diagnóstico y tratamiento de la EII y otras enfermedades intestinales.

La estrategia habitual para diagnosticar y monitorizar la EII se basa en una colonoscopia, que es invasiva. A menudo requiere anestesia y evalúa las lesiones estructurales, en lugar del mal funcionamiento intestinal. Los trastornos intestinales pueden ocurrir antes de que existan cambios estructurales visibles, por lo que el diagnóstico basado en pruebas funcionales que evalúen la fuga intestinal podría permitir a los médicos detectar la enfermedad antes. Si bien no existe cura para la EII, es controlable. El diagnóstico temprano permitiría a los pacientes controlar los síntomas antes de que se vuelvan graves, mejorando su calidad de vida.

Esta nueva investigación aporta una prueba simple no invasiva que no solo sería útil para diagnosticar la EII, sino también otros trastornos intestinales, como la enfermedad celíaca y las alergias a los alimentos. También sería útil para detectar enfermedades que producen un intestino permeable, como insuficiencia cardíaca, presión arterial alta y enfermedades del hígado.

Marcin Ufnal, autor principal del estudio, dijo: «Esta puede ser una herramienta muy importante para el diagnóstico y tratamiento del intestino y sus enfermedades asociadas, utilizando el intestino permeable como marcador de la enfermedad, y como un posible objetivo para el tratamiento«.

 

Vía: Science Daily

Revisar tambien

A 50 años de llegada del hombre a la Luna, resurge ambición

Luego del primer paso de Neil Armstrong en el satélite, el interés del mundo entero ...