Inicio / OPINIÓN / Construir un nuevo México

Construir un nuevo México

Opinión-colorÁguila o Sol

De: Prof. Monjardín

Érase una vez un país triste que fingía ser alegre, inmensamente rico y a la vez inmensamente pobre, donde la gente tenía que cuidarse de quienes debían protegerla, donde la dignidad humana era un asunto de discursos y donde ese acto mágico de desaparecer era posible, no para uno sino para decenas, cientos y miles; érase una vez México.

Por si usted, estimado lector, se perdió en la maraña de información publicada recientemente, vale la pena ubicarlos: no es el caso de la desaparición de los estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa, Guerrero; es el caso de un país cuyas autoridades virtualmente desaparecieron en un mar de impunidad y corrupción.

No, el problema no se resuelve con la renuncia de Ángel Aguirre, ahora exgobernador de Guerrero, porque su separación del cargo no implica una policía menos corrupta, tampoco significa contar con autoridades más honestas y mucho menos equivale a la localización de los jóvenes desaparecidos.

No, el problema no se resuelve con desviar la atención de la opinión pública para culpar a determinados actores políticos como Andrés Manuel López Obrador, porque esa maniobra mediática que pretende fijar otro tema en la agenda de la opinión pública en nada contribuye a solucionar las causas de fondo que permitieron el asesinato y la desaparición de los jóvenes guerrerenses.

No, el problema no se resuelve con la captura de José Luis Abarca, exalcalde de Iguala y de su esposa María de los Ángeles Pineda, porque con eso no reviven los muertos, no surgen los desparecidos.

Perdón, pero si aparecen muertos o con vida los normalistas de Ayotzinapa, eso tampoco soluciona el problema, el asunto es que en este país no deberían ocurrir este tipo de hechos de barbarie.

Porque el problema atraviesa por la inmensa corrupción en la que está sumido el país y en particular los cuerpos policiacos, hoy resulta que en México es imposible confiar en un policía.

Porque el problema atraviesa por la insultante impunidad, en México se pueden hacer muchas cosas, sin que nada pase, por eso el Alcalde de Iguala se atrevió a ordenar la detención de los jóvenes, por eso los policías mataron cinco estudiantes y por eso al resto de los normalistas los entregaron a un grupo de delincuentes, por eso uno de esos delincuentes se atreve a publicar que los estudiantes están vivos.

Porque el problema atraviesa por la incapacidad de las autoridades, no pueden encontrar a los delincuentes, no pueden encontrar a los desparecidos, no pueden detenerlos, no pueden hacerse cargo de la crisis.

Porque, en resumen, el país atraviesa por un caos, donde es posible desde desaparecer de la noche a la mañana hasta ser cocinado en un centro de readaptación social.La pregunta hoy es ¿en qué se ha convertido este país? ¿Qué es México, una selva?

Hoy, solucionar el problema es comenzar a construir un nuevo México y quienes deben iniciar esta tarea son los ciudadanos, si aquellos a quienes en su mayoría no les interesan los asuntos de la comunidad, aquellos que ni siquiera votan, ya va siendo tiempo de que dejen su indolencia, si se tardan ya no encontrarán un país que salvar.

¿Fórmula o trampa?

El dueño del partido Morena, Andrés Manuel López Obrador, es experto en crear artificialmente grupos parlamentarios en el Congreso.Tras las elecciones del 2006, López Obrador le pidió a tres senadores del PRD que se separaran de ese partido para apoyar al PT, que sólo tenía dos senadores, en la creación de un grupo parlamentario.

Con una bancada propia, que generaría recursos millonarios durante seis años, López Obrador pagaba al PT parte de los favores recibidos durante su primera campaña presidencial.Una de las legisladoras que se prestó a ser “senadora del PT” para concretar el gran negocio fue la respetada luchadora social Rosario Ibarra de Piedra.

En el 2009 una senadora del PRD decidió regresar a su partido y el PT estuvo a punto de perder su grupo parlamentario. Y sus millones.Era necesario que otro perredista se pasara al PT. Y el sacrificado fue… ¡por supuesto!, Ricardo Monreal.

Ahora que tiene su propio partido, López Obrador repetirá la fórmula mágica para obtener recursos públicos: creará un grupo parlamentario de Morena en San Lázaro a partir de retazos de sus partidos rémoras, y coordinado, claro, por Monreal.

Crear un grupo parlamentario con diputados del PT, PRD y MC no tendrá efecto alguno en términos legislativos, pues 15 diputados difícilmente definirán alguna votación.

Lo único bueno –para sus creadores—  que dejará un nuevo grupo parlamentario será la captación de recursos públicos por un monto que los más conservadores calculan en 30 millones de pesos para el próximo año.López Obrador puede ser acusado de lo que sea, menos de tonto.A través de una asociación civil captó recursos y, con ellos, pudo recorrer todo el país entre el 2006 y el 2012.

Después creó un partido político que ya recibe recursos. Y ahora tendrá un grupo parlamentario sin  haber participado en proceso electoral alguno y sin saber si conservará el registro luego de las elecciones del 2015.

Si los coordinadores del PRI y del PAN en la Cámara de Diputados, Manlio Fabio Beltrones y José Isabel Trejo, respectivamente, avalan la creación de la bancada de Morena, avalarán también el nuevo negocio de López Obrador.

No aguantaron

Me refiero a los integrantes de la Comisión de Cambios, compuesta por funcionarios de la Secretaría de Hacienda y el Banco de México, precedida por el secretario de Hacienda, cuya tarea es determinar las pautas en materia cambiaria, y entre cuyas facultades está “señalar directrices respecto del manejo y la valuación de la reserva a que se refiere el artículo 18 (de la Ley del Banco de México)”, artículo 18 en el cual leemos que “El Banco de México contará con una reserva de activos internacionales, que tendrá por objeto coadyuvar a la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda nacional mediante la compensación de desequilibrios entre los ingresos y egresos de divisas del país”, lo cual, entre otras muchas cosas, es contrario a la verdadera libre flotación del tipo de cambio, ésa que, supuestamente, se permite y aplaude.

Cuando la demanda por dólares es mayor y/o crece más que su oferta, el precio de los mismos aumenta, aumentando también, en términos de pesos, los precios de todo lo importado, desde factores de la producción hasta bienes de consumo final, generándose presiones inflacionarias, contrarias al mandato constitucional (artículo 28 de la Constitución) del Banco de México: preservar el poder adquisitivo del peso.

¿Cómo contrarrestar esas presiones inflacionarias? Contrarrestando la devaluación del peso frente al dólar, aumento en el precio del dólar que es la causa del aumento en el precio de las importaciones, incremento en el precio de las mercancías importadas que genera presiones inflacionarias. De acuerdo, ¿y cómo contrarrestar la devaluación del peso frente al dólar? No hay más que una sola manera (correcta) de hacerlo: aumentando la oferta de dólares en el mercado cambiario, ya que la causa de la devaluación es que la demanda de dólares es mayor y/o o crece más que su oferta.

Revisar tambien

Zedillo, ‘chapulín fifí’ que brincó a empresa vinculada a gobierno: López Obrador

Agencias/El Presidente pidió que se apruebe la ley de austeridad que impedirá a funcionarios trabajar ...