Inicio / REGIONAL / Continúa venta de mujeres por Usos y Costumbres en la entidad

Continúa venta de mujeres por Usos y Costumbres en la entidad

1 Continúa
En las comunidades indígenas es donde aún persiste esta práctica.

Oaxaca.- Los Usos y Costumbres en las comunidades indígenas de Oaxaca, les permiten mantener su esencia y su riqueza cultural, pero también da paso a la violación de los derechos, sobre todo de las mujeres.

El intercambio de mujeres por «dotes» como cabeza de ganado, pan, chivos, todavía se realiza, bajo el esquema y permisibilidad de Usos y Costumbres en la mayoría de las comunidades indígenas.

Aunado a ello se da la venta o intercambio de las menores de edad, quienes incluso llegan a «costar» un poco más al marido de lo que pudiera ser una mujer de su misma edad.

Al respecto, la secretaria ejecutiva del Consejo Estatal de los Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes en Oaxaca, Blanca Castañón, manifestó su preocupación por las uniones de menores de edad que se dan con tan solo un «intercambio».

La comunidad de San Dionisio Ocotepec, ubicada a escasos 65 minutos de la capital del Estado es una de las poblaciones en donde el intercambio de la mujer es considerado una «costumbre».

¿Cuánto llega a costarles la esposa? Más allá de la disposición de la joven para contraer matrimonio con su novio, estos tienen que cumplir ciertos requisitos para el «intercambio».

En el día de la boda tendrán que entregar una cabeza de res o bien por lo menos 50 guajolotes, que equivale a un promedio de 25 mil pesos, además de 500 piezas de pan de la región con un costo promedio de diez a 14 mil pesos.

El pago incluye también al menos diez kilos de base para mole, con un costo promedio de mil 500 pesos, así como diez kilos de chocolate, que equivale a mil 800 pesos.

El novio tendrá que hacer el pago de la boda, por lo que unirse con una mujer que haya cedido al intercambio podría costarle alrededor de 100 mil pesos.

En otras comunidades los precios pueden variar incluso ser menores como en el caso de San Pablo Güila en donde el pago es en efectivo, de alrededor de cinco a diez mil pesos o solamente seis a diez Guajolotes.

Esta práctica es común y se ve como algo «normal» tanto para los padres de los contrayentes, familiares e incluso para las mujeres que así lo han permitido.

Las leyes no han sido claras en este sentido y los legisladores han sido omisos para regular este tipo de prácticas.

Sobre este hecho la directora del Instituto de la Mujer Oaxaqueña asegura que hay conocimiento por parte de esta institución de estos hechos que violentan los derechos de las mujeres indígenas.

Sin embargo, no hay acciones en contra porque la Ley lo permite.

Revisar tambien

Pochutla aprueba ley que prohibe uso de bolsas de plástico, popotes y unicel

San Pedro Pochutla, Oax.- Durante la sesión de Cabildo del pasado lunes 16 de julio, ...